Publicidad


 

Nueva Zelanda

En 2016, Nueva Zelanda acogerá a unos 50 mil extranjeros, de los cuales, aproximadamente, el 60% serán trabajadores de diferentes profesiones y ocupaciones técnicas especializadas, seleccionados a través del Programa de Inmigración Calificada de Nueva Zelanda.

Emigrar a Nueva Zelanda – Mercado laboral neozelandés

Estas cifras hablan de la importancia de la fuerza laboral extranjera para el gobierno neozelandés.

Se espera que los inmigrantes se sumen a la actividad productiva del país en el menor tiempo y al más bajo costo posible para la nación.

Nueva Zelanda posee una economía rica y desarrollada, con un nivel de vida óptimo para la población, donde el balance entre el trabajo y el tiempo libre representa uno de los pilares fundamentales del típico “estilo de vida neozelandés”.

En ese contexto, el mercado laboral es dinámico, prometedor y competitivo.

Son amplias las oportunidades para especialistas en industrias como la medicina, la ingeniería y la informática. Otros sectores también destacan por su necesidad de contratación de recurso humano especializado, como el de la construcción.

De acuerdo con estimaciones del gobierno de Nueva Zelanda, once áreas económicas destacan para proporcionar empleo a los trabajadores calificados inmigrantes.

Estos sectores se describen a continuación:

Área de la salud

Un sector con gran demanda de personal: médicos, médicos especialistas, técnicos médicos, enfermeros, parteros. Se calcula que una treintena de ocupaciones en el área de la salud presentan déficit de recurso humano.

De acuerdo con un cálculo del gobierno, Nueva Zelanda requiere 25 mil enfermeros de aquí al 2030.

Las profesiones de la salud están generalmente protegidas por la ley, por lo tanto los extranjeros deben contar con la validación del respectivo colegio profesional.

Tecnología de la salud

La creación y desarrollo de nuevos dispositivos médicos constituye una industria gigante y en plena expansión, que produce cerca de 1,4 millardos de dólares al año.

Esta industria se considera estratégica por su aporte fundamental al desarrollo de la medicina y, en consecuencia, a la calidad de vida de las personas, pero también por su contribución al mercado exterior del país. Más del 80% de las soluciones de tecnología médica que desarrolla Nueva Zelanda se exportan. Por lo tanto, es una industria que opera con el estándar de las mejores prácticas internacionales.

Publicidad


 

El sector está compuesto por más de 200 empresas, que generan hasta la fecha unos 6 mil empleos directos. En los próximos años, esta industria planea expandirse y se calcula que se crearán cientos de nuevos puestos de trabajo. Los empleos son generalmente altamente calificados y muy bien pagados.

Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC)

Un sector diverso y avanzado, cuyas herramientas esenciales de crecimiento son la innovación y la creatividad.

En Nueva Zelanda, el área abarca una gran gama de industrias: la infraestructura inalámbrica, la tecnología de la salud, los contenidos digitales, la física geoespacial, la aeronáutica, las telecomunicaciones, la tecnología agrícola, las artes visuales y muchas más.

Esta industria gigante, que se compone de alrededor de 2.300 empresas, que emplean a más de 46 mil personas, está en permanente crecimiento. Se calcula que en los próximos años los empleos en el área crecerán en 30%

Además, se trata de un sector habituado a contratar personal extranjero. De acuerdo con un estudio realizado en 2013, el 70% de los nuevos empleados en el área fueron extranjeros.

Agricultura y silvicultura

Uno de los sectores tradicionales de la productividad en el país que, junto con la pesca, genera más del 70% de las exportaciones anuales de mercancías y emplea a más de 100 mil personas, lo que representa el 5% de la fuerza laboral total en Nueva Zelanda.

En esta área se necesitan profesionales de distintos perfiles, especialmente en puestos de supervisión y de gestión.

