Nueva Zelanda

El día nacional de Nueva Zelanda es el 6 de febrero y se le conoce oficialmente como el Día de Waitangi (“Waitangi Day”).

La festividad conmemora la jornada histórica en que se firmó el Tratado de Waitangi, documento fundacional de Nueva Zelanda, hecho ocurrido el 6 de febrero de 1840, en la región de Waitangi.

El tratado permitió que Nueva Zelanda, entonces parte del imperio británico, garantizara los derechos de los maoríes, la población aborigen originaria, sobre sus tierras y, a la vez, los reconociera como súbditos de la corona británica.

Históricamente se ha planteado una gran controversia sobre el documento oficial. La versión en inglés del tratado declaraba que la soberanía era cedida a la Reina de Inglaterra. Sin embargo, la versión maorí establecía que el tratado garantizaba el cacicazgo de Nueva Zelanda para los maoríes. El debate continúa en la actualidad.

Aunque en 1973 una ley autorizó que la fecha se denominara oficialmente como Día Nacional de Nueva Zelanda, otra acta aprobada en 1976 le devolvió oficialmente el nombre original de Día de Waitangi.

Anualmente, la fecha es motivo de una festividad nacional. En Waitangi, en la víspera, se reúnen los dignatarios y políticos prominentes de la nación para debatir y pronunciar discursos. La Armada Real de Nueva Zelanda iza los estandartes nacionales en el mástil de los terrenos donde se firmó el tratado.

Por su parte, la gente celebra asistiendo a conciertos y festivales o realizando actividades de enaltecimiento de la cultura maorí. Otros acuden a las playas o pasan el día en familia.

El Día de Anzac es otra festividad nacional. Se celebra anualmente el 25 de abril y conmemora el desembarco en la península de Gallipoli del cuerpo del ejército ANZAC, formado por soldados de Nueva Zelanda y Australia, para combatir en 1915, durante la Primera Guerra Mundial.

De acuerdo con el ministerio neozelandés de la cultura (New Zealand Ministry for Culture and Heritage) es un día de conmemoración nacional para reconocer el sacrificio de los nacionales “que sirvieron y murieron en todas las guerras, los conflictos y las operaciones de mantenimiento de la paz” y para enaltecer “la contribución y el sufrimiento de todos aquellos que han servido” a la nación neozelandesa.

Los principales símbolos de la nación neozelandesa son:

La bandera nacional
La bandera nacional es llamada oficialmente “New Zealand Ensign”. Tiene fondo azul y está compuesta por dos elementos gráficos: el “Union Jack” y cuatro estrellas rojas con bordes blancos.

Bandera

 

 

 

 

 

El fondo azul oscuro simboliza el mar y el cielo que rodean al país. La representación del “Union Jack” o bandera británica, en la esquina superior izquierda, es un símbolo de reconocimiento al hecho histórico de que Nueva Zelanda fue una vez colonia del imperio británico y parte del dominio de este.

Las cuatro estrellas rojas con bordes blancos, de cinco puntas, simbolizan la constelación estelar Cruz del Sur, que representa la posición geográfica de Nueva Zelanda en el Océano Pacífico Sur.

La bandera de Nueva Zelanda se puede enarbolar en cualquier día del año, especialmente en los días de conmemoración nacional, tales como el Día de Waitangi y el Día de Anzac.

Como representación del pueblo de Nueva Zelanda, el estandarte nacional debe ser tratado con respeto. Su exhibición pública con fines injuriosos constituye un delito, al igual que dañarlo, destruirlo, e interferir su diseño con frases o símbolos. Quien haga un mal uso de la bandera neozelandesa puede ser procesado bajo la ley de protección de banderas, emblemas y nombres (Flags, Emblems, and Names Protection Act 1981).

La bandera nacional maorí
Diseñada en 1989 por los miembros del grupo Te Kawariki (grupo nacionalista maorí), se denomina “Rangatiratanga Tino”, que en la lengua nativa quiere decir soberanía maorí.

Bandera

 

 

 

 

 

 

Su diseño es una hermosa representación de los principios elementales de la cultura maorí: “Te Korekore” (la franja negra) representa el “ser potencial”, el elemento tierra; el “Te Whai Ao” (franja roja), simboliza “la vida” o las fuerzas activas; y el “Te Ao Marama” (franja blanca), representa “el reino del ser y de la luz”.

El koru (el diseño en espiral que une las tres franjas) representa la hoja de helecho rizado (planta endémica de Nueva Zelanda), simbolizando así “el despliegue de una nueva vida, la esperanza para el futuro y el proceso de renovación.”

