• Obama se despidió de la Casa Blanca y dejó detrás un tortuoso camino andado para intentar realizar una reforma migratoria en Estados Unidos. Fue una tarea ardua y fallida. ¿Cómo podría evaluarse el liderazgo de Obama para la promoción de una modificación integral del sistema de inmigración estadounidense? Retrospectiva de la lucha de Obama por los inmigrantes.

Obama usó el poder ejecutivo para proteger a los extranjeros más vulnerables.
Obama usó el poder ejecutivo para proteger a los extranjeros más vulnerables.

En su emotivo discurso de despedida, pronunciado en Chicago, el 10 de enero de 2017, el saliente presidente de Estados Unidos, Barack Obama, realizó un llamado al respeto de los inmigrantes: “Si no invertimos en los hijos de los inmigrantes, solo porque no se ven como nosotros, minimizamos el futuro de nuestros hijos”.

Unas semanas antes, en su última gira internacional como presidente, Obama se expresó en los siguientes términos ante un grupo de estudiantes en Lima, Perú: “América es un país de inmigrantes. Ese ha sido su punto fuerte. Hemos podido atraer talento de todos lados. Si ustedes van por las calles de Luisiana, de Indianápolis, verán que hay gente que viene de todas partes. Salvo los pueblos nativos, todos los demás somos inmigrantes en América. Y eso tiene muchas cosas positivas”.

La defensa a la inmigración y el llamado a la tolerancia fueron, sin duda, de las principales tareas que ocuparon al mandatario.

El largo camino andado para lograr una reforma migratoria en Estados Unidos fue arduo, difícil, de gran impacto para la administración Obama, y, lamentablemente, fallido.

Sin embargo, Obama empleó el poder ejecutivo para remendar el sistema lo mejor que pudo, amparando a los “Dreamers” y protegiendo temporalmente a hasta cinco millones de personas de la amenaza de la deportación.

¿Fueron suficientes los esfuerzos de Obama para proteger a los extranjeros sin papeles? ¿Cómo podría evaluarse su liderazgo para la promoción de una reforma migratoria integral en los Estados Unidos?

Analicemos la política migratoria de Obama en retrospectiva.

Así fue la lucha de Obama por la reforma migratoria
Durante sus dos períodos presidenciales, Obama sostuvo con gran firmeza la bandera de la reforma migratoria, con énfasis en la legalización de 11 millones de extranjeros indocumentados, la mayoría de los cuales son de origen hispano o latinoamericano.

Sin embargo, ni la amnistía ni el resto de las reformas profundas al sistema migratorio estadounidense prosperaron.

En el primer período (2008 – 2012), cuando contaba con mayoría parlamentaria, Obama dio prioridad a otros temas de interés nacional, como la reforma integral al sistema de salud, conocido como el “Obama Care”.

Hitos de la fallida reforma migratoria de Obama.
Hitos de la fallida reforma migratoria de Obama.

En el segundo período (2012 – 2016), sin mayoría parlamentaria, la reforma migratoria encontró la férrea resistencia republicana en la Cámara de Representantes. Incluso, a pesar de que el 27 de junio de 2013, el Senado aprobó un proyecto bipartidista que incluyó una vía para la regularización de los sin papeles. Semanas después, la propuesta no contó con el apoyo en la Cámara de Representantes, donde el documento quedó varado.

Los puntos principales de la reforma migratoria integral que propuso Barack Obama pueden resumirse de la siguiente manera:

• Legalización de indocumentados
El proceso suponía un beneficio para los ciudadanos extranjeros  en Estados Unidos en condición de indocumentados, sin antecedentes criminales, con manejo del idioma inglés o con interés en aprender el idioma. Los beneficiarios hubieran debido pagar una multa. Una vez legalizada su situación, estos ciudadanos podían adquirir la ciudadanía estadounidense luego de cinco años de estadía continua en el país.

• Dream Act o Ley Dream
Se trató de una propuesta para la legalización de los jóvenes indocumentados que llegaron siendo niños a Estados Unidos llevados por sus padres en condición de ilegalidad y que crecieron y se educaron como estadounidenses, pero carecen de un estatus legal.

