A la hora de buscar dónde vivir en Canadá, se deben tomar en cuenta algunas recomendaciones básicas:

• Si se requiere ayuda para ubicar una primera vivienda en Canadá, existen servicios de corredores de bienes raíces (“realtors”) que ayudan a conseguir opciones para alquiler. Los honorarios de estos profesionales son asumidos por el dueño de la vivienda, en forma de comisión.

• Conviene buscar la vivienda cerca de los servicios imprescindibles como paradas de transporte, tiendas, farmacias. Esto es sumamente importante si no se cuenta con carro y también para caminar lo menos posible a la intemperie durante los meses de invierno.

• Debe investigarse cuáles son las zonas más seguras y tranquilas, pero también aquellas que estén cerca de los centros de empleo o industrias.

• Si se emigra con la familia, conviene informarse sobre las zonas residenciales más propicias para niños y jóvenes y aquellas con escuelas.

• Deben formularse todas las preguntas necesarias al dueño del inmueble o al representante de la empresa de venta o alquiler antes de firmar el contrato de arrendamiento. Por ejemplo: ¿Qué servicios incluye el precio de alquiler (calefacción, electricidad, etc.)?, ¿Se aceptan mascotas?, ¿cómo funciona el sistema de reciclaje?

• Es importante visita varias propiedades antes de decidir. No vale la pena apresurar la selección.

• Es importante emplear diferentes métodos de búsqueda para encontrar la vivienda. Consultar los anuncios clasificados de los diarios locales, periódicos étnicos o comunitarios. Revisar los tableros de anuncios que se encuentran en los supermercados, lavanderías, bibliotecas, tiendas de artículos de segunda mano, clínicas de salud, etc. Si se cuenta con amigos o conocidos, pedir ayuda y consejos.

• Debe leerse con detenimiento el acuerdo de alquiler para entender todas las condiciones exigidas, sobre todo en lo relativo a las penalizaciones por no cumplimiento del convenio. Si no se entienden los términos legales del documento de alquiler, debe buscarse ayuda (de un notario o de un agente inmobiliario) antes de firmar.

• En las viviendas de alquiler, el dueño o conserje tiene la llave maestra de acceso. Si se desea mayor seguridad, se debe solicitar autorización para agregar una cerradura interna a la puerta principal.

• Debe disponerse de una suma para un “depósito contra posibles daños”, que puede ser solicitado como garantía y que será reembolsado al final de contrato.

• En la mayoría de las provincias canadienses existen organismos gubernamentales o comunitarios que defienden los derechos de los arrendatarios. En caso de necesitarlo, el inmigrante recién llegado puede solicitar estos servicios, que casi siempre son gratuitos.

• Algunas provincias ofrecen viviendas en alquiler con precios subsidiados para inmigrantes con bajos recursos. Generalmente, estos inmuebles son muy cotizados, por lo que los interesados pueden entrar en listas de espera de varios meses.

• Si se cuenta con suficiente dinero para comprar una propiedad, se recomienda esperar algunos meses, e incluso hasta el primer año, de modo que se esté familiarizado con la ciudad, ya se cuente con un trabajo y se pueda optar por préstamos inmobiliarios en mejores condiciones. De este modo se podrán negociar las mejores tasas de intereses y una baja inicial.

Más información sobre la calidad de vida de este país está desarrollada en Descripción general de Canadá.