La bandera “Rangatiratanga Tino” fue reconocida el 14 de diciembre de 2009 como el estandarte nacional del pueblo maorí. A pesar de que no lleva estatus oficial es un símbolo de la nación y puede ser enarbolada como complemento de la bandera nacional de Nueva Zelanda en ciertos actos y fechas de importancia nacional, como el Día de Waitangi.

Cuando ondean juntas, la bandera nacional neozelandesa debe ocupar siempre el lado izquierdo. Si hay una sola asta, la bandera de Nueva Zelanda debe izarse por encima de la bandera nacional de los maoríes, ocupando así su posición de “símbolo del reino, del gobierno y del pueblo de Nueva Zelanda.”

El escudo
El escudo neozelandés (The New Zealand Coat of Arms) consta de cuatro cuarteles y una quinta división en posición vertical, situada en su parte central.

Escudo

 

El primer cuartel, sobre fondo azul heráldico, muestra cuatro estrellas de cinco puntas de gules (rojo heráldico) y bordeadas de plata que representan la constelación Cruz del Sur, uno de los símbolos del país. En el segundo cuartel, un vellocino de oro en un campo de gules simboliza la ganadería. La gavilla de trigo sobre gules, en el tercer cuartel, representa la agricultura. En el último cuartel, los martillos cruzados representan la minería. En la división vertical central, tres naves de sable (negro heráldico) simbolizan la importancia del comercio marítimo de Nueva Zelanda.

A ambos lados, sujetan el escudo una mujer de rasgos europeos que sostiene la bandera nacional de Nueva Zelanda y un cacique maorí sosteniendo un “taiaha” (un arma de guerra maorí). Sobre el escudo, la corona de San Eduardo, utilizada en la ceremonia de coronación de Elizabeth II de Inglaterra, simboliza a Su Majestad, reina de Nueva Zelanda, según la ley de títulos reales (New Zealand Royal Titles Act 1953).

Al pie, se añade al conjunto una cinta con el nombre en lengua inglesa del país sobre dos hojas de helecho, planta típica de la nación.

De acuerdo con el ministerio de cultura neozelandés, el escudo de armas “representa la naturaleza soberana de la nación y la autoridad del gobierno”. Su uso se reserva exclusivamente al gobierno y se estampa en una serie de documentos y papeles de relevancia constitucional, tales como las leyes del parlamento y los pasaportes de los ciudadanos.

El himno nacional
Nueva Zelanda es única por tener dos himnos nacionales, ambos oficiales: “Dios defienda a Nueva Zelanda” (“God Defend New Zealand”) y “Dios defienda a la reina” (“God Save the Queen”).

La letra de “God Defend New Zealand” fue escrita, en 1870, por Thomas Bracken, escritor, periodista y político neozelandés, nacido en Irlanda. En sus funciones como editor del periódico El Anunciante (Advertiser), creado para “fomentar el espíritu nacionalista y la literatura colonial”, Bracken publicó un poema patriótico de su puño y letra que tituló “Dios defienda a Nueva Zelanda”.

En 1876, el mismo periódico llamó a los músicos locales a un concurso para seleccionar un aria que acompañara los cinco versos del poema de Bracken, bajo el estímulo de 10 guineas como premio. Los jueces serían músicos profesionales de Melbourne, Australia.

El 9 de septiembre de 1876, El Anunciante informó la selección de una pieza ganadora, que había sido presentada al concurso bajo la firma de “Orfeo”. El compositor era John Woods, un joven de 27 años nacido y criado en Tasmania, que enseñaba como maestro en una escuela católica en el poblado de Lawrence, Nueva Zelanda.

La popularidad de “Dios defienda Nueva Zelanda” creció a lo largo del siglo XIX y en el siglo XX se consagró como uno de los himnos más populares del país. Gracias a los esfuerzos de muchas personas, sobre todo de John McDermott, ingeniero jefe de la oficina de correos entre 1935 y 1939, y un gran admirador de la obra de Bracken, la pieza se convirtió en canción central de las celebraciones del Centenario de la nación, en 1940.

En 1976, un grupo de notables neozelandeses firmaron una petición ante el Parlamento para que la canción de Bracken y Woods se convirtiera en el himno nacional del país.

Con el permiso de la Reina Isabel II, el gobierno adoptó “God Defend New Zealand” como un himno nacional con igual importancia que “God Save the Queen.

