Amanda Martínez, estudiante, desde Alemania

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Ha sido un gran reto y, pese a los innumerables obstáculos y frustraciones, al final aprendes de esas experiencias”.

Profesión: Estudiante

Edad: 16 años

Ciudad/ País de origen: México

Fecha de salida: 7 de agosto de 2009

Ciudad/ País de destino: Alemania.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Desde siempre quise vivir la oportunidad de conocer una nueva cultura a fondo. También deseaba obtener una mejor educación.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Pues, simplemente, que quizás estaba muy joven para irme. No obstante, siempre había sido mi sueño venirme para acá y lo veía posible al terminar la universidad. De modo que, en cuanto vi una posibilidad de partir, no dudé en luchar por ella.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Cuando empecé a aprender el idioma alemán, pensé en la posibilidad de ir a Alemania algún día. Aparte de mejorar mis habilidades con la lengua, me parecía un país interesante y tenía inmensas ganas de experimentar su cultura directamente.

Describe los primeros tiempos

Al principio todo era nuevo y perfecto. Me sentía emocionada, ya que llegué e hice varios viajes por algunas de las ciudades más conocidas de Alemania. El ambiente era hermoso y yo me encontraba demasiado cómoda. Llegué a la casa de una familia alemana que me acogió muy bien y han sido bastante amables. Al entrar a la escuela, mi vida cambió poco a poco, porque ya no era la “Alemania turística” que había disfrutado antes. Empezaba a percibir lentamente las diferencias culturales, no tenía amigos y en las clases exigían muchísimo, sin tomar en cuenta mi dificultad con el idioma y el hecho de que en esta nación la educación es mucho más avanzada que en México. Donde yo vivo y hasta la fecha, me cuesta simpatizar con la gente, pues es un pueblo pequeñito, con personas que se conocen muy bien entre sí y a los extranjeros (de otro país o alemanes no nacidos aquí) les ponen mala cara. En fin, fue un principio bien difícil, hubo muchos momentos en los cuales consideraba volver; pero luego recordaba que este era mi sueño y que continuaría como fuese. Me sentía sola, sin familia y sin amigos, no me adaptaba y las cosas, en vez de facilitarse, se volvían más y más difíciles.

Describe tu situación actual

He logrado integrarme cada vez más, todo ha ido cediendo y no cuento con muchos amigos, pero sí con unos cuantos y eso me ha ayudado significativamente. En la escuela, el trabajo sigue siendo muy difícil, a decir verdad. Sin embargo, con gran esfuerzo de mi parte, salgo adelante.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No, no me arrepiento para nada. Ha sido increíblemente difícil, pero eso me ha ayudado a crecer mucho como persona y a madurar bastante. Creo que me hice grandes ilusiones e imaginé que todo sería, en cierto modo, más fácil; que la gente mostraría un poquito de apertura y que conseguiría amistades. En fin, que no me resultaría tan difícil. Por el contrario, al llegar me di cuenta de que estaba irremediablemente equivocada. Sucedió igual en la escuela donde, a pesar de que sabía que en Alemania estarían un poco más avanzados, nunca me imaginé en qué grado y cuánto me exigirían. De manera que me hice muchas ilusiones y me llevé incontables decepciones. En realidad, ha sido un gran reto y, si bien se presentan innumerables obstáculos y frustraciones, al final aprendes de esas experiencias.

¿Piensas volver a tu país?

Sí, solo para acabar el bachillerato. Después, pienso salir otra vez para estudiar mi universidad en España. Por el momento, hago los trámites para obtener la nacionalidad española (mediante la nueva ley de memoria histórica), aunque, sin duda alguna, me gustaría regresar a Alemania en el futuro.

Testimonio publicado al 27 de septiembre de 2010

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>