Publicidad


 

Auckland, Nueva Zelanda

Nueva ZelandaMientras que Nueva Zelanda tiene aproximadamente el 0,1% de la población mundial, su economía produce alrededor del 0,3% de la producción total de bienes en el planeta (cifras del gobierno de Nueva Zelanda).

Nueva Zelanda – Economía y nivel de vida

En comparación con el resto del mundo, puede decirse que Nueva Zelanda posee una economía rica y desarrollada sustentada en los siguientes indicadores (cifras de 2015):

  • El PIB per cápita (producto interno bruto dividido entre la población) se calculó en 35.300 dólares.
  • La inflación se estableció en 1,2%.
  • El desempleo se ubicó en 5,7%.
  • El dólar neozelandés se encuentra entre las 25 principales monedas soberanas nominales, de acuerdo con Standard and Poor’s.

Además, de acuerdo con el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda, se espera que la economía del país crezca de 2 a 3% por año.

La economía neozelandesa funciona en los principios del libre mercado, en los cuales el Estado proporciona un contexto, incluyendo un marco de derecho mercantil, para que las operaciones tengan lugar.

Sin embargo, el Estado se reserva algunos sectores, como la educación y la salud, donde es el más importante financista y proveedor.

Aunque el sistema de libre mercado siempre ha sido dominante en la economía del país, históricamente ha variado el equilibrio entre la participación del gobierno y las transacciones libres de la oferta y la demanda. La entrada de Nueva Zelanda al mercado de la postguerra fue relativamente tardía y puede identificarse el decenio de 1980 como el de las grandes reformas económicas del país.

La economía neozelandes

En la actualidad, la economía neozelandesa exhibe algunas características distintivas:

  • El servicio (sector terciario) domina la producción y el empleo, con la participación de la manufactura (sector secundario). Las industrias de recursos básicos (sector primario) ocupan el tercer lugar en la escala de productividad, aunque tradicionalmente Nueva Zelanda ha sido reconocida por su desarrollo agrícola.
  • La mayoría de las industrias son tecnológicamente sofisticadas, confiando la producción, según el estándar mundial, en la mano de obra calificada.
  • El país constituye el más distante de los bastiones económicos del mundo. Nueva Zelanda es la más remota y geográficamente aislada de las naciones desarrolladas, pero ha minimizado este handicap productivo mejorando continuamente sus industrias del transporte y de las comunicaciones.
  • Las exportaciones siguen siendo la base de la ventaja competitiva de Nueva Zelanda en ciertos recursos que permiten comerciar ciertos bienes y servicios que no se producen de manera eficiente en el país. Tal es el caso del comercio de carne de oveja que permite importar vehículos.

Nueva Zelanda posee un entorno de baja inflación y una política monetaria administrada por un banco central independiente, encargado de mantener la estabilidad de precios.

El tipo de cambio flexible constituye una política económica de larga data. No hay controles de cambio o restricciones para traer o repatriar fondos.

El desempleo ha mostrado una tendencia a la baja en los últimos años. La tasa de desempleo en 2012 fue de 6,9%, en 2013 se ubicó en 6,4% y en 2014 y 2015 de 5,7%.

Segundo mejor país del mundo para hacer negocios

Nueva Zelanda es considerado como el segundo mejor país del mundo para hacer negocios, de acuerdo con el estudio anual de la publicación Forbes (Best Countries for Business list).

Se dice que “la economía de Nueva Zelanda está estrechamente ligada a la de Australia y que ambas resistieron mejor que la mayoría durante la crisis financiera global.”

Forbes también señala que “en los últimos 30 años el gobierno ha transformado Nueva Zelanda de una economía agraria, dependiente del acceso al mercado británico, a una economía industrializa, de mercado, y libre, que puede competir a nivel mundial.

Este crecimiento dinámico ha incrementado los ingresos reales de la población y ha ampliado y profundizado las capacidades tecnológicas del sector industrial”..

Tercer país con mayor bienestar económico

Nueva Zelanda ha sido catalogado en 2014 como el tercer país con mayor bienestar económico, según el Índice de Libertad Económica, que anualmente publica la Fundación Heritage y el Wall Street Journal.

Publicidad


 

El Índice de Libertad Económica mide la capacidad de los individuos de tener bienestar económico como consecuencia del trabajo y del acceso a mayores opciones de producir, comerciar o consumir bienes y servicios.

