Publicidad


 

Para el período 2017-2018, Australia ofrece 190.000 plazas para el programa de inmigración, de las cuales, casi el 70% corresponde a trabajadores calificados.

Estas cifras hablan de la importancia capital que para el gobierno australiano tiene la fuerza laboral extranjera. Se espera que los recién llegados se sumen a la actividad productiva del país en el menor tiempo y al más bajo costo posible para la nación.

Esto significa que mientras más y mejor formado esté el trabajador, más oportunidades de emigrar a Australia tendrá y, por consiguiente, se espera que encuentre trabajo más rápido.

El sistema de inmigración calificada australiana es un programa selectivo que busca captar inmigrantes que estén capacitados para cubrir laboralmente las áreas económicas del país que requieren personal preparado.

Para obtener el máximo beneficio económico del sistema, para Australia es importante que los inmigrantes calificados gocen de una alta tasa de participación en la fuerza laboral y de una alta propensión a empleos calificados.

Aunque las condiciones de trabajo en Australia son en general muy buenas, el mercado laboral australiano es muy competitivo.

Australia realiza constantemente estudios de mercado para analizar el comportamiento de la fuerza laboral del país, especialmente de los inmigrantes y su adaptación al sistema de trabajo local.

Los estudios demuestran que los inmigrantes mejor preparados tienen más probabilidades de encontrar empleo y también tienen más probabilidades de estar en trabajos a tiempo completo y disfrutar de ingresos más altos en promedio.

Un factor que contribuye a estos resultados positivos es la Lista de profesiones en demanda que enumera las ocupaciones mayormente requeridas en el país. Australia revisa cada año las listas para que reflejen fielmente las necesidades del mercado australiano.

Adicionalmente, al candidato se le exige realizar una evaluación de sus competencias profesionales ante una autoridad australiana nacional de evaluación profesional. Este paso debe realizarse incluso antes del otorgamiento de la visa, por lo tanto, cuando el inmigrante llega a Australia está listo para ejercer su profesión sin demoras.

El conocimiento del idioma inglés juega un papel vital en la búsqueda de empleo de un inmigrante para el trabajo. Mientras mejor es el nivel de inglés, mayor es la probabilidad de encontrar trabajo. De hecho, se calcula que el 90% de los inmigrantes que hablan inglés como primera lengua o que tienen excelentes conocimientos del idioma encuentran trabajo en menos de 6 meses.

La edad del inmigrante es otro factor clave. Se calcula que la tasa de desempleo entre los inmigrantes cuyas edades están comprendidas entre 26 y 35 años es de 3%; entre 36 y 45 años es de 5% y para los mayores de 46 años es de 9%

La tasa anual de desempleo en Australia oscila entre 5 y 6%, en promedio.

En general, se puede decir que el éxito en la búsqueda de empleo en Australia depende de varios factores: la preparación del candidato, esto incluye las calificaciones, los conocimientos (entre ellos el manejo del idioma inglés) y la experiencia laboral; la ocupación del interesado y el tipo de trabajo que busca; su flexibilidad para aceptar otros empleos y las circunstancias económicas que pueden afectar la disponibilidad de vacantes en ciertas áreas laborales, en determinadas partes del país.

Publicidad


 

Una recomendación para todos los interesados en emigrar a Australia como trabajadores calificados es evaluar las competencias reales que se poseen, realizar búsquedas de empleo en diferentes ciudades de Australia desde el país de origen para verificar las vacantes y las condiciones de trabajo en el área del interesado y revisar la Lista de Ocupaciones Especializadas elaborada por Australia.

Ver también nuestra sección:

En nuestro foro de discusión ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Australia? hispanoparlantes de diversos países comparten preguntas, opiniones y experiencias sobre sus respectivos procesos de emigración.

 

Publicidad