Se otorgan a las personas que desean entrar a Australia para analizar oportunidades de inversión o para manejar negocios ya existentes en territorio australiano. Pueden concederse de manera temporal o permanente a propietarios de negocios o a ejecutivos que administran la inversión de un tercero.

El solicitante puede ser un capitalista, un empresario senior o un ejecutivo de alto rango. El perfil del interesado determinará la clase de “visa para gente de negocios” que le corresponde. Todas las modalidades son descritas a continuación:

Visas de visitas de negocios
Se otorga a solicitantes que deseen entrar a Australia hasta por un período de tres meses con el propósito de llevar a cabos actividades de negocios, como por ejemplo: realizar una visita exploratoria para analizar el mercado; hacer negociaciones con empresas australianas o conducir una conferencia o una sesión de entrenamiento.

En esta categoría se pueden identificar varios tipos de visas:

Autorización electrónica de viaje de negocio
Se trata de la denominada visa “Electronic Travel Authority (ETA) Business Entrant” que puede otorgarse para visitas largas (clase 956) de máximo tres meses de duración cada una, mientras el pasaporte esté vigente; o para visitas cortas (clase 977) de máximo tres meses de duración cada visita en un período máximo de 12 meses.

Se concede a interesando en asistir a talleres, seminarios, convenciones o conferencias o realizar sesiones de entrenamiento o de estudios informales.

Es otorgada a los poseedores de pasaportes de los siguientes países: Andorra, Austria, Bélgica, Brunei, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hong Kong, Islandia, Irlanda, Italia, Japón, Liechtenstein, Luxemburgo, Malasia, Malta, Mónaco, Holanda, Noruega, Portugal, República de San Marino, Singapur, Corea del Sur, España, Suiza, Suecia, Taiwan, Reino Unido, Estados Unidos y Ciudad del Vaticano. La visa es otorgada a través de agentes de viajes, líneas aéreas autorizadas u oficinas especializadas a quienes el gobierno australiano brinda este servicio gratuitamente para ser ofrecido a los viajeros.

Adicionalmente, los ciudadanos de Brunei, Canadá, Hong Kong, Japón, Malasia, Singapur, Corea del Sur y Estados Unidos también pueden solicitar la visa ETA de Negocios a través de un servicio en línea, vía Internet.

Visa de negocios de corta duración
Es la denominada clase 456 que se otorga a personas para visitas de máximo tres meses de duración con el propósito de llevar a cabo negociaciones, analizar el mercado para inversiones o asistir a conferencias y convenciones de negocio. Esta visa permite múltiples entradas y salidas del territorio australiano y concede al poseedor de la visa el derecho de llevar a su cónyuge e hijos dependientes.

Visa de negocios con patrocinio de corta duración
Denominada como clase 459, se concede a personas que poseen un patrocinador en Australia y que desean realizar una visita inferior a tres meses de duración para llevar a cabo actividades económicas que pueden incluir una conferencia, una negociación o una visita exploratoria para realizar inversiones.

Los candidatos para esta visa son aquellas personas que no son elegibles para obtener una “autorización electrónica de viaje de negocios”. Los patrocinadores admitidos en esta categoría de visas son: un miembro del parlamento australiano; un representante del llamado Commonwealth; un territorio australiano, una autoridad local como un gobernador o alcalde; o cualquier otro organismo aprobado por el ministerio correspondiente.

Visas temporales para desarrollo de negocios
Se otorgan a inversores que desean establecer un negocio en Australia o a ejecutivos senior que van a conducir y administrar un negocio ya existente. Aunque se trata de visas provisionales, ofrecen una vía para obtener un status legal permanente. Existen varios tipos de vías para desarrollo de negocios. Las modalidades se describen a continuación:

Propietarios de negocios

• Visa temporal para propietario de negocio
Clasificada como subclase 160, esta visa se concede por un período de 4 años a personas que han tenido una importante carrera de negocios y que poseen el interés y el compromiso de invertir en territorio australiano en calidad de propietarios en un nuevo negocio o en un negocio ya existente.

El negocio debe demostrar una facturación de al menos 500 mil dólares australianos en al menos 2 de los 4 años fiscales inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de visa del interesado. Además, el solicitante debe ser el propietario del 30% del negocio si la facturación anual es de 400 mil dólares australianos, o del 51 por ciento del negocio si la facturación anual es de menos de 400 mil dólares australianos, o del 10% si se trata de una compañía pública.

