"Las ganas de alcanzar una nueva cima se hacen más intensas cada día".

Profesión: Diseñador industrial

Edad: 30 años

Ciudad/ País de origen: Colombia

Fecha de salida: diciembre de 2002

Ciudad/ País de destino: Estados Unidos - Canadá

¿Por qué te fuiste de tu país?

La razón que me obligó a tomar esta determinación fue la política, con la cual mezclé mis asuntos profesionales. Mi intención era, simplemente, rescatar a las comunidades juveniles de la violencia y drogadicción, además del conflicto interno que azota mi

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

El dilema entre quedarme y no preservar mi vida o salir y llevar a cabo innumerables proyectos que nunca hubiera podido ejecutar en Colombia. Permanecer en mi país significaba vivir con miedo y se frustraba del todo mi deseo de desarrollarme profesionalmente, lo que he comenzando en una travesía libre de violencia.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Seleccioné Estados Unidos porque no tenía otra opción en el momento de huir inesperadamente de Colombia, después de que intentaron asesinarme. Ahora estoy en Canadá, debido a que mi proceso en Estados Unidos fue negado luego de tres largos años de angustia. Recibí un comunicado de un juez del estado de Georgia, en el cual, equivocada y contradictoriamente, me ordenaba salir de su país en menos de 15 días. Tengo un pariente en Canadá, quien me asesoró para llegar hasta aquí, por medio de una ONG "VIVE LA CASA", ubicada en Búfalo, Nueva York. Allí pude solicitar una cita con un agente de inmigración de Canadá, el cual me entrevistó detalladamente y permitió que ingresara en calidad de clamante de refugio.

Describe los primeros tiempos

Para mí, ha sido una experiencia bastante intensa porque el proceso de adaptación en los Estados Unidos, al igual que para muchas otras personas, fue difícil. Ser un profesional y convertirse en un sirviente de oficios varios es bastante deprimente y frustrante. Sin embargo, con el poder de la mente y de liderazgo que poseo, seguí en mi empeño de llegar a la meta. Sin idioma, sin familia, sin apoyo económico y sin innumerables valencias sociales y personales, no quedaba otra opción que enfrentarme al choque con la realidad de explorar nuevas culturas, no solo la americana, sino la afroamericana, centroamericana, asiática, europea, etc. Después del primer año, asumí el segundo reto: ser empresario, porque el primero fue lograr la reunificación con mi esposa, la cual se dio a los seis meses de una intensa soledad. Respondiendo a mi segundo desafío, puse en circulación más de 45.000 ejemplares de "CONTINENTAL NEWS", un sustancioso periódico informativo quincenal, el cual pretendía auxiliar parcialmente en la desinformación noticiosa y cultural de los inmigrantes de habla hispana en Estados Unidos. Esa publicación se cerró indefinidamente a causa del fenómeno laboral en Norteamérica y a innumerables razones económicas y presiones migratorias por parte de los costosos abogados.

Describe tu situación actual

En la actualidad, me encuentro en alguna ciudad de Canadá, donde me enfrento a un nuevo proceso de adaptación y donde la calidad humana se evidencia desde el primer momento de tu llegada, ya que se preocupan hasta de preguntar si has tenido alimento en las últimas seis horas. El contraste es muy marcado, pero la incertidumbre no cesa porque no sabes que pasará con tu vida y donde nacerán tus hijos. La gran preocupación del gobierno canadiense se centra en que todo inmigrante estudie Intensamente el idioma. En mi caso, 45 horas a la semana, es decir, todos los días, incluyendo sábados, lo que aumenta las oportunidades de intercambio de conocimientos para desarrollar otro gran proyecto. Ser parte de una comunidad depende de cada quien, puesto que se pueden ofrecer las habilidades profesionales voluntariamente un par de horas a la semana, con el fin de ayudar a la gente que lo necesita, del mismo modo en que nos han ayudado. En la ciudad donde resido se observa un poco más de intercambio social y los factores de convivencia resultan menos discriminatorios que en Estados Unidos. Con todo esto, las ganas de alcanzar una nueva cima se hacen más intensas cada día.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Bueno, no me arrepiento. Sin embargo, si pudiera volver a intentarlo, saldría directamente de Colombia hacia Canadá.

¿Piensas volver a tu país?

Para mí, el pensamiento de regresar, como le sucede a la mayoría, puede ser afirmativo; pero llevarlo a cabo conlleva riesgos que debo considerar. Eso sí, reconozco que - como cualquier otro ser humano - me inundo de recuerdos y melancolías, los cuales hacen que sueñe en volver a ser feliz como lo fui cuando era niño.

Testimonio publicado al 04 de noviembre de 2005

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>