La moneda oficial es el dólar canadiense, que se representa con los símbolos $ o CAD$. Hay 100 centavos en 1 dólar.

Los papeles más comunes son los billetes de CAD $5, CAD $10 y CAD $20, aunque también se usan los billetes de CAD $50 y CAD $100. Las monedas incluyen el “penny” (un centavo), el “nickel” (cinco centavos), el “dime” (10 centavos), el “quarter” (25 centavos), y las monedas de CAD $1 y CAD $2. Estas dos últimas son coloquialmente conocidas en inglés como “looney, loonie o loony” y “tooney, twonie o toony”. “Looney” hace referencia a la ilustración que posee la moneda de 1 dólar de un ave típica de los lagos y ríos del norte del país, conocida en inglés como “loon”. “Tooney” es un vocablo inventado para que rimara con “looney”. Por lo tanto, cuando informalmente se oye decir “looney and tooney”, se está haciendo referencia a las monedas de 1 dólar y de 2 dólares, respectivamente.

Los billetes canadienses de uso más frecuente son los de 5, 10 y 20 dólares.
Los billetes canadienses de uso más frecuente son los de 5, 10 y 20 dólares.

Los billetes de curso legal en Canadá son elaborados con la tecnología de polímero originaria de Australia. Es un papel moneda de plástico que dura 2,5 veces más que los tradicionales de papel, reduciéndose así los costos de reemplazo y el impacto ambiental. Son sedosos al tacto, no se arrugan, son más limpios y es muy difícil rasgarlos con las manos. Además, son resistentes a las altas temperaturas (sobre 100 grados C) y a las muy bajas también (hasta menos 60 grados C). En consecuencia, son perfectos para el prolongado y frío invierno canadiense.

Sin embargo, la característica más notable de los billetes canadienses se encuentra en el diseño que exhibe transparencias que contienen hologramas visibles a contraluz.

El de 100 dólares presenta una hoja de arce dentada que contiene en su interior otra más pequeña donde puede leerse el número “100”. Además, en otra transparencia del mismo billete se incluye un retrato metálico de un edificio que cambia de color con el movimiento.

Estas cualidades, que, por demás, expresan un gran cuidado en la manufactura, funcionan como elementos de seguridad que hacen más difíciles las falsificaciones.

Más información sobre los billetes y monedas canadienses:
Web: www.bankofcanada.ca/

Los servicios bancarios
Canadá cuenta con una vasta oferta de servicios bancarios y financieros conformada por más de 23 bancos nacionales y numerosas filiales y sucursales de bancos extranjeros que ofrecen servicios integrales. Además, existe la industria financiera cooperativa canadiense, pionera y única en Norteamérica y que constituye una importante fuente de empleos en algunas provincias, como Quebec, donde es la líder del sector. En total, estas instituciones manejan activos de más de 3.6 trillones de dólares.

Los principales bancos canadienses ofrecen una amplia gama de servicios bancarios, servicios de inversión y servicios financieros. Tienen una extensa red de distribución en todo el país y también son activos en los Estados Unidos, América Latina, el Caribe, Asia y en otras partes del mundo.

Los canadienses están habituados a utilizar los múltiples servicios de la banca comercial. Para los consumidores, la experiencia bancaria es más cómoda y útil gracias a la capacidad de utilizar las tarjetas de débito (91%); al acceso a una red nacional de cajeros automáticos (89%), conocidos cono “Automatic Teller Machine o ATM” en inglés y “guichets automatiques” en francés; a la posibilidad de pagar sus facturas de forma electrónica (87%); y al uso de los servicios bancarios línea (86%).

Los principales bancos tienen sucursales en cada ciudad. El horario de atención al público en la mayoría de las sucursales es de lunes a jueves de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y los viernes hasta las 5:00 p.m. o incluso hasta las 6:00 p.m., dependiendo de la sucursal. Algunas sucursales, además, tienen horario extendido los sábados por la mañana. Los cajeros automáticos funcionan 24 horas al día, todos los días del año, y se encuentran en la mayoría de los centros comerciales y en casi todas las sucursales bancarias.

Muchos grandes almacenes, supermercados y tiendas especializadas cuentan con terminales de transferencia bancaria electrónica (llamadas Interac) a través de los cuales se pueden hacer compras con tarjetas de débito y retirar efectivo.

Los bancos son los principales emisores de tarjetas de crédito en Canadá y ofrecen la mejor tasa de interés. También se pueden obtener de tiendas de departamentos, estaciones de gasolina o corporaciones. Las principales tarjetas aceptadas son Visa, MasterCard, American Express y otras. Al optar por una tarjeta de crédito, se debe tomar en cuenta las responsabilidades que implica su mantenimiento, el pago de la cuota anual y el pago de los intereses que suelen ser más altos que un crédito directo con el banco.

El sistema bancario canadiense es tecnológicamente desarrollado y seguro. Además, internacionalmente se le reconoce como muy conservador, lo que le ha ganado el prestigio de contarse entre los más confiables del mundo. Los bancos de Canadá aparecen frecuentemente en las listas de los bancos más seguros y estables del planeta.