El candidato debe tener menos de 45 años de edad; poseer un excelente dominio del idioma inglés (al menos nivel 5 en el examen conocido como IELTS -International English Language Testing System- en los cuatro componentes de la prueba); demostrar un historial de negocios impecable y acertado; evidenciar que tiene el compromiso y el interés de mantener la propiedad de un negocio en Australia; realizar ciertos exámenes médicos y presentar pruebas de buena conducta. Además, el candidato deberá firmar una declaración de valores, en la cual acepta el compromiso de respetar las leyes, normas y valores de la sociedad australiana.

El poseedor de esta visa tiene derecho a establecer un negocio nuevo o ya existente en Australia. Además, se le permite llevar al cónyuge o pareja de derecho común, (incluyendo una pareja del mismo sexo), así como a los hijos dependientes y otros miembros dependientes del núcleo familiar. El grupo familiar gozará del derecho al trabajo y al estudio en Australia. Todo el grupo tendrá derecho a entrar y salir múltiples veces del territorio australiano y a tener acceso al sistema público de salud y al seguro social.

Como obligaciones, el poseedor de la visa debe demostrar que con su negocio realizar una contribución importante a la economía australiana, por alguna de las siguientes causas: el negocio permite desarrollar enlaces con mercados internacionales; genera empleos en Australia; se realizan exportaciones de productos australianos; se producen bienes o servicios en Australia que de no producirse serían importados; el negocio permite introducir o desarrollar nueva tecnología; la inversión desarrolla la actividad comercial y agrega competitividad en ciertos sectores de la economía australiana.

Después de poseer durante 2 años una “visa temporal para propietarios de negocios”, el inversionista puede optar para obtener una “visa permanente para propietario de negocio” o una “visa permanente para propietario de negocio patrocinada por un territorio”.

• Visa temporal para propietario de negocio con patrocinio de un territorio
Denominada también como visa clase 163, se concede, por un período de 4 años, a propietarios de negocios menores de 55 años de edad que desean invertir en territorio australiano en calidad de propietarios en un nuevo negocio o en un negocio ya existente.

El solicitante debe contar con el patrocinio de una autoridad regional autorizada o de un territorio autorizado, es decir, que sean autorizados para patrocinar una visa de negocios mediante publicación en gaceta oficial.

Otros requerimientos del solicitante son: ser propietario de un negocio que posea una facturación anual de 300 mil dólares australianos en al menos 2 de los 4 años fiscales inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la visa del interesado. Además, el candidato debe ser el propietario del 30% del negocio si factura 400 mil dólares australianos o más, o del 51% del negocio si factura menos de 400 mil dólares australianos al año, o del 10% si se trata de una compañía pública. El solicitante, sólo o en combinación con su pareja, debe poseer activos por un valor total de 500 mil dólares australianos y debe ser capaz de transferirlos a Australia en los dos años siguientes al otorgamiento de la visa.

El candidato también debe demostrar un historial de negocios impecable y acertado; evidenciar que tiene el compromiso y el interés de mantener la propiedad de un negocio en Australia; realizar ciertos exámenes médicos y presentar pruebas de buena conducta y firmar una declaración de valores, en la cual acepta el compromiso de respetar las leyes, normas y valores de la sociedad australiana.

En el marco de los deberes, el poseedor de la visa debe demostrar que con su negocio puede realizar una contribución importante a la economía australiana, por alguna de las siguientes causas: el negocio permite desarrollar enlaces con mercados internacionales; genera empleos en Australia; se realizan exportaciones de productos australianos; se producen bienes o servicios en Australia que de no producirse serían importados; el negocio permite introducir o desarrollar nueva tecnología; la inversión desarrolla la actividad comercial y agrega competitividad en ciertos sectores de la economía australiana. El inversionista debe, además, participar en el día a día del desarrollo del negocio y realizar esfuerzos constantes para el crecimiento de su inversión.

Esta visa da derecho a establecer un negocio nuevo o ya existente en Australia y llevar al cónyuge o pareja de derecho común, (incluyendo una pareja del mismo sexo), así como a los hijos dependientes y otros miembros dependientes del núcleo familiar. El grupo familiar gozará del derecho al trabajo y al estudio en Australia. Todo el grupo tendrá derecho a entrar y a salir múltiples veces del territorio australiano y a tener acceso al sistema público de salud y al seguro social.

