En España la instrucción impartida en institutos educativos de nivel técnico se denomina Formación Profesional y tiene como finalidad la preparación de los alumnos para el trabajo, proporcionándoles una formación diversificada que les permita integrarse al mercado laboral o continuar estudios en el ámbito universitario en carreras afines.

Las áreas de formación que esta etapa ofrece son muy diversas e incluyen los siguientes sectores: Actividades Agrarias y Marítimo Pesqueras; Administración; Física y Deporte; Artes Gráficas; Comercio y Marketing; Comunicación, Imagen y Sonido; Edificación y Obra Civil; Electricidad y Electrónica; Fabricación Mecánica; Hotelería y Turismo; Imagen Personal, Industrias Alimentarias; Informática, Madera y Mueble; Mantenimiento de Vehículos Autopropulsados; Mantenimiento y Servicio a la Producción; Química; Sanidad; Servicios Socioculturales y a la Comunidad; Textil, Confección y Piel; Vidrio y Cerámica.

En cada una de estas especialidades, el estudiante puede elegir entre diferentes niveles de formación:

La Formación Profesional Inicial: dirigida a alumnos del sistema escolar entre 16 y 18 años que deciden encaminar sus pasos hacia el mundo laboral.

La Formación Profesional Específica de Grado Medio: dirigida a jóvenes de 18 años con estudios en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Tienen una duración de 1 año y medio o 2, incluyendo la formación en centros de trabajo y proporcional el título de Técnico.

La Formación Profesional Específica de Grado Superior: dirigida a jóvenes mayores de 20 años con nivel de instrucción en Bachillerato. Cuando el alumno completa 5 trimestres o 2 años académicos, incluyendo la formación en centros de trabajo, obtienen el título de Técnico Superior en la especialidad seleccionada.

La Formación Continua: compuesta por cursos de especialización que buscan la actualización permanente del trabajador en su área u oficio.

En la estructura académica española ciertas enseñanzas artísticas son impartidas como parte del régimen especial de educación.

La Formación Profesional ha cobrado gran importancia en España. Debido a su amplia oferta, a su carácter modular y a las facilidades para realizar los cursos, incluso a través de Internet, es una opción muy atractiva para jóvenes que esperan obtener una rápida inserción laboral.

Cuenta con más de 150 ciclos formativos, con contenidos teóricos y prácticos adecuados a los diversos campos profesionales. Las titulaciones tienen validez en todo el país y poseen valor académico y profesional.

Además, la Formación Profesional está en permanente contacto con los diferentes sectores económicos de España e, incluso, de la Unión Europea, por lo que los cursos se diseñan para responder a las necesidades laborales de los diversos empleadores.

El crecimiento de la demanda, tanto por parte de los alumnos como de las empresas, se ve compensado con el aumento de los estudios y de las plazas en los institutos de Formación Profesional.

Más información puede obtenerse en el portal informativo de la Formación Profesional en España.

Enseñanzas de régimen especial
Además de la formación técnica especializada o Formación Profesional, los estudiantes españoles pueden formarse en ciclos formativos que tienen su estructura y su nivel propios.

Estos estudios se conocen cono Enseñanzas de Régimen Especial y pueden ir desde la formación elemental hasta estudios equivalentes a un diploma técnico o una licenciatura.

Las áreas de formación en esta modalidad de estudios son las artes plásticas y el diseño, la conservación y restauración de bienes culturales, la música, la danza, el teatro, los idiomas y la carrera militar.