Por ejemplo, se estima que se necesitan al menos 2 mil trabajadores más cada año para atender el crecimiento del sector lácteo, una de las industrias más importantes del país.

Construcción

La construcción es un área siempre prometedora, pues acompaña al crecimiento y progreso de las ciudades.

En Nueva Zelanda, hay dos grandes motores del crecimiento de la industria de la construcción en este momento: el continuo aumento de la población en Auckland, la urbe más grande del país, y las secuelas de los terremotos de 2010 y 2011 en la ciudad de Christchurch, región de Canterbury.

Ambos hechos están generando una importante cantidad de obras de construcción, que incluye infraestructura habitacional (10 mil viviendas que se construirán en los próximos cuatro años) y comercial (cuya expansión tomará al menos 15 años).

El gobierno de Nueva Zelanda asegura que en el período 2013 – 2016 el área de la construcción será una importante fuente de empleo en el país.

En la actualidad, la demanda de trabajadores cualificados ya supera a la oferta. Una encuesta de la industria, publicada en junio de 2013, reveló que, a escala nacional, el 66 % de los empresarios está teniendo problemas para encontrar a los trabajadores capacitados para realizar los trabajos de construcción. La situación es aún peor en Canterbury, donde cuatro de cada cinco empleadores consideran que existen obstáculos importantes para la contratación de trabajadores especializados.

Algunos de los perfiles más demandados en el área son: inspector de construcción, supervisor de construcción, jefe de obra, capataz, topógrafo de terreno, gerente de proyecto, aparejador y urbanista.

Ingeniería

Es sin duda uno de los sectores más favorecedores para trabajadores extranjeros calificados y con experiencia de trabajo.

Diferentes perfiles de la ingeniería son requeridos: ingeniero químico, ingeniero civil, técnico de ingeniería civil, ingeniero electricista, ingeniero ambiental, ingeniero de minas, ingeniero de transporte y muchos otros.

Ciencia

Nueva Zelanda acoge a numerosas instituciones de investigación de renombre internacional en el área de la investigación científica aplicada. Algunos de los campos más desarrollados son: la biotecnología agrícola, la genómica, la biofarmacia, los nutracéuticos, entre otros.

Se calcula que unas 6 mil personas trabajan en el sector de las ciencias ambientales. Más de la mitad de ellos tienen empleo en alguno de los 7 institutos de investigación financiados por el gobierno, y el resto trabaja para empresas privadas o para las universidades.

Además, una gran cantidad de investigación científica se concentra en la agricultura y la silvicultura.

Otra área de necesidad inmediata es la geología. La exploración de petróleo en Nueva Zelanda ha crecido fuertemente en los últimos años, suscitando una necesidad de más geólogos especializados en petróleo y gas.

Algunos de los perfiles requeridos en el sector científico de Nueva Zelanda son: biotecnólogo, especialista en investigación ambiental, tecnólogo de alimentos, científico forestal, geólogo, geofísico, microbiólogo, investigador químico.

Petróleo y gas

Nueva Zelanda es un productor emergente de petróleo y gas, con muchas cuencas poco exploradas y potencial petrolero significativo.

La exploración petrolera ha crecido fuertemente en los últimos años en Nueva Zelanda y el sector se ha convertido en el cuarto mayor exportador de mercancías del país.

Además, el gobierno tiene el objetivo de aumentar el valor de las exportaciones de petróleo de Nueva Zelanda en diez veces, de $ 3 mil millones a $ 30 mil millones, para el 2025.

Los perfiles que más se requerirán son: ingenieros de proceso, geólogos, técnicos de instrumentos, operadores de sala de control y de la planta, montadores, soldadores y electricistas.

Educación

Nueva Zelanda ha sido mencionado como país líder mundial de la educación, de acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas (2011).

Sus logros en alfabetización, matemáticas y ciencias colocan a la nación neozelandesa al mismo nivel de los países más desarrollados del área, como Noruega, Australia, Irlanda y Estados Unidos.