Tras 2 años de poseer esta visa, el inversionista puede ser elegible para obtener una “visa permanente para propietario de negocio” o una “visa permanente para propietario de negocio patrocinada por un territorio”.

Ejecutivos “senior”

• Visa temporal para ejecutivo de alto nivel
Denominada también como visa clase 161, se otorga a ejecutivos de alto nivel, empleados de negocios importantes, cuyas probadas habilidades y genuino compromiso resultan la garantía de éxito para el desarrollo de una nueva inversión o para la continuación de un negocio importante ya existente en territorio australiano. La visa tiene validez de 4 años.

Para efectos de la evaluación del candidato de esta visa, se considera que un negocio es importante cuando ha facturado al menos 50 millones de dólares australianos en al menos 2 de los 4 años fiscales inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de visa del interesado.

El candidato puede llevar a su cónyuge o pareja de facto (incluyendo una pareja del mismo sexo), así como a los hijos dependientes y otros miembros dependientes del núcleo familiar. Los acompañantes tendrán derecho a trabajar y estudiar en Australia. Todo el grupo tendrá derecho a entrar y salir múltiples veces del territorio australiano y a tener acceso al sistema público de salud y al seguro social.

Esta visa resulta una vía segura para la obtención de una visa de negocios con residencia permanente. De hecho, luego de poseer una “visa temporal para ejecutivos de alto nivel” por espacio mínimo de 2 años, el inversionista puede ser elegible para obtener una “visa permanente para propietario de negocio” o una “visa permanente para propietario de negocio patrocinada por un territorio”.

Para obtener esta visa, el candidato debe tener menos de 45 años de edad; poseer un excelente dominio del idioma inglés (al menos nivel 5 en el examen conocido como IELTS -International English Language Testing System- en los cuatro componentes de la prueba); ocupar alguno de los tres más altos cargos de la estructura gerencial de un negocio importante; poseer activos por un valor neto de al menos 800 mil dólares canadienses, los cuales deben ser transferidos a Australia durante los 2 años próximos a la obtención de la visa; contar con activos de al menos 100 mil dólares australianos (adicionales a los activos anteriormente descritos) para emplear en el establecimiento del solicitante y su familia en Australia; demostrar un historial de negocios impecable; realizar exámenes médicos y presentar un certificado de buena conducta.

Adicionalmente, se le solicitará al candidato firmar una declaración de valores, en la cual se acepta el compromiso de respetar las leyes, normas y valores de la sociedad australiana.

Visa temporal para ejecutivo de alto nivel con patrocinio de un territorio
También denominada como visa clase 164, se otorga, por un período de 4 años, a ejecutivos de alto nivel, empleados de negocios importantes, cuyas probadas habilidades y genuino compromiso resultan la garantía de éxito para el desarrollo de una nueva inversión o para la continuación de un negocio importante ya existente en territorio australiano.

Se considera que un negocio es importante cuando ha facturado al menos 50 millones de dólares australianos en al menos 2 de los 4 años fiscales inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de visa del interesado.

El solicitante debe tener menos de 55 años de edad y contar con el patrocinio de una autoridad regional autorizada o de un territorio autorizado, es decir, que sean facultados para patrocinar una visa de negocios mediante publicación en gaceta oficial.

Adicionalmente, se le exige al candidato que posea un récord de negocios impecable y que haya ocupado al menos uno de los tres cargos más altos de la estructura gerencial de un negocio importante, en el cual el solicitante haya sido el responsable de promover las políticas y estrategias de un componente importante o de una amplia gamas de operaciones del negocio, en al menos dos de los cuatro ejercicios fiscales inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de la visa.

El solicitante, sólo o en combinación con su pareja, debe poseer activos por un valor total de 500 mil dólares australianos y debe ser capaz de transferirlos a Australia en los dos años siguientes al otorgamiento de la visa.

El inversionista debe, además, realizar esfuerzos constantes para el desarrollo de la empresa y participar activa y directamente en la gerencia del negocio.

Otros requerimientos son: realizar exámenes médicos, presentar un certificado de buena conducta y firmar una declaración de valores, en la cual se acepta el compromiso de respetar las leyes, normas y valores de la sociedad australiana.

Esta visa concede el derecho a establecer un negocio nuevo o ya existente en Australia y llevar al cónyuge o pareja de derecho común, (incluyendo una pareja del mismo sexo), así como a los hijos dependientes y otros miembros dependientes del núcleo familiar. El grupo familiar gozará del derecho al trabajo y al estudio en Australia. Todo el grupo tendrá derecho a entrar y a salir múltiples veces del territorio australiano y a tener acceso al sistema público de salud y al seguro social.

