Nueva Zelanda

Emigrar a Nueva Zelanda es un proceso complejo que conlleva importantes decisiones. Vale la pena conocer los aspectos más ventajosos de elegir Nueva Zelanda como destino de emigración:

Nueva Zelanda es considerado como el tercer país con mayor bienestar económico, según el Índice de Libertad Económica, que anualmente publica la Fundación Heritage y el Wall Street Journal. La clasificación mide la capacidad de los individuos de progresar por el trabajo y el acceso a mayores opciones de producir, comerciar o consumir bienes y servicios. Nueva Zelanda ocupa el privilegiado quinto lugar, sólo superado por Hong Kong, Singapur, Australia y Suiza.

La Organización de Naciones Unidas considera a Nueva Zelanda como el noveno mejor país del mundo para vivir por sus excelentes índices de calidad de vida en general. El llamado Índice de Desarrollo Humano, de la ONU, se mide por una encuesta anual que evalúa los indicadores de bienestar social y económico de unos 187 países. Nueva Zelanda destaca en el Top 10 de la clasificación, gracias a sus excelentes indicadores de desarrollo.

Nueva Zelanda es, además, el séptimo país más feliz del mundo. La prestigiosa publicación “The Wall Street Journal” establece la clasificación de acuerdo con el análisis de once variables sobre bienestar que utiliza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que ha creado el Better Life Index. Nueva Zelanda reúne elevados niveles en todas las variables: empleo, ingresos, vivienda, comunidad, educación, equilibrio laboral-personal, medio ambiente, participación ciudadana, salud, satisfacción ante la vida y seguridad.

• Los neozelandeses gozan de una excelente calidad de vida, con un buen sistema de salud y seguridad social, un alto nivel educativo, buenos sistemas de comunicaciones, un sistema financiero estable y un ambiente natural seguro y limpio. Carece de pobreza extrema y es uno de los países más seguros del mundo, por sus bajos niveles de violencia y por el talante pacífico de su sociedad democrática.

• Nueva Zelanda es un país pequeño (4,5 millones de habitantes) con una economía productiva y diversificada. Impera la libre empresa y la economía de mercado, pero el Estado se reserva la potestad de proteger y promover ciertos sectores, como la educación y la salud, donde es un importante proveedor. Cuenta con un entorno de baja inflación, propicio para las inversiones; tanto que se considera que Nueva Zelanda es el segundo mejor país del mundo para hacer negocios, después de Dinamarca, de acuerdo con la lista de Best Countries for Business.

• El mercado laboral en Nueva Zelanda es muy competitivo, pero registra bajos índices de desempleo (en 2015, la tasa de desempelo fue de 5,7%). Los inmigrantes con buen manejo del idioma inglés, títulos académicos y experiencia profesionales en áreas económicas de alta productividad en el país, tienen buenas posibilidades de encontrar trabajo al establecerse en el país.

• En sus inicios coloniales, Nueva Zelanda fue parte del Imperio Británico, copiando su idioma, el inglés, y las principales instituciones públicas, como la democracia parlamentaria. Es un país altamente desarrollado, al igual que las naciones de Norteamérica y Europa. Culturalmente, Nueva Zelanda está aún muy cerca del Reino Unido, pero con una identidad única y distintiva.

Nueva Zelanda es una nación abierta a la inmigración. El programa de inmigración calificada está fundamentado en la selección de candidatos que respondan a las demandas de los empleadores locales. Se requiere que los extranjeros hablen inglés y cuenten con una profesión que puedan ejercer en el mercado laboral.

El gobierno neozelandés garantiza los servicios públicos de salud y educación a los residentes permanentes. Además, los recién llegados cuentan con consejos y orientación especializada para la búsqueda de empleo y muchos programas sociales de ayuda al recién llegado. Los inmigrantes gozan del sistema de salud gratuito tan pronto se instalan en el país.

• Nueva Zelanda es considerada una de las naciones más seguras del mundo. Posee bajos índices de criminalidad y cuerpos policiales eficientes, dedicados a labores de prevención y de represión de las situaciones de violencia. Los ciudadanos neozelandeses se sienten orgullosos de la sociedad pacífica en la que viven, donde se estimula la participación democrática y la resolución pacífica de los conflictos comunales.

• El clima neozelandés es templado y muy llevadero. Se caracteriza por la ausencia de inviernos cruentos. Aunque varía de acuerdo con las diferentes regiones, es tropical en general y no cae nieve en ninguna de las grandes ciudades.

• El estilo de vida neozelandés favorece el goce del tiempo libre para el disfrute de la naturaleza (especialmente la playa), la práctica de deportes y el contacto con los amigos. El trabajo es un valor fundamental de la sociedad, pero el modo de vida relajado impone pausas para el descanso y las actividades recreativas en familia.

Existen muchas maneras de emigrar a Nueva Zelanda. En nuestra sección Trabajar en Nueva Zelanda, describimos los diferentes tipos de visas sus requisitos y características.

Describe tu experiencia en el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Nueva Zelanda? Comparte con otros inmigrantes que eligieron esa nación como destino.