Para realizar el cálculo se analizan una serie de variables (como el estado de derecho, la eficiencia de las políticas públicas, la capacidad de inversión, el derecho a la propiedad, los niveles de corrupción, el gasto gubernamental, el libre comercio, las políticas laborales, etc.), que al final se traducen en las posibilidades que tienen los ciudadanos de un país de prosperar.

Nueva Zelanda ocupa el privilegiado tercer lugar, sólo superado por Hong Kong y Singapur.

Manejo de la crisis de 2008 de Nueva Zelanda

Al igual que la mayoría de los países industrializados y pertenecientes a la OCDE (Organisation for Economic Co-operation and Development), la economía de Nueva Zelanda experimentó una desaceleración a raíz de la crisis financiera mundial de septiembre de 2008, que se inició en Estados Unidos.

La confianza empresarial y del consumidor disminuyeron; pero, a diferencia de la mayoría de los países avanzados, después del descenso del 2% en 2009, la economía de Nueva Zelanda salió a flote.

De hecho, logró un crecimiento del 1,7% en 2010, del 2% en 2011, del 3% en 2012 y del 2,5% en 2013 y 2014. La cifra de 2012, se comparó con el crecimiento de 0,3 % en el Reino Unido, el decrecimiento del 0,9% en la Zona Euro, el 0,4% en Japón, el 1,1% en Canadá y el 1,6% en Estados Unidos.

La recuperación fue liderada por las exportaciones, con una fuerte demanda de los principales socios comerciales del país: Australia y China, que se han visto menos afectados por la crisis.

Además, las cuentas del gobierno relativamente fuerte y el sistema bancario bien capitalizado proporcionaron una base estable para la economía. Estos aspectos positivos junto con el impulso al PIB producto de la invesión en infraestructura (especialmente concentrada en la ciudad de Christchurch), dio lugar a un sólido y continuo crecimiento económico en el país.

Principales industrias en Nueva Zelanda

Las excelentes condiciones del suelo, junto con los métodos de cultivo sofisticados y la tecnología agrícola avanzada proporcionan el ambiente ideal para las actividades pastorales, forestales y hortícolas, por las que tradicionalmente la economía de Nueva Zelanda ha sido reconocida en el contexto internacional.

Los productos pastorales y agrícolas (carne de ganado vacuno, ovejas, cabras, ciervos, cerdos y aves; frutas y hortalizas; la apicultura y la vinicultura, principalmente) representan aproximadamente la mitad de todas las exportaciones de bienes. Nueva Zelanda es uno de los cinco principales exportadores de productos lácteos (leche, mantequilla y queso) en el mundo.

Gracias a su zona económica exclusiva (plataforma marítima), Nueva Zelanda posee una importante industria pesquera. Se calcula que representa el 4% del total de las exportaciones.

La energía aporta, aproximadamente, el 3% del producto interno bruto (PIB) y Nueva Zelanda es autosuficiente en todas las formas de energía, excepto en el petróleo. Alrededor del 70% de la energía primaria de Nueva Zelanda se producen en el país.

El oro y el hierro

Hay dos metales económicamente significativos extraídos en Nueva Zelanda: el oro y el hierro. Además, los principales minerales no metálicos incluyen arcilla, caliza, sal y nefrita.

Como complemento del sector agrícola altamente eficiente, los sectores de servicio y de manufactura han experimentado un importante crecimiento, vinculándose con procesos de alta tecnología, y convirtiéndose en ejes de la economía neozelandesa.

En la manufactura, las industrias de alimentos, bebidas y tabaco son los subsectores más significativos. También destacan la producción de muebles, de productos químicos, de partes industriales y el sector de la construcción.

En el área de servicios, Nueva Zelanda ha experimentado un enorme crecimiento.

El transporte, incluyendo el naval, ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del país. En el primer decenio del 2000, una cuarta parte del valor de las exportaciones en el extranjero por vía marítima fue enviado a través del puerto de Tauranga, y un quinto a través de los puertos de Auckland.

Además, los puertos de Wellington y Picton proporcionan las principales conexiones marítimas entre las islas del Norte y del Sur.

Aeropuerto de Auckland

El aeropuerto de Auckland es el segundo más grande puerto de salida de las exportaciones. Prácticamente la totalidad de los visitantes extranjeros llegan a Nueva Zelanda por este importante aeropuerto. Debido a la forma larga y estrecha del país, el transporte aéreo es el medio de transporte interno preferido.

El sector de la tecnología de la información y la comunicación (TIC) está prosperando notablemente y Nueva Zelanda exporta “hardware”, “software” y servicios del área.

