Canadá permite anualmente la entrada de cerca de 250 mil inmigrantes. En 2014, el 63% de ese contingente (unas 165 mil personas) serán profesionales y trabajadores de oficios especializados.

Estas cifras hablan de la importancia que tiene la fuerza laboral extranjera para Canadá. Se espera que los recién llegados se sumen a la actividad productiva del país en el menor tiempo y al más bajo costo posible para la nación.

Esto significa que mientras más y mejor formado esté el trabajador, más oportunidades de emigrar a Canadá tendrá y, por consiguiente, se espera que encuentre trabajo más rápido.

Canadá ha adaptado su sistema de inmigración a las necesidades económicas del país. El Programa de profesionales calificados, por ejemplo, busca captar trabajadores jóvenes, con competencias profesionales comprobadas en ocupaciones en demanda y que hablen muy bien alguna de las dos lenguas oficiales del país, inglés o francés. Con ese perfil selectivo, se espera que el recién llegado pueda incorporarse rápidamente al mercado de trabajo.

Otro ejemplo de adaptación a las necesidades productivas de la nación lo constituye el Programa de mano de obra calificada que atrae a trabajadores de oficios especializados como soldadores, mecánicos, trabajadores de la construcción, plomeros, electricistas, maquinistas y otros obreros y técnicos. Esta categoría pretende seleccionar inmigrantes que llenen las vacantes de mano de obra calificada en la pujante pequeña y mediana industria de Canadá.

Por ejemplo, según cálculos realizados por el Consejo Sectorial de la Construcción de Canadá, desde ahora y hasta el 2020 se requerirán unos 320 mil nuevos trabajadores de la construcción, que irán reemplazando progresivamente a los jubilados del sector. Se estima que la mitad de esos trabajadores serán extranjeros altamente capacitados que reforzarán la fuerza laboral local.

Otros sectores que ofrecen excelentes perspectivas de empleo en Canadá son:

• Las industrias del sector primario: extracción de minerales, petróleo, gas y energía hidroeléctrica.

• La salud y los servicios de asistencia social (enfermeros, técnicos de salud, maestros de guardería, trabajadores sociales.)

• Servicios profesionales, científicos y técnicos (informáticos, ingenieros, técnicos en ingeniería, en química y en biología.)

• Comercio detallado (gerentes de tiendas, dependientes, vendedores, carniceros.)

• Banca, finanza, seguros (agentes de seguros, agentes de atención al público, analistas financieros, expertos en siniestros, consejeros de planificación económica.)

• Hotelería y restauración (cocineros, pasteleros, mesoneros, recepcionistas de hoteles, camareros, etc.)

Situación laboral de los inmigrantes en Canadá
Para Canadá es importante que los inmigrantes calificados, profesionales y obreros técnicos, gocen de una alta tasa de participación en la fuerza laboral y de una alta propensión a empleos calificados.

Sin embargo, es preciso señalar que el mercado laboral canadiense es muy competitivo. Las oportunidades para hallar puestos de trabajo dependen de las competencias laborales, experiencia y habilidades técnicas del candidato.

Generalmente, los inmigrantes mejor preparados tienen más probabilidades de encontrar empleo y también tienen más probabilidades de estar en trabajos a tiempo completo y disfrutar de ingresos más altos en promedio.

Según estadísticas oficiales de Canadá, entre 2010 y 2011, el empleo entre los inmigrantes de edades comprendidas entre 25 y 54 años aumentó 4,3%, lo que resulta en una disminución de 1,1 puntos porcentuales de la tasa de desempleo, para ubicarse esta última en 8,4%. La tasa de empleo de los inmigrantes alcanzó el 75,6%.

Gran parte de este crecimiento del empleo en 2011 en la población extranjera se puede atribuir a los inmigrantes establecidos en el país desde hace más de 10 años. Los residentes desde hace cinco años o menos siguen teniendo una tasa de empleo más baja, calculada en 63,5% y la tasa de desempleo más alta, 13,6%

Más de la mitad del crecimiento del empleo en residentes permanentes de Canadá es atribuible a los inmigrantes que viven en la región de las Praderas (Alberta, principalmente) y Columbia Británica. A pesar de que los inmigrantes en esas regiones representan el 31% de la fuerza laboral extranjera, son los responsables del 53% del crecimiento del empleo entre los inmigrantes entre 2010 y 2012.

En Ontario y Quebec las tasas de empleo en la población de inmigrantes de 25 y 54 años se mantuvieron estables, sin cambios notables. En Ontario, la tasa de empleo para 2012 se calculó en 75,4% y en Quebec en 70,3%, siendo la más baja de todas las provincias canadienses.

Los sectores de la economía donde los inmigrantes han experimentado los más notables aumentos de empleo son: la salud y los servicios de asistencia social; y los servicios profesionales, científicos y técnicos.

Cabe resaltar que es en el área de servicios y no de manufactura donde se han registrado las tasas más altas de empleo de inmigrantes, incluso en los períodos de recesión económica.

Las estadísticas también muestran que los inmigrantes con un nivel de educación inferior tienden a mostrar tasas de desempleo más elevadas en comparación con los inmigrantes cuyo nivel educativo es mayor.

Adicionalmente, la combinación de los factores de “nivel de educación superior” y “tiempo de estadía en Canadá” desempeña un papel crucial en la trayectoria en el mercado laboral de los inmigrantes. Los inmigrantes establecidos en Canadá desde hace más de 10 años y que tengan un nivel de educación universitaria o superior, tienen más probabilidades de reducir la brecha en la tasa de empleo con respecto a la población de nativos de Canadá.

En general, se puede afirmar que la integración económica de los inmigrantes en Canadá es un proceso que toma tiempo. Una serie de factores influyen: el conocimiento del inglés o el francés, el nivel de educación, el reconocimiento de títulos y calificaciones de los extranjeros por parte de Canadá y el “networking” o la red de contactos profesionales con las que cuente el extranjero.

En consecuencia, el tiempo de establecimiento es un factor determinante en la situación de los inmigrantes en el mercado de trabajo. La brecha entre los inmigrantes y los nacidos en Canadá se reduce en función del tiempo transcurrido de permanencia en el país por parte de los extranjeros.

Otro factor que contribuye a la integración laboral son las listas de profesiones de alta demanda en Canadá. Estas listas son revisadas anualmente para que reflejen fielmente las necesidades del mercado canadiense.

Además, al candidato se le exige realizar una evaluación de sus competencias profesionales ante una autoridad de evaluación profesional. Este paso debe realizarse como parte del proceso de solicitud de la visa, por lo tanto, cuando el inmigrante llega a Canadá está listo para ejercer su profesión sin demoras.

Dos elementos claves que aumentan notablemente las posibilidades de inserción laboral son la edad del candidato (mientras más joven, mejor) y el dominio que posea de los idiomas del país, inglés o francés. Mientras mejor es el nivel idiomático, más posibilidades tendrá de encontrar trabajo.

Una recomendación para todos los interesados en emigrar a Canadá como trabajador es evaluar las competencias reales que se poseen, realizar búsquedas de empleo en diferentes ciudades de Canadá desde el país de origen para verificar las vacantes y las condiciones de trabajo en el área del interesado y revisar las listas de ocupaciones en demanda.

En Canadá, las ofertas de empleo para extranjeros deben validarse a través de un Centro de Recursos Humanos en Canadá, organismo que verifica si el solicitante cumple con los requisitos y si el empleador ha establecido las condiciones laborales de manera justa y correcta.

Ver también: