Diez consejos para hacer con éxito la mudanza internacional

maleta200Hacer las maletas como inmigrante requiere cierta pericia. La técnica implica planificación y disciplina para clasificar, priorizar, organizar y, sobre todo, decidir lo que realmente se debe trasladar y aquello que se desechará.

Bienes de todo tipo pasarán por el tamiz. Muebles, ropa, electrodomésticos, joyas, objetos de arte, reliquias familiares y documentos de todo tipo querrán encontrar un lugar en el equipaje, pero no siempre será conveniente transportarlos.

La comunicación y la planificación, serán, sin duda, herramientas claves en el proceso.

Además, seguir estos diez consejos, permitirá al grupo familiar llevar a cabo con éxito la mudanza internacional:

1. Establece un presupuesto
Las mudanzas internacionales son costosas. Antes de decidir lo que se va a transportar, conviene solicitar, al menos, dos presupuestos. Esto permitirá decidir sobre lo que realmente resulta imprescindible llevar. Para los solteros o parejas con pocos bienes a transportar puede ser más económico utilizar los servicios de cargo de las líneas aéreas en lugar de contratar a una empresa de mudanzas. El presupuesto establecido tendrá la última palabra.

2. Asegura los bienes
Al momento de contratar los servicios de una empresa de mundanzas internacionales conviene asegurar los bienes a transportar. Esto es especialmente importante si se transportarán objetos valiosos como obras de arte. Por lo tanto, el seguro debe quedar incluido en el presupuesto de la mudanza.

3. Realiza un detallado inventario de objetos
Al momento del embalaje es de crucial importancia llevar un registro pormenorizado de todos los bienes que ingresarán en el nuevo país, incluyendo todo el dinero que se posea. Esta información será exigida por las autoridades aduanales en el puerto de entrada. La lista de bienes debe especificar los objetos que vienen en el equipaje del inmigrante y también aquellos que llegarán semanas después en la mudanza internacional o en el servicio de cargo. Conviene evitar las omisiones ya que los inmigrantes tienen, generalmente, el derecho de ingresar pertenencias libres de impuesto durante 1 año, pero éstas deben estar debidamente descritas y declaradas al personal de aduanas.

4. Prioriza los objetos de valor
El equipaje de los inmigrantes es fundamentalmente de dos tipos: uno imprescindible, que contiene todos los objetos de valor, aquellos sin los cuales resulta imposible partir; el otro, contiene el resto de los enseres que pueden incluso tardar algunos meses en llegar. El reto consiste en priorizar los objetos que se consideren de valor, los cuales deben viajar en la maleta que el inmigrante transporta consigo. Se incluyen en esta categoría los siguientes artículos: documentos personales, medicamentos, equipos electrónicos pequeños (laptop memoria externa, celular, cámara fotográfica y otros), fotografías, joyas y reliquias familiares o de gran valor sentimental. Deben considerarse también las piezas de ropa esenciales para el primer mes de vida en el nuevo país, inlcuyendo mudas formales, para la búsqueda de empleo. Si se viaja con niños, hay que transportar las piezas que sean imprescidibles para el cuidado de los pequeños, incluyendo algunos juguetes.

5. Lleva los documentos en el equipaje de mano
Todos los documentos personales y de valor deben trasladarse en un bolso pequeño que pueda llevarse consigo en el avión, para evitar extravíos. La selección debe incuir, entre otros: el pasaporte y otros papeles de identidad, los documentos de inmigrante, la lista de bienes a transportar, los documentos académicos (títulos o diplomas, notas certificadas, pensum de estudios, etc.), los expedientes escolares de los hijos, chequeras, tarjetas de crédito, dinero en efectivo. Además, los documentos esenciales de inmigración (pasaporte, visa de inmigrante, lista de bienes, etc.) deben llevarse en carpetas ordenadas y accesibles para ser presentadas ante las autoridades de inmigración y aduana.

6. Digitaliza todo lo que sea posible
Un consejo de oro: digitalizar todos los papeles personales que puedan ser transportados en una memoria externa. Por ejemplo, las fotografías familiares pueden trasladarse digitalmente, ahorrándose así el embalaje de decenas de pesados álbumes de fotos. Los originales pueden quedarse a cargo de algún familiar y trasladarse posteriormente, cuando la familia ya esté instalada. La música es otro buen ejemplo de lo que se debería transportar en formato digital para ahorrar espacio. También los libros pueden omitirse en el equipaje. La mayoría de los títulos clásicos puede comprarse en formato digital.

7. No lleves electrodomésticos
Transportar artículos electrodomésticos no es una buena práctica. Generalmente, resulta más costoso el traslado que comprarlos nuevamente en el país de origen. Además, las primeras semanas de un inmigrante transcurren, habitualmente, en un alojamiento temporal amoblado o en un hotel u hostal con servicios incluidos. Por otra parte, no siempre los electrodimésticos se adaptan al espacio disponible en el nuevo hogar.

8. Compra la ropa de invierno al llegar
Descarta la idea de comprar ropa de invierno en el país de origen, sobre todo si este es de clima tropical. Durante el invierno es imprescindible utilizar la ropa adecuada (abrigos, botas, suéteres, remeras, guantes, bufandas, etc.) elaborada con los materiales propicios. Resulta mejor inversión reservar una cantidad de dinero suficiente para hacer esta compra en el país de destino, en las tiendas especializadas para tal fin. Además, conviene aceptar las recomendaciones de los lugareños, especialmente de los empleados de las tiendas especializadas.

9. Toma la mejor decisión sobre la mascota
La conveniencia o no de emigrar con animales de compañía es una decisión enteramente personal. Muchos factores influyen, por ejemplo, si hay niños en la familia para quienes la mascota resulta un compañero fundamental. La mayoría de los países de recepción de inmigrantes aceptan de buen agrado las mascotas, pero hay leyes y normas que deben respetarse. Infórmate, para que el animalito viaje en los mejores términos para todo el grupo familiar. Recomendamos la lectura de Emigrar con la mascota.

10. Mantén el buen humor
Mudarse de país produce estrés, pero como la sabiduría popular sugiere: “al mal tiempo, buena cara”. Conviene poner las dificultades de la mudanza en perspectiva: es el primer paso del inicio de una nueva vida, una decisión que ha requerido planificación y corage. ¡Ánimo! Las cabezas del hogar deben manejar la situación con buen humor y optimismo para que el proceso se desarrolle en perfecta armonía familiar, reduciendo al mínimo las angustias propias de la tarea.

Más información en la sección La mudanza internacional y el equipaje.

Si se viaja con hijos, es imprescidible leer la sección Emigrar con niños.

Cada país tiene sus propias normas y leyes sobre lo que está permitido ingresar a su territorio. Conviene conocer la información de lo que se puede llevar a Australia, Canadá, España y Estados Unidos.

Publicado el 13 de diciembre de 2013