La industria del turismo es otra importante fuente de productividad. Nueva Zelanda ha captado una importante cuota de esta industria en el eje Asia-Pacífico, promocionándose como una cultura distintiva, con un paisaje exuberante propicio para la aventura y las recreaciones sofisticadas.

La filmación de la taquillera película El Señor de los Anillos, del realizador neozelandés Peter Jackson, en distintos escenarios del país ofreció una oportunidad de oro para la promoción del paisaje local. El resultado ha sido que el sector turismo se duplicó, convirtiéndose en una de las industrias que más divisas ha generado al país en los últimos 10 años.

Australia y Nueva Zelanda

Nueva Zelanda y Australia son naciones vecinas que comparten un origen colonial, una herencia cultural y una madre patria: el Reino Unido.

Sin embargo, el intercambio económico es la piedra angular de la relación con Australia, la cual es producto de una larga historia de acercamiento y búsqueda de reciprocidad comercial que comenzó en 1870 y que finalmente se concretó en 1983, con la firma del Acuerdo de Relaciones Comerciales Estrechas (Australia New Zealand Closer Economic Agreement – ANZCERTA).

En los 25 años de vigencia del acuerdo, el comercio bilateral de mercancías entre Australia y Nueva Zelanda ha aumentado a una tasa media de crecimiento anual del 9%.

El principal inversor extranjero directo en Nueva Zelanda es Australia, con más de 110.080 millones de dólares invertidos en 2013.

Por su parte, Australia es el más importante mercado de inversión para Nueva Zelanda y el primer destino de exportación de sus productos, los cuales representaron más de 13.485 millones de dólares en 2013.

La relación comercial entre Australia y Nueva Zelanda, incluyendo el ANZCERTA, ha sido tan significativa y ejemplar para la región que existen planes para que se cree un único mercado económico en el eje del Pacífico basado en el intercambio Australia-Nueva Zelanda.

Calidad de vida en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda se enorgullece de declararse territorio libre de pobreza extrema y del fuerte compromiso de sus instituciones públicas con el bienestar social de la población.

La calidad de vida en Nueva Zelanda es óptima. Los habitantes de este país son, generalmente, gente bien educada, saludable y que disfrutan de una vida confortable.

Además, el estilo de vida neozelandés, distintivo y relajado, goza de ventajas muy específicas: un clima moderado, entorno medioambiental saludable, servicios públicos de primera, acceso equitativo a la salud y a la educación públicas, excelentes niveles de seguridad personal, un sistema político democrático y una economía estable.

El Índice de Desarrollo Humano (Human Development Index) de la Organización de las Naciones Unidas, que combina el análisis de los criterios de longevidad y educación de la población con la producción material de una nación, coloca a Nueva Zelanda como el noveno mejor país del mundo para vivir.

El estudio se fundamenta en una encuesta anual que evalúa los indicadores de bienestar social y económico de unos 187 países. Nueva Zelanda destaca en el selecto grupo de los diez países industrializados con mejor nivel de vida y bienestar socioeconómico.

En cuanto al Índice para una Vida Mejor (Better Life Index), el otro gran estudio global de bienestar de los pueblos, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Nueva Zelanda ocupa el honroso séptimo lugar entre 36 países, incluyendo la mayoría de las economías desarrolladas del mundo.

Las once variables sobre bienestar que mide el Índice para una Vida Mejor son: empleo, ingresos y vivienda, que miden condiciones materiales de vida, y comunidad, educación, equilibrio laboral-personal, medio ambiente, participación ciudadana, salud, satisfacción ante la vida y seguridad, que miden calidad de vida.

El sistema de salud público neozelandés se denomina Healthcare y es gratis en su mayor parte, contando además con amplios subsidios gubernamentales para reducir los costos de los servicios no gratuitos.

Healthcare Nueva Zelanda

Los inmigrantes tienen acceso inmediato a Healthcare Nueva Zelanda.

Paralelamente, los residentes pueden optar por contratar un seguro médico privado para la atención sanitaria no subvencionada.

Además, Nueva Zelanda ofrece a los residentes permanentes un sistema de bienestar social con una gama de beneficios que incluyen: subsidios a los desempleados o a las personas que no puedan trabajar debido a una enfermedad o un accidente; pensiones de jubilación; permiso de maternidad; ayudas para el ahorro de la jubilación; y apoyo financiero y práctico para las personas mayores.

Describe tu experiencia en el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Nueva Zelanda? Comparte con otros inmigrantes que eligieron esa nación como destino.

Fuentes consultadas: Statistics New Zealand, The Reserve Bank of New Zealand y New Zealand Trade and Enterprise

 

 

Publicidad