Nueva Zelanda: desconfinamiento cauteloso y cambios en la inmigración

Así avanza el desconfinamiento y la reapertura de los programas de inmigración en Nueva Zelanda.

La pandemia registra más de 10 millones de casos confirmados globalmente y ha superado el medio millón de muertes. Queda claro que aún en una “nueva normalidad” los estragos del COVID-19 seguirán impactando los procesos migratorios en todo el mundo. Esta es la situación para quienes emigran a Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda no baja la guardia y suspende varios programas de inmigración

Este país, reconocido por su eficiente gestión de la crisis generada por el COVID-19, ha emprendido un retorno a la “normalidad” cauteloso.

Aunque se ha flexibilizado el movimiento de las personas dentro de su territorio, las normas de higiene y distanciamiento se mantienen y hay mucho énfasis en exhortar a la población a mantener la máxima colaboración en los meses por venir.

De momento, solo pueden ingresar a Nueva Zelanda los ciudadanos o residentes y sus familiares inmediatos y varios programas de inmigración han sido cancelados hasta nuevo aviso.

Casos de contagio de COVID-19 en Nueva Zelanda

Al 30 de junio de 2020, Nueva Zelanda, un país de casi 5 millones de habitantes, no registra nuevos casos de contagio de COVID-19. Con apenas 22 casos activos, todos llegados del extranjero y que están siendo controlados en instalaciones de aislamiento, el país no tiene ya casos de contagio comunitario.

El total de casos confirmados es de 1.178, y se han hecho casi 400.000 pruebas de despistaje hasta la fecha. A principios del mes de junio de 2020, el país entró en grado de Alerta 1.

Publicidad


 

Entre las políticas que ha aplicado el Ministerio de Salud neozelandés está el seguimiento de las personas que han pasado por instalaciones de aislamiento y cuyos tests dieron negativos.

NZ COVID Tracer app

El gobierno de Nueva Zelanda ha creado también un app oficial que sirve para llevar una especie de diario digital de los lugares por los que transita una persona y permite rastrear cualquier potencial exposición al Coronavirus. Más de 500.000 personas la están utilizando y los registros continúan creciendo.

Estos datos son importantes para entender el contexto del país que hasta ahora ha resultado el más exitoso en la lucha contra la pandemia.

En este momento, cuando se inicia el desconfinamiento progresivo a escala mundial, Nueva Zelanda se enfoca en estar preparada. Sobre todo en tener suficientes pruebas de despistaje del virus y capacidad de rastreo y detección de nuevos casos.

La estrategia de eliminación

Un abordaje sostenido para “mantener (la pandemia) fuera del país, encontrarla y erradicarla” es lo que se conoce como la estrategia de eliminación emprendida por Nueva Zelanda. Los componentes de esta estrategia son: control de las fronteras, vigilancia de la enfermedad, distanciamiento físico y medidas de higiene.

El gobierno de Nueva Zelanda ha sido muy claro al afirmar que “aceptamos que esta estrategia será necesaria a largo plazo, durante varios meses o incluso más”.

Control de las fronteras en Nueva Zelanda

El nivel de Alerta 1 implica que las personas pueden viajar y estar en contacto con un poco más de libertad dentro del país.

El control de las fronteras es una pieza clave para prevenir una segunda ola de la epidemia, pues con más gente activa y moviéndose, cualquier nuevo caso que ingrese al país puede iniciar un contagio acelerado.

Las normas actuales establecen que toda persona que ingrese al país, deberá permanecer en una instalación de aislamiento durante 14 días y dar negativo en un test para poder regresar a su comunidad.

Quiénes pueden entrar a Nueva Zelanda

Únicamente ciudadanos y residentes neozelandeses y sus familiares inmediatos (hijos y pareja) están autorizados para entrar al país. Esto incluye a los estados de libre asociación: Islas Cook, Niue, Tokelau; y los ciudadanos australianos que son residentes permanentes en Nueva Zelanda.

