La moneda oficial en Australia es el dólar australiano, que se representa con los signos A$ o AUD.

El dólar australiano se divide en 100 centavos de dólar. Hay billetes de 5, 10, 20, 50 y 100 dólares y monedas de 5, 10, 20 y 50 centavos y de 1 y 2 dólares.

Las características de los billetes australianos se describen a continuación:

• El billete de A$ 5 presenta su Majestad la Reina Isabel II y al reverso la Casa del Parlamento en Canberra, la capital del país.

• El billete de A$ 10 incluye las imágenes de los escritores y poetas Andrew Barton “Banjo” Paterson (1864-1941) y Mary Gilmore (1865-1962). Completan el diseño imágenes de la imaginería regional australiana: la representación de un vaquero australiano y escenas de la vida en el “outback”.

• El billete de A$ 20 incluye las imágenes de Mary Reibey (1777-1855), colona británica que llegó a Australia como convicta en 1792 y llegó a convertirse en una exitosa magnate del negocio naviero, así como una dedicada filántropa, y del Reverendo John Flynn (1880-1951), fundador del primer servicio aéreo médico de Australia, el Royal Flying Doctor Service.

• El billete de A$ 50 presenta al escritor e inventor aborigen David Unaipon (1872-1967) y a la primera mujer parlamentaria de Australia, Edith Cowan (1861-1932).

• El billete de A$ 100 ofrece una imagen de Nellie Melba (1861-1931), célebre cantante de óepra australiana, y del distinguido soldado, ingeniero y administrador general Sir John Monash (1865-1931), quien fue comandante general de Australia en la Primera Guerra Mundial.

El ente emisor de la moneda australiana es el Banco de Reserva de Australia, el cual es el banco central de Australia. Su objetivo es contribuir al mantenimiento de la estabilidad de precios, el pleno empleo y la prosperidad económica del país.

Entre sus funciones se encuentra el establecimiento de la tasa de cambio oficial acorde con la meta de inflación fijada a mediano plazo, la emisión de billetes y monedas y la gestión del oro y de las reservas de divisas australianas.

Más información sobre los billetes y monedas australianos en: www.banknotes.rba.gov.au

La tecnología australiana del billete de polímero
Australia es el país pionero en el sistema de billetes de banco elaborados en plástico o polímero.

La novedosa tecnología fue enteramente desarrollada por Australia y se introdujo por primera vez en 1988, con la emisión de un billete de plástico de 10 dólares, conmemorativo del bicentenario de la nación. Entre 1992 y 1996, se introdujeron progresivamente nuevas series de billetes de banco, todos impresos en polímero para reemplazar los billetes originales de papel moneda.

Los billetes plásticos duran cuatro veces más que los convencionales de papel, son más limpios y proporcionan una mayor seguridad frente a posibles falsificaciones. Cuando su vida útil finaliza, se trituran en pequeñas partículas y se reciclan en diferentes productos de plástico.

 

Con esta iniciativa Australia sentó las bases para una nueva era de billetes de banco más resistentes, más difíciles de falsificar y totalmente reciclables.

Actualmente, Australia produce billetes para numerosos países del mundo, entre ellos Bangladesh, Brunei, Chile, Indonesia, Kuwait, Malasia, México, Nepal, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Rumania, Samoa Occidental, Singapur, Islas Salomón, Sri Lanka, Tailandia, Vietnam y Canadá.

Australia suministra el polímero con una base de colores impresos y con algunas características fundamentales de seguridad. Los rollos de plástico se envían a los distintos países, donde las impresoras oficiales agregan cualidades adicionales determinadas por el banco central del país respectivo.

En sus distintos y originales diseños, los billetes de plástico exhiben transparencias con hologramas de difícil imitación. La tecnología australiana lucha eficazmente contra la falsificación.

Los servicios bancarios
Australia cuenta con una vasta oferta de servicios bancarios y financieros como bancos, cooperativas, empresas de seguros y fondos de pensiones o inversión.

Los principales bancos tienen sucursales en cada ciudad y centro regional. El horario de atención al público es de lunes a jueves de 9:30 a.m. a 4:00 p.m. y los viernes hasta las 5:00 p.m. Algunas sucursales, además, tienen horario extendido los sábados por la mañana.

Existen cajeros automáticos (Automatic Teller Machines o ATM) en la mayoría de los centros comerciales, que funcionan 24 horas al día.

Muchos grandes almacenes, supermercados y tiendas especializadas cuentan con terminales de transferencia bancaria (Electronic Funds Transfer at Point of Sale – EFTPOS) a través de los cuales se pueden hacer compras o retirar efectivo.

El sistema bancario australiano es tecnológicamente desarrollado y seguro. Sin embargo, si alguna persona resulta víctima de robo o fraude, puede solicitar ayuda en la Comisión Australiana de Títulos e Inversiones.

Más información sobre la “Australian Securites and Investments Commission” en : www.asic.gov.au

Abrir una cuenta bancaria
En Australia, resulta útil y necesario abrir una cuenta de banco pues la mayoría de los ingresos, como los sueldos o salarios y los beneficios del gobierno, se pagan directamente a los ciudadanos a través de una cuenta bancaria.

Al llegar a Australia, se recomienda abrir la cuenta bancaria en un plazo no mayor de seis semanas, ya que, por lo general, el procedimiento es muy sencillo: sólo se necesita presentar el pasaporte como identificación personal.

Después de seis semanas a partir de la llegada al país, el ciudadano necesitará presentar otros documentos de identificación, además del pasaporte, para abrir la cuenta; por ejemplo, el permiso de conducir, una tarjeta de empleado, el certificado de nacimiento, la tarjeta de Medicare o cualquier documento donde aparezca la fotografía y la dirección del interesado.

Los bancos piden también el número de identificación de contribuyente (Tax File Number) para la identificación fiscal.

En algunos casos, el banco podrá solicitar información adicional. Por ejemplo, si se va a abrir una cuenta de estudiante, o una cuenta especial para jubilados, se le pedirá a la persona pruebas de su elegibilidad.

Cuando las cuentas se abren a través de Internet, la persona debe llenar planillas electrónicas que deberá imprimir, firmar y enviar por correo al banco, junto con una fotocopia de algún documento de identidad. La cuenta no se activará hasta que el banco reciba los documentos y las planillas en papel firmadas.

Abrir una cuenta bancaria puede tardar entre 5 y 10 días hábiles, dependiendo del tipo de cuenta que se desee. Lapso que necesita el banco para recibir, revisar y verificar toda la información suministrada por el cliente.

Más información sobre cómo elegir la mejor cuenta bancaria y como utilizar los servicios financieros de los bancos australianos en: www.bankers.asn.au/smarter-banking

Australian Bankers’ Association INC.
Web: www.bankers.asn.au/

A la hora de elegir un banco debe tenerse en cuenta todas las ventajas que la institución ofrece a través de sus instrumentos bancarios y financieros. A veces, las tasas de interés pueden variar notablemente de una institución a otra.

Conviene elegir un banco que ofrezca servicios especiales a los inmigrantes, como por ejemplo atención en español o tarjetas de crédito con beneficios para los recién llegados.

Algunos de los bancos australianos más importantes son:

Westpac
Commonwealth Bank
National Australian Bank
Australian and Newzealand Bank
Suncorp
St. George Bank

Conviene visitar el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Australia? para conocer las experiencias de otros que ya eligieron esta nación como destino de emigración.