Cinco recordatorios al presidente Trump sobre inmigración

Gran expectativa por conocer la real política de inmigración de Donald Trump.

Cuando Donald Trump asume como el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos, crecen las expectativas sobre cuál será su verdadera política de inmigración. Para contribuir al debate público, se listan cinco recordatorios sobre la materia.

Conocer la real política de inmigración de Donald Trump

Donald Trump asumió como presidente de los Estados Unidos, el 20 de enero de 2017, en medio de una gran expectativa sobre cuál será su verdadera política en materia de inmigración.

“A todos los americanos, de todas las ciudades, cerca o lejos, pequeña o grande, de montaña a montaña, de océano a océano, escuchen estas palabras: Nunca más volverán a ser ignorados. Su voz, su esperanza y sus sueños van a definir nuestro destino americano.

Y su coraje, su bondad y su amor nos guiará por siempre en el camino. Juntos, vamos a hacer a América fuerte de nuevo.

Vamos a ser América rica de nuevo. Vamos a hacer América orgullosa de nuevo. Vamos a hacer América segura de nuevo; y sí, juntos, vamos a hacer América grandiosa de nuevo”, dijo Donald Trump, durante su discuro de toma de posesión de la Casa Blanca.

Poner los intereses de Estados Unidos en primer plano

El presidente de Estados Unidos también habló de “transferir el poder al pueblo” y “poner los intereses de Estados Unidos en primer plano”, “América primero”, aseguró. Sin embargo, no mencionó ni una palabra sobre uno de los temas más controversiales de su discurso: la inmigración.

Durante la campaña electoral, Trump prometió expulsar a los once millones de indocumentados que viven en el país (aunque luego suavizó diciendo que comenzaría con los que tuvieran récord criminal, “unos 3 millones”, adelantó), construir un muro en la frontera sur con fondos aportados por el gobierno de México, controlar la entrada de extranjeros pertenecientes a grupos religiosos que atenten contra la seguridad de la nación y eliminar el derecho de ciudadanía a los niños nacidos en Estados Unidos de padres sin papeles.

Más sobre la política migratoria prometida por Trump aquí >>

Todas estas promesas electorales han sido consideradas como muy drásticas por muchos ciudadanos y analistas estadounidenses; sin embargo, también sirvieron para que el magnate neoyorquino se impusiera como el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos.

Para contribuir al debate público sobre el tema, se listan cinco recordatorios claves al Presidente Trump sobre sobre la inmigración en Estados Unidos:

Estados Unidos es la nación de inmigrantes por excelencia

Estados Unidos es considerada la nación de inmigrantes por excelencia, debido a que a lo largo de su historia se han registrado significativas oleadas de extranjeros procedentes de distintas partes del mundo.

En efecto, por más de cuatro siglos decenas de millones de inmigrantes de todo el mundo tomaron la decisión de emigrar a Estados Unidos buscando la libertad necesaria para alcanzar la prosperidad económica por medio del trabajo.

Este hecho constituye uno de los elementos centrales del desarrollo general del país. Así como otras naciones industrializadas y democráticas (Canadá, Australia y Nueva Zelanda), Estados Unidos dependió del flujo constante de extranjeros para poblar su territorio y para construir potentes industrias. La inmigración ha sido la piedra angular del surgimiento de Estados Unidos como nación de propietarios y de visionarios emprendedores.

La llegada constante de extranjeros a Estados Unidos, se aprecia en el siguiente mapa interactivo que expone el lugar de procedencia de casi 80 millones de personas que obtuvieron la residencia permanente, entre 1820 y 2013:

Este mapa, elaborado por Max Galka, fue levantado con datos oficiales del departamento de inmigración de Estados Unidos, y no incluye la inmigración no autorizada.

En la actualidad, la población de Estados Unidos está compuesta por habitantes de múltiples orígenes étnicos. En el último censo poblacional realizado en Estados Unidos, podían identificarse más de 60 diferentes clasificaciones de raza. Los latinos o hispanos representan la minoría más grande del país.

La inmigración no autorizada de mexicanos ha disminuido

Recientes estudios del Centro de Investigaciones Pew han revelado dos importantes hallazgos sobre el tema migratorio en Estados Unidos: el número de inmigrantes que entran de manera ilegal al país se ha estabilizado desde el año 2014 y la cifra de mexicanos no autorizados ha disminuido.

Los mexicanos en Estados Unidos se estiman en 5.8 millones.
Los mexicanos en Estados Unidos se estiman en 5.8 millones.

El número de inmigrantes sin papeles en los Estados Unidos aumentó a través de los años noventa y principios del 2000, alcanzando su cifra máxima en el 2007, con 12.2 millones de personas.

Sin embargo, a partir del 2008 (año del inicio de la recesión económica) esta cifra comenzó a disminuir logrando estabilizarse a partir del año 2014, cuando se registra un estimado de 11.1 millones de extranjeros indocumentados, el 3,5% de la población total del país.

En los siete estados donde la población inmigrante sin papeles disminuyó (Alabama, California, Georgia, Illinois, Kansas, Nevada y Carolina del Sur), el número de inmigrantes mexicanos fue el factor clave. Aunque los mexicanos siguen siendo la mayoría de la población inmigrante irregular de Estados Unidos, su número estimado – 5.8 millones en 2014 – ha disminuido en cerca de medio millón de personas desde 2009.

Dicho de otro modo: hay más mexicanos que salen de Estados Unidos que los que entran. Según el Centro de Investigaciones Pew, de 2009 a 2014 hubo un flujo neto de salida (llegadas menos salidas) de 140.000 personas.