Más información sobre el sistema bancario comercial canadiense en el sitio oficial de la “Canadian Bankers Association” :
Web: www.cba.ca/

Abrir una cuenta bancaria
Tener una cuenta bancaria es muy importante en Canadá pues la mayoría de los ingresos, como los sueldos o salarios, se pagan directamente a los ciudadanos a través de una cuenta bancaria. Además, permite construir el historial bancario y crediticio de una persona, necesario para solicitar préstamos hipotecarios.

Para abrir una cuenta bancaria, el interesado debe suministrar datos personales y presentar varios documentos personales.

Generalmente, se solicita una o dos de las siguientes piezas:

• Pasaporte.

• Tarjeta de residencia permanente o los formularios IMM 1000 o IMM 1442 d Inmigración Canadá.

• Tarjeta del seguro social emitida por el gobierno de Canadá (Social Insurance Number, SIN, en inglés, o Numéro d’assurance sociale, NAS, en francés).

• Tarjeta del seguro de salud (“Health Insurance” o “Assurance-maladie”) emitida por el respectivo gobierno provincial.

• Permiso de conducir canadiense.

El personal del banco puede requerir identificación adicional con fotografía y firma, si tiene razones para dudar de la autenticidad de los documentos de identidad presentados.

Si el nombre, fecha de nacimiento, dirección y trabajo del solicitante no aparecen en la identificación presentada, el banco solicitará esta información, la cual deberá proveerse a menos que la persona aún no tenga una dirección propia y esté desempleada.

La Ley del Impuesto sobre la Renta obliga a los bancos a solicitar a los interesados el número del Seguro Social candiense (Social Insurance Number, SIN, o Numéro d’assurance sociale, NAS) al abrir una cuenta con intereses, para poder informar de los intereses sobre los ingresos al gobierno. Sin embargo, dependiendo del tipo de cuenta, el banco puede abrir la cuenta sin su solicitar el SIN o NAS.

Dependiendo del perfil del cliente y de las exigencias del banco, se pueden aplicar límites de retiro en cajeros automáticos, políticas de retención de los fondos de los depósitos no electrónicos o exigencia de depósitos de dinero para el otorgamiento de una tarjeta de crédito.

Sin embargo, existen en el mercado paquetes bancarios especiales para inmigrantes recién llegados (“newcomers” en inglés o “nouveaux arrivants” en francés) que tienen en cuenta que el cliente no tiene historial crediticio en Canadá y, muchas veces, no posee aún empleo. Estos productos bancarios para extranjeros (residentes permanentes, trabajadores temporales y estudiantes internacionales) ofrecen cuentas libres de interés por un año, tarjetas de crédito con límites bajos, pero sin exigencia de depósitos en garantía y muchas ventajas adicionales, muy provechosas.

Conviene informarse de las ofertas bancarias para inmigrantes. Los bancos canadienses buscan captar al mayor número de clientes por lo que suelen ser bastante agresivos con los mensajes publicitarios. Ellos se encargarán de que el cliente conozca sus servicios para inmigrantes.

A la hora de elegir un banco en Canadá, deben tenerse en cuenta todas las ventajas que la institución ofrece a través de sus instrumentos bancarios y financieros. A veces, las tasas de interés pueden variar notablemente de una institución a otra.

Conviene elegir un banco que ofrezca servicios especiales a los inmigrantes, como por ejemplo atención en español.

Algunos de los bancos canadienses más importantes son:

CIBC – Canadian Imperial Bank of Commerce
BMO – Bank of Montreal
RBC – Royal Bank of Canada
Scotia Bank
TD – Toronto-Dominion Bank

Otros bancos canadienses importantes son:

CWB – Canadian Western Bank, líder en Alberta
Desjardins, líder en Quebec

La cuenta de ahorro libre de impuesto
En Canadá existe una figura bancaria denominada cuenta de ahorro libre de impuesto (en inglés “Tax Free Savings Account”, TSFA, o, en francés, “Compte d’épargne libre d’impôt”, CELI) que permite al cliente obtener ingresos de inversión que no están sujetos a impuestos. Todos los canadienses y residentes permanentes mayores de 18 años, con un número de seguro social (SIN o NAS) pueden contribuir hasta 5 mil dólares al año en un TSFA o CELI. Las opciones de inversión son variadas: en efectivo, acciones, bonos o fondos comunes. No se paga ningún impuesto sobre los rendimientos de la inversión (intereses, dividendos o ganancias de capital) o en los retiros de la TSFA o CELI, pero las contribuciones no son deducibles de impuestos.

Una cuenta libre de impuesto puede abrirse en cualquier banco. Se sugiere solicitar la información pertinente al consejero bancario.

Cuenta de ahorro al fondo de pensiones
Se trata de otra figura bancaria canadiense llamada en inglés “Registered Retirement Savings Plan” (RRSP) y en francés “Régime enregistré d’épargne-retraite” (REER), la cual permite ahorrar dinero libre de impuesto para el retiro o pensión. Al igual que el TSFA o CELI, permite diversas opciones de inversión y la diversidad del fondo lo elije el interesado, quien también puede emplear el dinero para adquirir una vivienda. Las contribuciones a este fondo son deducibles del impuesto. Los consejeros bancarios conocen muy bien esta figura y pueden explicar al interesado los detalles de su funcionamiento.

Visita el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Canadá?