La entrada para ciudadanos de otros países continúa cerrada, a menos que formen parte de un grupo dentro de las exenciones, como los trabajadores médicos o esenciales.

Visas y permisos en Nueva Zelanda

Las personas con una visa de visitante, trabajo o estudio con fecha de vencimiento entre el 2 de abril y el 9 de julio de 2020 y que se encontraban en Nueva Zelanda para el 2 de abril, recibirán una extensión en sus visas hasta el 25 de septiembre de 2020.

Quienes posean una visa cuya fecha de vencimiento sea posterior al 9 de julio, y se encuentren en Nueva Zelanda, deberán, o bien abandonar el país antes de que sus visas expiren o tramitar una nueva visa.

Las personas que tienen una visa que venció antes del 2 de abril y se encuentran en territorio neozelandés, están en situación de ilegalidad y deberán abandonar el país apenas sea posible y solicitar una visa especial temporal, bajo la sección 61 del Acta de Inmigración.

Procesos de residencia en Nueva Zelanda

El pasado 14 de mayo de 2020 el gobierno neozelandés reinició los procesos de aplicación para visas de residencia. Los procesos en los que el solicitante se encuentre en territorio neozelandés tendrán prioridad.

Las oficinas de Inmigración de Nueva Zelanda continúan cerradas hasta nuevo aviso.

Visas temporales en Nueva Zelanda

En este momento, la prioridad son los trabajadores de la salud y de otros sectores críticos para el combate de la pandemia.

Para las aplicaciones para una visa de trabajador calificado las autoridades neozelandesas deberán considerar ahora una serie de factores, incluida la necesidad de contribuir con las empresas del país para proveer sus servicios y dar prioridad a los trabajadores neozelandeses.

Sin embargo, las autoridades de Nueva Zelanda animan a los solicitantes a aplicar en línea para las visas para las que pudieran ser elegibles.

Advierten que las aplicaciones en papel tomarán más tiempo del acostumbrado, debido a las capacidades reducidas del personal en estos momentos.

Habrá que esperar más tiempo para los procesos de visado y también se pedirá más información a los solicitantes. Para más detalles, visite la página oficial de inmigración.

Programas de visa pospuestos en Nueva Zelanda

Como medida temporal, el gobierno neozelandés ha pospuesto los siguientes programas de visado:

  • Selecciones de Expresión de Interés (EOI, en inglés) en la Categoría Inmigrante Calificado (SMC) y en la Categoría Padres.
  • Registros para la cuota de Samoa (SQ) y la categoría Pacific Access (PAC).
  • 19 proyectos de Trabajadores Estacionales para los próximos 6 meses, que han sido suspendidos (medida que afecta, por ejemplo, a trabajadores provenientes de España, Perú y Argentina).

Refugio en Nueva Zelanda

La Unidad de Estatus de Refugio de Nueva Zelanda se encuentra temporalmente cerrada. Todas las entrevistas han sido pospuestas y los procesamientos están suspendidos.

Las personas que deben presentar documentos, serán avisadas oportunamente cuándo podrán presentarlos. Toda información deberá ser enviada de manera electrónica.

Toda aplicación futura deberá hacerse cuando las oficinas de Inmigración estén de nuevo abiertas.

Para más información sobre inmigración y refugio en Nueva Zelanda, puede consultar este enlace oficial.

Medidas de higiene y distanciamiento en Nueva Zelanda

Distanciamiento físico, higiene, permanecer en casa en caso de presentar síntomas y utilización efectiva del equipo de protección personal (máscara, viseras o guantes) son las medidas voluntarias que el gobierno de Nueva Zelanda mantiene en pie como parte de su estrategia de eliminación.

Hasta el momento, ha habido un número relativamente bajo de casos de personas que se rehúsan a cumplir con las medidas.

Nueva Zelanda sigue siendo un país modelo por seguir en la lucha contra el COVID-19.

Más información sobre el impacto del COVID-19 en los procesos migratorios de distintos países, en nuestra sección Noticias >>

 

Publicado el 2 de julio de 2020.

 

Publicidad