La letra de “God Save New Zealand” es la siguiente:

Versión en inglésVersión en maorí
God of Nations at Thy feet,E Ihowā Atua
In the bonds of love we meet,O ngā iwi mātou rā
Hear our voices, we entreat,Āta whakarangona;
God defend our free land.Me aroha noa
Guard Pacific’s triple starKia hua ko te pai;
From the shafts of strife and war,Kia tau tō atawhai
Make her praises heard afar,Manaakitia mai
God defend New Zealand.Aotearoa

 

Men of every creed and race,Ōna mano tāngata
Gather here before Thy face,Kiri whero, kiri mā,
Asking Thee to bless this place,Iwi Māori, Pākehā,
God defend our free land.Rūpeke katoa,
From dissension, envy, hate,Nei ka tono ko ngā hē
And corruption guard our state,Māu e whakaahu kē,
Make our country good and great,Kia ora mārire
God defend New Zealand.Aotearoa

 

Peace, not war, shall be our boast,Tōna mana kia tū!
But, should foes assail our coast,Tōna kaha kia ū;
Make us then a mighty host,Tōna rongo hei pakū
God defend our free land.Ki te ao katoa
Lord of battles in Thy might,Aua rawa ngā whawhai
Put our enemies to flight,Ngā tutū e tata mai;
Let our cause be just and right,Kia tupu nui ai
God defend New Zealand.Aotearoa

 

Let our love for Thee increase,Waiho tona takiwā
May Thy blessings never cease,Ko te ao mārama;
Give us plenty, give us peace,Kia whiti tōna rā
God defend our free land.Taiāwhio noa.
From dishonour and from shame,Ko te hae me te ngangau
Guard our country’s spotless name,Meinga kia kore kau;
Crown her with immortal fame,Waiho i te rongo mau
God defend New Zealand.Aotearoa

 

May our mountains ever beTōna pai me toitū
Freedom’s ramparts on the sea,Tika rawa, pono pū;
Make us faithful unto Thee,Tōna noho, tāna tū;
God defend our free land.Iwi nō Ihowā.
Guide her in the nations’ van,Kaua mōna whakamā;
Preaching love and truth to man,Kia hau te ingoa;
Working out Thy glorious plan,Kia tū hei tauira;
God defend New Zealand.Aotearoa

 

“God Save the Queen” ha sido el himno tradicional de Nueva Zelanda desde 1840, y es probablemente una de las composiciones de alabanzas más antiguas y conocidas del mundo.

Existen registros de que la estrofa, interpretada en francés (“Grand Dieu Sauvez le roi”) era cantada en honor a Luis XIV, en 1686. La letra del poema es probable que tenga sus raíces en diversas canciones populares.

En cuanto a la música, existe una gran variedad de explicaciones al origen. Algunas se remontan al siglo XVII. Sin embargo, la primera referencia a la composición (letra y música juntas) se encuentra en una colección de canciones emitidas en 1744 bajo el título de “Harmonica Angélica”. Se explica que la pieza era muy popular en la época y a menudo se entonaba en teatros de Londres. Desde entonces, se han realizado pequeñas reformas a las estrofas y a la música. Una gama de compositores -entre ellos Beethoven, Brahms, Paganini y Debussy- han interpretado la música y existen varios arreglos corales, el más conocido es el de Elgar y Britten.

No existe una versión oficial, aunque el ejército inglés ha emitido directrices para asegurar una interpretación apropiada.

Nueva Zelanda ha adoptado su propia versión. Incluye un verso del poeta inglés David Scott, entonado inicialmente en ocasión del Día de la Commonwealth, en 1993. La versión de Scott reconoce las naciones de la Commonwealth y reemplaza la segunda y tercera estrofas de la composición original:

Not on this land alone / But be God’s mercies known / From shore to shore.
Lord, make the nations see / That we in liberty / Should form one family / The wide world o’er.

La letra original de “God Save the Queen” es la siguiente:

God save our gracious Queen,
Long live our noble Queen,
God save The Queen.
Send her victorious,
Happy and glorious,
Long to reign over us:
God save The Queen.

O Lord our God, arise,
Scatter our enemies,
And make them fall;
Confound their politics,
Frustrate their knavish tricks;
On thee our hopes we fix:
God save us all.

Thy choicest gifts in store
On her be pleased to pour,
Long may she reign.
May she defend our laws,
And ever give us cause
To sing with heart and voice,
God save The Queen.

El protocolo
Los dos himnos oficiales de Nueva Zelanda pueden ser interpretados en la misma ceremonia. “Dios Salve a la Reina” se utiliza, generalmente, en actos de lealtad a la corona o cuando se cuenta con la presencia de algún miembro de la familia real. Por su parte, “Dios defienda a Nueva Zelanda” es apropiado cuando la identidad nacional es el centro de la ceremonia.