La educación es fuente de prestigio para el país. De hecho se calcula que anualmente el sistema educativo atrae a más de 100 mil estudiantes extranjeros.

Profesores universitarios y maestros de educación especial son altamente requeridos en el mercado laboral local.

Turismo y hotelería

Con una variada y rica geografía, además de una amplia y moderna infraestructura para el recibimiento de visitantes, incluyendo un sistema de transporte altamente eficiente, el turismo es la gran industria del país.

Se calcula que anualmente aporta más de 20 millardos de dólares, constituyendo el 15% de los ingresos del país.

En 2014, la industria del turismo empleó directamente a 110 mil trabajadores, a tiempo completo, lo cual representa el 5,7% del total del empleo en Nueva Zelanda.

Se espera que de aquí al año 2018, el sector turístico crezca en 9% y que el número de visitantes se incremente en forma significativa en más del 28%.

Negocios y finanzas

Nueva Zelanda goza de un entorno propicio para los negocios. Es una economía no regulada, impulsada por un sector agrícola altamente eficiente, por una manufactura floreciente, una próspera industria turística y una sólida base de recursos de energía renovable.

Las industrias de las finanzas y los seguros son jugadores muy importantes en la economía local, contribuyendo con aproximadamente el 30% del PIB nacional.

Características del mercado laboral neozelandés

La economía neozelandesa se muestra sólida y estable. La tasa de desempleo en 2012 fue de 6,9%, en 2013 se ubicó en 6,4% y en 2014 en 5,7%.

La tasa de empleo mostró tendencia al alza, durante el 2013. En diciembre de 2013, registró su nivel más alto desde marzo de 2009, ubicándose en 64,7%. (Cifras de Estadísticas Nueva Zelanda).

El Ministerio de Negocios, Innovación y Empleo pronosticó el crecimiento del empleo en 2,7% en 2015.

El entorno, entonces, puede calificarse como favorable para los trabajadores. Sin embargo, es preciso señalar que el mercado laboral neozelandés es muy competitivo.

En tal sentido, los inmigrantes mejor preparados son los que tienen más probabilidades de encontrar empleo, en puestos de trabajo a tiempo completo y en áreas económicas especializadas.

Un factor clave para evaluar las posibilidades laborales de un extranjero son las Listas de Habilidades Esenciales en Demanda (Essential Skills in Demand Lists), que enumeran las profesiones de mayor demanda en el país.

Nueva Zelanda revisa cada año la lista para que refleje fielmente las necesidades del mercado local.

Adicionalmente, en ciertas ocupaciones protegidas por la ley se exige contar con una validación del respectivo colegio profesional. Este es el caso para los ingenieros, profesionales de la salud, educadores y otros profesionales.

El conocimiento del idioma inglés juega un papel vital en la búsqueda de empleo de un inmigrante. Mientras mejor es el nivel de inglés, mayor es la probabilidad de encontrar trabajo.

En general, se puede decir que el éxito en la búsqueda de empleo en Nueva Zelanda depende de varios factores: la preparación del candidato, esto incluye las calificaciones, los conocimientos (entre ellos el manejo del idioma inglés) y la experiencia laboral; la ocupación del interesado y el tipo de trabajo que busca; su flexibilidad para aceptar otros empleos y las circunstancias económicas que pueden afectar la disponibilidad de vacantes en ciertas áreas laborales, en determinadas partes del país.

Una recomendación para todos los interesados en emigrar a Nueva Zelanda como trabajadores calificados es evaluar las competencias reales que se poseen, realizar búsquedas de empleo en diferentes ciudades del país, especialmente en las urbes menos pobladas o las regiones en crecimiento demográfico.

Ver también la sección:

Describe tu experiencia en el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Nueva Zelanda? Comparte con otros inmigrantes que eligieron esa nación como destino.

 

 

Publicidad