El año del auge de la diáspora venezolana

Durante 2017, las cifras de venezolanos huyendo de la crisis humanitaria en su país alcanzaron niveles históricos, con repercusiones en todo el continente americano y España. La cifra de venezolanos que huyen del país tratando de escapar de la crisis y la hiperinflación alcanzó en 2017 picos históricos.

Auge de la diáspora venezolana

Aunque esta tendencia comenzó en el año 2014, cuando se registró una ola de asilados venezolanos, no ha sido sino hasta mediados de 2017 cuando los países vecinos y algunos en otros continentes, han visto duplicar el número de solicitudes de asilo de venezolanos con respecto a años precedentes.

Según estimaciones de la Agencia de la ONU para los Refugiados -ACNUR-, en 2016 se registraron unas 27 mil demandas de asilo de venezolanos en todo el mundo. Pero a mediados de 2017 la cifra se había duplicado hasta alcanzar unas 52 mil solitudes (cifra de junio de 2017).

Según esta organización, estas cifras representan solo una fracción del número total de venezolanos que pueden necesitar protección internacional, ya que muchos ciudadanos que huyen no se registran como solicitantes de asilo, a pesar de que señalan la violencia y la inseguridad, así como a la incapacidad para satisfacer las necesidades diarias de subsistencia, como las causas de la salida del país.

¿A dónde huyen los venezolanos?

Según la ACNUR, los principales países de destino para los solicitantes venezolanos de asilo, en 2017, han sido:

  • Estados Unidos (18.300)
  • Brasil (12.960)
  • Perú (4.453)
  • España (4.300)
  • México (1.044)

La agencia también destaca que Aruba, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Curazao, Ecuador y Trinidad y Tobago recibieron un importante número de solicitudes de asilo provenientes de ciudadanos venezolanos en 2017.

Publicidad


 

Estampida en América Latina

A mediados de 2017, sorprendieron las imágenes de una enorme masa humana que atravesaba el puente internacional Simón Bolívar, sobre el río Táchira, que separa a Venezuela y Colombia. Eran miles de venezolanos entrando a la ciudad colombiana de Cúcuta para comprar comida y medicinas que no encuentran en su país.

Tarjeta de Movilidad Fronteriza

Desde comienzos de 2017, los venezolanos tienen la oportunidad de tramitar en línea una Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), que les permite pasar a territorio colombiano sin necesidad de usar el pasaporte. Según cifras de Migración Colombia, unos 455.000 venezolanos tramitaron la TMF, hasta julio de 2017, y el 52% ingresó a territorio colombiano para realizar compras.

Migración Colombia estimó en 5,6 millones la cifra de entradas y salidas de extranjeros en 2017, una cifra récord en el país, y aunque no especifica el porcentaje de venezolanos, considera que una parte importante de estos registros provienen de ciudadanos del país vecino.

Brasil, el otro país fronterizo con Venezuela, también se ha visto impactado. Según el Comité Nacional de Refugiados de Brasil, las solicitudes de asilo por parte de venezolanos se duplicaron en 2017.

De acuerdo con estas estimaciones, publicadas en la prensa brasileña, en los primeros siete meses de este año se presentaron 6.823 peticiones de asilo de venezolanos, dos veces más que las 3.375 solicitudes que se registraron en todo el 2016.

Llegada masiva de venezolanos

La llegada masiva de venezolanos que atraviesan a pie la frontera brasileña desde Santa Elena de Uairén, poblando ciudades como Pacaraima y Boa Vista, obligó al gobierno de Brasil a emitir un decreto de residencia temporal, a principios de 2017.

Puede leerse más sobre esta noticia en: Brasil autoriza residencia temporal a venezolanos irregulares.

El aumento inusitado en las cifras de solicitud de asilo se registra en otros países del hemisferio. Panamá, que dio protección a 4.615 ciudadanos de Venezuela en 2016, vio el número de pedidos crecer a 12.756 tan solo en el primer semestre de este año, según datos del Servicio Nacional de Migración.

En el caso de Costa Rica, de 200 solicitudes de asilo en 2015, pasó a 1.423 en 2016 y se espera que alcance 2.600 al terminar el 2017, según proyecciones de la Dirección General de Migración del este país.

En México los pedidos de asilo de venezolanos pasaron de 139 en todo el año de 2016 a 331 durante el primer semestre de este año.

Venezolanos buscan asilo en Estados Unidos

A mediados de 2016, el Pew Research Center de Washington ya había advertido el inusitado crecimiento de las peticiones de asilo en Estados Unidos por parte de ciudadanos venezolanos.

Basado en cifras del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), el instituto de investigaciones determinó que las solicitudes de asilo habían aumentado, hasta ese momento, en un 168% con respecto al 2015, para ubicarse en 10.221.

En 2017, Venezuela encabeza, por primera vez, la lista de solicitantes de asilo en Estados Unidos, por delante de los ciudadanos de China, México, Guatemala y El Salvador.

A comienzos de septiembre, Estados Unidos había recibido 15.432 peticiones, cifra que se estima crecerá durante el último trimestre del año y superará el total de 18.155 solicitudes de asilo realizadas en 2016.

Peticiones de asilo en España copadas por venezolanos

Según un informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Venezuela fue el principal país de procedencia de las peticiones de asilo en España durante el año 2016, con 3.960 solicitudes. Una cifra muy relevante si se compara con los 596 venezolanos que pidieron asilo en 2015.

En la lista de países con mayor número de solicitudes de asilo en España aparecen países como Argelia, Colombia, El Salvador, Honduras, Palestina, Marruecos y Nigeria.

Razones para solicitar asilo

El refugio y el asilo político se ofrecen a individuos que sufren persecución – por diversas razones, incluyendo la opinión o afiliación política– y pueden probar que su vida se encuentra en peligro inminente.

La principal diferencia entre refugio y asilo tiene que ver con el lugar donde se encuentra la persona que requiere ayuda. El refugiado está fuera de su país de origen y fuera de la nación de la cual espera ayuda humanitaria. El asilado, en cambio, ya atravesó la frontera del país donde solicitará la protección o se encuentra en un puesto fronterizo de esa nación.

En ambos casos, las restricciones económicas y las penurias no son razones suficientes para que la ayuda humanitaria sea concedida.

Innumerables peticiones de asilo político y de refugio se rechazan porque carecen de fundamento y presentan inconsistencias en los expedientes.

Según Amnistía Internacional, en Estados Unidos, el país que más demandas de asilo de venezolanos recibe, se concedió el 77% de las peticiones venezolanas de asilo, presentadas entre 2006 y 2015.

Sin embargo, el informe señala que, desde mediados de 2015, los funcionarios de fronteras estadounidenses han comenzado a examinar con mayor celo las solicitudes presentadas y varios casos de solicitantes desaprobados han tenido que retornar.

Cuando una petición de asilo ha sido presentada formalmente, durante el tiempo que se examina el expediente, el solicitante no debe ser forzado a regresar a su país de origen y generalmente se le extiende un permiso de trabajo temporal, que puede ser renovado mientras su estatus migratorio no sea definitivo.

Para conocer más sobre la ayuda humanitaria, se aconseja leer “Refugio y asilo” en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Panamá.

Publicado el 6 de diciembre de 2017

 

Publicidad