Josefina García, comunicadora social, desde Estados Unidos:

fotoeeuu_peq“A partir del complejo proceso vivido, les doy unas recomendaciones para ahorrar tiempo en la búsqueda de un empleo acorde con sus conocimientos y experiencia”.

Profesión: comunicadora social

Edad: 44 años

Ciudad/ País de origen: Valencia, Venezuela

Fecha de salida: mayo de 2012

Ciudad/ País de destino: Estados Unidos

¿Por qué te fuiste de tu país?

Porque la situación de Venezuela se transformó en un estancamiento laboral que sufrí por años. Además, quería garantizarles a mis hijos algunas libertades que disfruté en mi infancia y juventud.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Estar lejos de mis familiares y de todo aquello que sigo amando de nuestro país.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

A pesar de que el trámite de la Lotería de Visas se puede realizar de forma gratuita y directamente por la página web del Departamento de Estado, hace dos años pagamos, a una entidad privada que ofrece servicios de inmigración, un paquete de varios intentos en ese sorteo. Ganamos en la segunda vuelta y la misma empresa nos puso en contacto con un escritorio jurídico, cuyo servicio para la gestión posterior fue inmejorable.

Describe los primeros tiempos

La adaptación fue fácil, puesto que mi esposo y yo conocíamos el idioma. Asimismo, el sistema escolar público ayudó a mis hijos a sobrellevar su deficiencia educativa. De modo que hasta me sorprendieron los buenos resultados que obtuvieron.

Describe tu situación actual

Mi esposo y yo nos encontramos en la búsqueda de un empleo a la altura de nuestros conocimientos y experiencia. Y reconozco que este es un proceso complejo. Por esa razón y con base en la experiencia adquirida en los últimos meses, me permito darles unas recomendaciones para que ahorren tiempo. En primer lugar, señalo que el conocer a alguien que los ayude a entrar a una organización aquí también se valora mucho. Con respecto a lo que se puede esperar cuando se busca un trabajo en Estados Unidos, considero que los siguientes son datos útiles: •Si ya viven en esta nación legalmente, visiten la oficina de empleo correspondiente a su ciudad. En ella, por lo general, ofrecen talleres gratuitos que orientan para presentarse bien en el mercado laboral. •Si, en cambio, están haciendo todo lo que pueden desde su país (más inteligente y menos costoso), mis consejos son: • Abran una cuenta en Linkedin, aunque sea gratuita. • Preparen su currículo en inglés y como se estila en esta tierra (esto es muy importante porque, a menudo, se piensa que basta con traducir el que se usa en Venezuela; y no es así). En verdad, los modelos son diametralmente opuestos: en este país no se incluyen foto ni información personal. Es más, es ilegal que pregunten asuntos relativos a raza, credo, orientación sexual y, en cierta medida, edad. Centrados y en la parte de arriba, se escriben el nombre del solicitante y sus datos de contacto. En este último aspecto, la dirección no es indispensable; pero el teléfono y el correo electrónico sí lo son. De seguida, va una pequeña descripción personal del trabajo ofertado y la finalidad que se persigue con la solicitud. Se comienza con las habilidades (skills); por ejemplo, programas de computación que se manejan bien y los idiomas que entienden, hablan y escriben. A continuación, se expone la experiencia laboral, que se remite a los últimos diez años y abarca el puesto que se desempeñó, el nombre de la empresa, el período en el que se trabajó y la ubicación (ciudad y país). Por cada cargo, se especifican las tareas cumplidas o las más importantes vinculadas con el empleo solicitado. Hay quien dice que se debe elaborar un currículo para cada oportunidad. En mi caso, he preparado varios modelos, conforme a los perfiles requeridos. En diversas ocasiones, me han sugerido que, a partir de la descripción del cargo al que opto, copie frases completas de esa enumeración en mi currículo (si se corresponden, claro está). Lo anterior se justifica -según me explicaron- porque en la era electrónica, por el volumen de peticiones recibidas para llenar una vacante, existen programas especializados en filtrar los candidatos y los criterios utilizados para tal fin suelen encontrarse en la descripción del empleo. Se ha de incluir al menos un logro o un reconocimiento por cargo. En la segunda página, se indican los estudios realizados. Si se tiene que escoger entre estos, elija los más relacionados con la posición a la que se aspira. Trate de escribir su currículo en un máximo de dos páginas. • Conviene divulgar la información contenida en su currículo en el perfil de Linkedin. • Para cada solicitud de empleo específica, se pide una carta (cover letter) en la que se conectan los conocimientos y experiencias con el puesto que se desea. Para ello, se debe conocer, al menos, lo básico de la organización donde se quiere trabajar. • Existen portales donde constantemente se publican ofertas de empleo y, para formalizar la solicitud, se envía el currículo por correo electrónico con la carta antes mencionada. Otras veces, esos portales conducen directamente a la sección de la organización que tiene la vacante y, en su página web, más allá de recibir el currículo y la carta, someten al aspirante a uno o varios cuestionarios, algunos de los cuales requieren hasta dos horas para responderlos. Por lo general, una vez completado el cuestionario, llega automáticamente un correo electrónico de acuse de recibo de la información y la advertencia de que contactarán solo a los escogidos. • Hay que colgar el currículo en buscadores como Monster.com, Snagajob, Careerbuilder.com, entre otros. Esos programas son gratuitos, pero unos cuantos tienen opciones pagadas más efectivas, de acuerdo con lo que promocionan. • Luego, el solicitante se ha de preparar para que lo llamen. De conformidad con lo que me han dicho, la finalidad de un buen currículo radica en conseguir la entrevista. Después, queda todo de parte del entrevistado. • Es de suma importancia, en este paso, investigar sobre la organización donde se desea trabajar. • Asimismo, recordar que a la entrevista se llevan una copia del currículo, una lista de las personas de referencia y las cartas respectivas, si se poseen. • Si el interesado está fuera de Estados Unidos, con frecuencia se le entrevista por Internet, a través de programas como Skype u ooVoo, también gratuitos, que permiten video teleconferencias. Por eso, es bueno abrir con anticipación una cuenta en esos programas. • Igualmente, en YouTube se encuentran videos que guían para llevar a cabo la entrevista con éxito. • Posterior a la entrevista, se recomienda el envío de una carta de agradecimiento al entrevistador. • Por último, se prevé que el proceso continúe con llamadas de seguimiento mientras el interesado sepa que la selección sigue en pie o hasta que escojan a otro candidato.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

De ninguna manera me arrepiento. De hecho, lo sigo intentando.

¿Piensas volver a tu país?

No me desligo de mi patria y, aunque no regrese por los momentos, hay mucho que se puede hacer por ella desde aquí.

Testimonio publicado el 16 de septiembre de 2013.

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>