El himno “Dios defienda a Nueva Zelanda” suele cantarse en inglés y maorí al mismo tiempo, alternándose las estrofas en una y otra lengua. Cuando se canta el primer verso en maorí, la práctica es repetir el versículo en inglés.

Se presenta a continuación un video oficial de “God Defend New Zealand” interpretado en las tres lenguas oficiales del país: el inglés, el maorí y el lenguaje de señas:


Otros símbolos de Nueva Zelanda son:

El Kiwi
KiwiDebido a su origen geológico y a su aislada ubicación geográfica, Nueva Zelanda cuenta con una variada flora y fauna, especialmente aves, de carácter endémico. Una especie ejemplar, en ese sentido, es el “kiwi” (científicamente: Apteryx Mantelli), un ave nocturna, no voladora, que se ha convertido en un emblema tanto del país como de su gente.

El kiwi es un animalito muy característico. Posee un pico largo, cabeza pequeña, cuerpo redondo sin cola y patas robustas. Aunque es un ave, ha sido llamado “el mamífero honorífico”, debido a que presenta características propias de los mamíferos: olfato altamente desarrollado, bigotes en la base del pico, plumas como pelos hirsutos, huesos pesados, capacidad para correr a gran velocidad y sangre caliente.

Se explica que durante millones de años Nueva Zelanda no tenía mamíferos terrestres. Los antepasados de los kiwis se apoderaron del suelo, ocupando un rol similar al de los mamíferos como el tejón o los erizos en otras partes del planeta.

El kiwi es un animal protegido en Nueva Zelanda. La mayoría de los nacionales probablemente jamás ha visto un ejemplar en la naturaleza, debido a su esquiva personalidad, pero sí es posible observarlos en los parques de reserva.

Su popular silueta es un auténtico símbolo de la nación, apareciendo, incluso, en la moneda de 1 centavo. Además, los neozelandeses gustan referirse a sí mismos como “los kiwis”.

FernLa hoja del helecho
Descrita por los poetas como “la tierra de los helechos” (“the land of ferns”), Nueva Zelanda alberga bosques y praderas escarpadas enteramente cubiertas por más de 200 especies de helechos (ferns), al menos unas 194 nativas y la mitad de estas endémicas.

El helecho arborescente, la especie más llamativa, incluyendo el popular y vistoso “silver tree fern” o helecho de hoja plateada, crece con su copa extendida de hojas frondosas por más de 20 metros de altura, otorgando una identidad propia a los bosques del país.

También presente en la cultura maorí, los helechos formaban parte de la alimentación y de la medicina del pueblo autóctono. Además, construían casas con los troncos de los árboles y realizaban tejidos impermeables con las hojas.

La hoja de helecho es un símbolo cultural y de la identidad del país. Su silueta, a veces plateada, se aprecia en logotipos comerciales y diseños creativos; en las camisetas de las selecciones nacionales de rugby, fútbol y cricket y otros deportes; en las agrupaciones políticas, comunitarias y culturales; en el escudo nacional; en el elemento “koru”, presente en la bandera nacional maorí; y es el logotipo oficial del servicio nacional de inmigración, Immigration New Zealand (INZ).

La danza Haka
“Haka” es un tradicional grito y baile de guerra ancestral de la cultura maorí. Es una danza de posturas realizada por un grupo, generalmente de hombres. Los movimientos son vigorosos e incluyen expresiones faciales severas, y van acompañados de cantos, gritos, gruñidos y del estampido de las manos golpeando el cuerpo y de los pies zapateando fuertemente contra la tierra, rítmicamente.

La práctica de la selección nacional de rugby (“All Blacks”) de realizar una danza haka antes de sus partidos ha hecho que el baile sea más conocido en todo el mundo.

El Haka, sin embargo, no se limita a una expresión bélica entre hombres. En los tiempos modernos, se han compuesto danzas haka para ser interpretadas por las mujeres y hasta por los niños, constituyendo una parte integral de las ceremonias formales u oficiales de bienvenida para los visitantes distinguidos o dignatarios extranjeros o como expresiones de alegría o respeto.

Presentamos a continuación una muestra de danza haka, ejecutada por la selección nacional de rugby de Nueva Zelanda, “The All Blacks”, durante la Copa del Mundo de Rugby de 2011:

 

Comparte con otros inmigrantes que eligieron esa nación como destino. Describe tu experiencia en el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Nueva Zelanda?

Fuente consultada: New Zealand Ministry for Culture and Heritage.