Iván Galarraga, matemático desde Christchurch, Nueva Zelanda

fotonz_peq“Este país tiene el mejor estándar de vida del mundo y un atractivo programa para educadores”.

Profesión: Licenciado en Matemáticas

Edad: 28 años

Ciudad/ País de origen: Villa de Cura, Venezuela.

Fecha de salida: noviembre del 2006

Ciudad/ País de destino: Christchurch, Nueva Zelanda

¿Por qué te fuiste de tu país?

La inseguridad personal, sumada a un cuadro de inversión en los valores sociales, convirtió mi país en una pesadilla. A pesar de mi profesión y de haber posibilidades laborales, no me querían pagar honorarios acordes. Tanto en la educación privada como en la pública, todo era una explotación.

También había obstáculos para compaginar mi profesión con mi otra gran pasión: la natación. Asimismo, era difícil conseguir pareja, a pesar de no ser machista, ya que la mujer venezolana producto de la crisis se ha “cuaimatizado” mucho.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

En verdad, no fue difícil, puesto que estaba decidido. Además, mi familia me apoyó en todo momento.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Porque Nueva Zelanda tiene el mejor estándar de vida del mundo y por su muy atractivo programa para educadores, por el cual estoy aquí.

Describe los primeros tiempos

Fueron fáciles, porque ya hablaba inglés. Felizmente, mi profesión de matemático me abrió muchas puertas y gané un respeto que en Venezuela hubiese sido imposible que me tuvieran.

Describe tu situación actual

En la actualidad, soy profesor y dicto clases en la universidad. Me casé hace seis meses con Bertha, una neozelandesa también matemática. Poseo casa, auto, moto y muchas cosas que en Venezuela sería imposible tener e incluso disfrutar.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento, ya que soy una persona de decisiones. A eso agreguemos la situación de destrucción que vive Venezuela, que no es para menos al considerar mi regreso.

¿Piensas volver a tu país?

¡Ni en sueños! En realidad, me da pena que mi esposa conozca lo que es hoy mi país. Suficiente es ver en la televisión las noticias desalentadoras sobre Venezuela.

Testimonio publicado al 18 de junio de 2010

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>