Estos jóvenes indocumentados, que se les conoce como los “dreamers” (soñadores), eran sujetos de deportaciones hasta que, el 15 de junio de 2012, Obama aprobó la “Acción Diferida para los Llegados en la Infancia” (Deferred Action for Childhood Arrivals), con la cual se frenó de manera inmediata la salida forzada. De acuerdo con la política de Acción Diferida, todos los jóvenes entre 15 y 31 años, que estén en proceso de deportación o tengan una orden final de remoción o de salida voluntaria, pueden solicitar una consideración para la Acción Diferida que impediría la deportación por dos años, con posibilidad de renovar el lapso. La medida, sin embargo, no otorga estatus legal al beneficiario.

En la propuesta migratoria de Obama, la protección para estos jóvenes iba a ser ampliada y tendría carácter de ley, la “Dream Act” o Ley Dream, que buscaría crear una vía para otorgarles la legalidad. Los beneficiados podían obtener una residencia temporal,  con la idea de que cursen al menos dos años de estudios superiores tras finalizar la escuela secundaria o bien sirvan en el ejército. Una vez transcurridos 5 años desde la concesión de la Green Card o residencia temporal, se solicitaría que la residencia se convierta en permanente, abriéndose así el paso hacia la ciudadanía.

• Seguridad
El reforzamiento de los controles de seguridad en la frontera estadounidense siempre fue parte de la reforma general. Buscaba erradicar el paso de indocumentados y fortalecer la lucha contra las mafias del narcotráfico en México. Otra medida más específica consistía en incluir presupuestos adicionales para mejorar la infraestructura y las condiciones de las patrullas fronterizas estadounidenses y de los puertos de entrada al país.

• Ampliación de la cuota anual de visas de inmigrante
Obama recomendó el aumento del número de las visas de inmigrantes que concede el Departamento de Estado, con el fin de reducir el tiempo de espera para la reunificación familiar, actualmente calculado en dieciocho años, y agilizar el proceso para convertirse en residente permanente o ciudadano estadounidense.

• Implantación de un sistema de puntos
La propuesta pretendió emular el sistema migratorio que poseen Canadá y Australia, en el que se evalúa al candidato de acuerdo con una serie de requisitos, cuyo cumplimiento le otorga puntos. El sistema iba a comprender una escala de cero a cien puntos. Los criterios que se hubieran manejado hubiesen sido ocupación y empleo, educación, manejo del idioma inglés, comportamiento cívico, número de hijos y oferta de trabajo, entre otros.

• Revisión de las políticas de redadas y deportaciones
El presidente señaló muchas veces la necesidad de revisar las políticas del Departamento de Seguridad Nacional, como las redadas y las deportaciones, pues resultan ineficaces, pero altamente lesivas para la moral de muchas familias de inmigrantes.

Hitos de la fallida reforma migratoria de Obama
Aunque el presidente Obama sostuvo muchas veces su compromiso con la realización de cambios importantes en el sistema, fue duramente criticado por agrupaciones de defensa de los derechos de los latinos y líderes comunitarios que se sintieron defraudados ante el nulo avance del proceso durante la primera gestión del presidente.

Durante la administración de Obama se deportaron unos 2.7 millones de extranjeros sin papeles.
Durante la administración de Obama se deportaron unos 2.7 millones de extranjeros sin papeles.

Sin embargo, no pueden olvidarse varios hitos importantes de la gestión Obama en materia migratoria. Por ejemplo, se opuso vigorosamente a la Ley de Arizona, que obliga a la policía a controlar el estatus migratorio de los detenidos en base a una “sospecha razonable” de que son indocumentados.

Se describen a continuación otros momentos claves o hitos de la reforma migratoria sucedidos durante los dos períodos presidenciales de Obama (de 2008 a 2016):

• La Acción Diferida – 15 de junio de 2012
El 15 de junio de 2012 comenzó a aplicarse la llamada “Acción Diferida para los Llegados en la Infancia” (Deferred Action for Childhood Arrivals) con la cual se frenó de manera inmediata la deportación de los “Dreamers”.