El estudio también reveló que al mismo tiempo que hubo una baja en el número de indocumentados mexicanos, el número de inmigrantes no autorizados de todas las demás naciones -especialmente de las regiones de Asia y América Central- aumentó de 325.000, en el 2009, a 5.3 millones, en 2014.

En contraste con el total de inmigrantes indocumentados que se ha mantenido estable, el Centro de Investigaciones Pew revela que la población de Estados Unidos nacida en el extranjero, en general, ha aumentado casi tres millones desde 2009. Actualmente, a población total de inmigrantes en el país se estima en 43.6 millones de personas.

¡Ya existe un muro en la frontera con México!

La separación entre Estados Unidos y México mediante un muro no es un tema nuevo. De hecho, en los tres mil doscientos kilómetros de frontera entre ambos países existen al menos mil kilómetros separados por vallas electrificadas, mallas de alambre, estacas de hierro, chapas de hierro y muros de concreto.

En la frontera entre México y Estados Unidos ya hay más de mil kilómetros de muros y vallas.
En la frontera entre México y Estados Unidos ya hay más de mil kilómetros de muros y vallas.

En algunos tramos, estas barreras se componen hasta de tres muros paralelos y en casi todas estas separaciones hay métodos adicionales de control como: cámaras fijas de video, cámaras de video móviles (drones) y sensores de movimiento.

También deben mencionarse los funcionarios que conforman el cuerpo de seguridad destinado a la vigilancia fronteriza, quienes trabajan 24 horas, durante los siete días de la semana.

Hay tramos donde no hay un muro debido a los accidentes geográficos, como montañas, humedales o ríos, que impiden o dificultan la construcción de una división.

Algunas cifras revelan que un poco más de la mitad de los 11.1 millones de extranjeros sin papeles en Estados Unidos, no franquearon algunas de las barreras de protección en la frontera sur del país, sino que entraron por vía aérea, con alguna visa válida de visita y luego simplemente se quedaron.

Conviene explorar las causas de la inmigración

En 2104, Estados Unidos vivió el más dramático episodio de entrada ilegal de extranjeros. Se conoció como “la crisis de los niños inmigrantes”, que se presentaban en la frontera estadounidense sin padres ni acompañantes adultos.

Se registraron más de sesenta mil menores, provenientes principalmente de lo que se conoce como el “Triángulo Norte de Centroamérica”, la región que conforman Guatemala, El Salvador y Honduras.

Pobreza, hambre y violencia entre las motivaciones más frecuentes de la inmigración ilegal.
Pobreza, hambre y violencia entre las motivaciones más frecuentes de la inmigración ilegal.

El hecho produjo grandes debates acerca de cuál era la causa de esta nueva forma de inmigración. Pobreza, hambre y violencia parecieron las respuestas más obvias.

Desde entonces, muchos analistas insisten en la idea de evaluar el fenómeno de la inmigración no autorizada más allá de la esfera de la seguridad fronteriza.

Superar el análisis “muro-centrista” (la idea de que la única solución posible es el reforzamiento de las barreras físicas en la frontera sur de Estados Unidos) es un buen punto de partida para quien aspire a entender el fenómeno y encontrar estrategias efectivas para enfrentarlo.

Una de las acciones que adelantó la administración Obama para solucionar “la crisis de los niños inmigrantes” fue apoyar la iniciativa de desarrollo social y económico presentada por Honduras, El Salvador y Guatemala, conocido como el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, el cual requería la intervención decidida de Estados Unidos.

Esta estrategia de cooperación Norte-Sur puso en relieve una nueva forma de enfrentar la inmigración ilegal en el continente: los países expulsores de inmigrantes deben mejorar su inversión social y Estados Unidos debe ser parte de la solución, involucrándose activamente y proveyendo recursos, en la medida de su capacidad, que coadyuven a frenar la violencia y la pobreza en América Latina.

Estados Unidos necesita inmigrantes calificados

Las más importantes empresas de tecnología como Microsoft, Facebook, Google, Amazon, y otros emporios de Silicon Valley, llevan años presionando y haciendo lobby para que Estados Unidos apruebe visas a inmigrantes titulados en ciencias, matemáticas, ingeniería y tecnología, y también para capitalistas deseosos de invertir en el país.

Las visas para profesionales calificados no han aumentado desde 2004 en Estados Unidos.
Las visas para profesionales calificados no han aumentado desde 2004 en Estados Unidos.

Estas empresas alegan que la falta de profesionales especializados en ciencias, matemáticas y tecnología constituye un problema para la industria de Internet desde hace una década. De hecho, el sector asegura que los visados para profesionales extranjeros calificados no han aumentado desde 2004.

Para cubrir sus vacantes con trabajadores foráneos, las empresas de tecnología estadounidenses recurren al programa de visas H-1B, específico para trabajadores altamente calificados. Sin embargo, el cupo anual de 65 mil visados se queda corto. Estas empresas aspiran a que el límite pueda ampliarse a más de 100 mil por año.

Dado esta circunstancia del mercado laboral estadounidense, las empresas de tecnología fueron las principales promotoras de la reforma migratoria que intentó llevar a cabo el presidente Obama sin éxito.

Esto hace pensar que Estados Unidos requiere con urgencia que el sistema migratorio sea reparado, para que se equipare con el de naciones desarrolladas como Canadá, Australia y Nueva Zelanda, que poseen sistemas de inmigración selectiva, con leyes claras, transparentes y atractivas para los extranjeros calificados en profesiones de alta demanda en estos países.

Fuente: Mapa interactivo de Max Galka.

Publicado el 17 de enero de 2017