Debate migratorio o abstención del voto hispano definirán la elección presidencial de Estados Unidos

elección de EE.UU.

A menos de una semana de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, las cifras de votantes hispanos son históricas: 23.7 millones de estadounidenses de origen latino podrán sufragar el 6 de noviembre.

Debate migratorio y voto latino en elección de EE.UU.

De acuerdo con datos del Pew Hispanic Center, hay 4.2 millones de nuevos latinos elegibles para votar, lo que representa un aumento del 9.5% del total de votantes hispanos en comparación con las elecciones de 2008.

Esto significa que el 11% del electorado total, conformado por 215 millones de votantes, son de origen hispano.

Para muchos analistas el voto hispano o latino será clave para definir al próximo presidente de Estados Unidos, del mismo modo que ocurrió en 2008.

Sin embargo, cálculos optimistas de diversos analistas estiman que sólo el 50% del electorado latino votará, lo que se calcula en aproximadamente 12 millones de votantes.

Minoría latina

Tradicionalmente, la minoría latina –la más numerosa de la nación- tiende a sentirse poco conectada con la realidad política de Estados Unidos. En 2008, el 50% del electorado latino votó, contra el 65% de los afroamericanos y el 66% de los blancos. Se cree que las cifras se repetirán o bajarán el próximo 6 de noviembre.

Publicidad


 

Un factor que puede avivar la abstención es la alta proporción de jóvenes en la comunidad latina (casi un tercio de entre 18 y 29 años), quienes tienden a rehuir del voto pues no lo visualizan como una obligación ciudadana ni como una necesidad.

Según el analista político Andrés Oppenheimer, columnista de El Nuevo Herald, “la clave de estas elecciones no será si los latinos apoyan a Obama, sino si salen a votar el día de las elecciones.

La estrategia de Romney en estos últimos días antes de la elección será tratar de disminuir el entusiasmo de los votantes latinos por Obama, recordándoles el alto desempleo entre los hispanos, con el propósito de que se queden en sus casas el 6 de noviembre.”

Según el Pew Hispanic Center, el 69% del electorado latino ha expresado su intención de votar por Obama, frente al 21% que ha dicho que lo hará por Romney y el 10% que no sabe por quién votará.

Queda claro que Obama cuenta con el voto hispano. “No ha tenido que hacer mucho para ganar el apoyo de los latinos, porque Romney ya se ha encargado de ello. La gran pregunta —de la que podría depender el resultado de la elección— es si los hispanos que apoyan al Presidente saldrán a votar.”, dice Oppenheimer.

El debate migratorio

La preocupación de la población hispana en Estados Unidos sobre el futuro de más de 11 millones de latinoamericanos indocumentados es, sin duda, un factor determinante para vencer la abstención del voto de esa comunidad.

Economía, empleo, tema migratorio e impuestos ocupan la lista de las mayores preocupaciones del electorado hispano.

Muchos analistas coinciden en que el tema migratorio sí tiene el potencial de definir el voto hispano que, por ejemplo, puede inclinar la balanza hacia Obama en varios estados clave de gran población hispana como Nevada, Colorado y Florida. El estado de Arizona es otro buen ejemplo, donde se aplica la controvertida ley que obliga a la policía a controlar el estatus migratorio de los detenidos en base a una “sospecha razonable” de que son indocumentados.

Latinos estadounidenses

Los latinos estadounidenses tienen lazos afectivos estrechos con los indocumentados. El 6 de noviembre se enfrentarán al dilema moral de salir a votar por el presidente que ha prometido la más importante reforma migratoria de la historia del país o por el candidato republicano que considera la Ley de Arizona como una “ley modelo para el país”.

Obama declaró recientemente que si logra la presidencia por segunda vez, una razón de peso del triunfo habrá sido que “el candidato republicano y el Partido Republicano se ganaron la antipatía del grupo demográfico que crece con mayor rapidez en el país, los latinos.”

La comunidad hispana, sin embargo, se pregunta qué va a hacer Obama para ganar los votos republicanos necesarios para aprobar la reforma migratoria en el Congreso.

Foro Nacional de Inmigración (National Immigration Forum)

Katherine Vargas, vocera del Foro Nacional de Inmigración (National Immigration Forum), afirma que el presidente Obama no ha sido claro en explicar cómo logrará obtener la mayoría para la aprobación de los cambios necesarios.

“Se necesitan los votos republicanos para lograr la reforma migratoria que ya fue prometida en 2008”, señaló.

Susana Martínez, gobernadora republicana del estado de Nuevo México, ha declarado que Obama “no quiere hablar de inmigración” en sus debates presidenciales con Romney porque “no ha hecho nada” en la materia.

Acción Diferida (Deferred Action for Childhood Arrivals)

Las duras críticas a la gestión en materia migratoria, fueron respondidas por el presidente Obama, en junio pasado, con la suspensión de las deportaciones de los estudiantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños, en lo que se conoce como Acción Diferida (Deferred Action for Childhood Arrivals).

La medida fue bien recibida por muchos líderes latinos y activistas de los derechos de los inmigrantes hispanos y se entendió como una clara demostración del compromiso del presidente Obama por la reforma migratoria que forma parte esencial de su discurso político.

Más información sobre el tema en la sección La reforma migratoria en Estados Unidos.

Publicado el 2 de noviembre de 2012

Publicidad