Luego de 2 años de poseer esta visa, el inversionista puede ser elegible para obtener una “visa permanente para propietario de negocio” o una “visa permanente para propietario de negocio con patrocinio de un territorio”.

Inversionistas

Visa temporal para inversionista
El sistema australiano la clasifica como visa clase 162. Se concede a inversionistas menores de 45 años y dominio del idioma inglés que pueden demostrar una acertada carrera en el mundo de los negocios y que están dispuestos a invertir en una empresa en Australia por 4 años.

El solicitante debe estar en capacidad de invertir en Australia la cantidad mínima de 1 millón 500 mil dólares australianos y debe comprometerse a involucrarse de manera directa en la operación.

Asimismo, el solicitante debe probar que, durante al menos 1 año de los 5 años inmediatamente anteriores a la solicitud, estuvo directamente comprometido en la operación de un negocio en el cual (solo o en combinación con un socio) fue propietario en cualquiera de las siguientes proporciones: dueño del 51% de un negocio que haya facturado al menos 400 mil dólares australianos por año; propietario del 30% de un negocio que haya facturado 400 mil dólares australianos o más por año; dueño del 10% de un negocio que realiza ofertas públicas en una bolsa de acciones.

El candidato también podría probar que, durante al menos 1 año de los 5 años inmediatamente anteriores a la solicitud, ha estado comprometido directamente (solo o en combinación con un socio) en la operación de una inversión mínima de 1 millón 500 mil dólares australianos.

Esta visa, que se concede por un período máximo de 4 años, permite llevar a la familia del solicitante -cónyuge o pareja de derecho común, incluyendo una pareja del mismo sexo, hijos dependientes y otros familiares dependientes-, quienes a su vez podrán trabajar o estudiar en Australia. Además, permite entrar y salir del territorio australiano de manera ilimitada. Sin embargo, no concede el derecho a gozar del sistema público de salud australiano, ni a recibir asistencia social pública.

Tras 2 años de poseer esta visa, el inversionista puede ser elegible para obtener una visa de negocios permanente.

• Visa temporal para inversionista con patrocinio de un territorio
También denominada como clase 165, se trata una visa que se concede a gente de negocios, menores de 55 años, que cuentan con el patrocinio de una autoridad regional australiana o de una región australiana y que están interesados en realizar una inversión en Australia, la cual debe ser de al menos 750 mil dólares australianos.

El candidato debe demostrar una exitosa carrera de negocios, con al menos 3 años de experiencia en la conducción de una inversión, donde el solicitante haya demostrados su elevado nivel gerencial.

Asimismo, debe probarse que durante al menos 1 año de los 5 años fiscales inmediatamente anteriores a la demanda de visa, el solicitante estuvo directamente comprometido en la operación de un negocio en el cual (solo o en combinación con un socio) fue propietario en cualquiera de las siguientes proporciones: 51% de propiedad de un negocio que haya facturado al menos 400 mil dólares australianos por año; 30% de la propiedad de un negocio que haya facturado 400 mil dólares australianos o más por año; dueño del 10% de un negocio que realiza ofertas públicas en una bolsa de acciones.

El candidato también podría probar que, durante al menos 1 año de los 5 años inmediatamente anteriores a la solicitud, ha estado comprometido directamente (solo o en combinación con un socio) en la operación de una inversión mínima de 750 mil dólares australianos.

Asimismo, se exige que el valor neto de los activos del solicitante (solo o en combinación con un socio) sea de al menos 1 millón 125 mil dólares australianos, durante los dos ejercicios económicos inmediatamente anteriores a la solicitud de visa.

El poseedor de esta vista tiene el derecho de llevar miembros de su familia (cónyuge o pareja de facto, hijos dependientes y otros familiares dependientes) quienes a su vez podrán trabajar o estudiar en Australia. Además, la visa permite entrar y salir del territorio australiano de manera ilimitada. Sin embargo, no concede el derecho a gozar del sistema público de salud australiano, ni a recibir asistencia social pública.

Se le exigirá que firme una declaración de valores australianos, confirmando que acepta el modo de vida australiano y que respeta las leyes del país.

Esta visa constituye un camino eficaz para obtener una visa de negocios permanente, una vez que el inversionista haya cumplido al menos 2 años con este estatus legal.