Encontrar la primera vivienda en Canadá puede ser un proceso complejo, que exige paciencia, tiempo y esfuerzo.

Al llegar, conviene instalarse en un hotel o en un apartamento amoblado que pueda alquilarse por semanas o por un mes, situado, preferiblemente, cerca del centro de la ciudad (“downtown” o “centre ville”) para facilitar la realización de los trámites iniciales de instalación y la búsqueda de la vivienda.

Para los recién llegados, la situación ideal es que la primera vivienda se una casa o apartamento alquilado por un año. Tiempo que se necesitará para conocer bien las diferentes zonas de la ciudad elegida y encontrar la que se adapte mejor a las necesidades y gustos familiares. También, durante ese lapso, el inmigrante podrá construir un buen historial de crédito que le permita negociar en mejores términos la hipoteca para la compra de un inmueble.

El precio de la vivienda (para alquilar o comprar) puede variar notablemente por muchas razones: según el tamaño de la casa o apartamento; según la ciudad donde esté ubicado el inmueble o la urbanización dentro de la ciudad; debido a la proximidad de los servicios públicos como transporte, escuelas, hospitales, centros de compras y otros; y, claro está, por la oferta y la demanda del mercado inmobiliario.

Alquilar una vivienda en Canadá
Todas las ciudades de Canadá ofrecen muchos tipos diferentes de vivienda. Las opciones varían como se enumeran a continuación:

• Apartamentos: una unidad con baño y cocina propios, ubicada dentro de una casa o un edificio. La mayoría de apartamentos tienen uno, dos o tres dormitorios. En Quebec se les denomina “dos y medio”, “tres y medio”, “cuatro y medio”, etc., dependiendo del número de habitaciones y el baño se cuenta como media pieza. Las unidades denominadas “bachelor” consisten en un apartamento tipo estudio, es decir, un espacio de uso mixto que también sirve como dormitorio. Algunos apartamentos están ubicados en edificios que comparten con la comunidad de residentes algunos servicios, como salas con lavadoras de uso común.

• Casa unifamiliar aislada: área habitable independiente construida en su propio terreno. Esta opción de vivienda ofrece una mayor privacidad para sus ocupantes.

• Casa dúplex o tríplex: una vivienda que está divida en dos unidades, o en tres. A menudo, el dueño de la casa vive en una de las unidades y alquila las demás. Son muy populares en las áreas más céntricas de las grandes ciudades, como Toronto o Montreal.

• Casa alineada: vivienda que está unida por los lados a otras casa con las que tiene paredes en común. Las casas alineadas también pueden ser “superpuestas”, es decir, los dos pisos superiores pueden formar una unidad completamente independiente de los dos pisos inferiores. En Quebec se les denomina “maison de ville” y forman parte del paisaje urbano característico de la ciudad de Montreal, gracias a las vistosas escaleras exteriores que permiten conectar con los pisos superiores.

• Habitaciones: algunas casas grandes son divididas en varias habitaciones privadas que se alquilan de manera independiente. Los inquilinos comparten la cocina y el baño. Es la opción ideal para inmigrantes solteros.

Lo importante es comenzar, aunque sea con una habitación modesta. Una vez que el inmigrante haya logrado consolidarse económicamente, se podrá buscar mejores opciones. Los canadienses se mudan con frecuencia de casa(una vez cada tres años).

En Canadá, el contrato de alquiler o arrendamiento se denomina “bail” (incluso en la provincia francófona de Quebec) y es un acuerdo escrito entre propietario e inquilino donde se especifican todos los términos pactados por ambos. El contrato de alquiler es un documento legal, por eso conveniente leerlo en detalle antes de firmarlo. Si se tienen dudas, vale la pena contratar los servicios de un abogado o de un corredor inmobiliario que pueda asesorar en el proceso.

Generalmente, los contratos de alquiler se establecen por el lapso mínimo de un año. En Quebec es muy común que los contratos expiren el 30 de junio de cada año, pues los quebequenses suelen emplear el 1 de julio (día de fiesta nacional) para realizar la mudanza. Sin embargo, se puede firmar un “bail” en cualquier momento del año, por cualquier duración.

En general, la mayoría de contratos de alquiler incluye:

• Los nombres y la información de contacto del arrendador y del inquilino.

• La dirección de la casa o del apartamento que se está alquilando.

• El monto mensual del alquiler, con o sin servicios como estacionamiento, televisión por cable, Internet u otros servicios.

• La fecha en que se debe pagar el alquiler (por ejemplo, el primer día de cada mes) así como el monto máximo al que podría ascender el alquiler en un futuro.

• La duración del alquiler, es decir, un año o un contrato mes a mes.

• Las condiciones para terminar o anular el alquiler, o para traspasar el alquiler a otro inquilino, en el caso de que se desee dejar la vivienda antes de la expiración del contrato.

• Una lista de las tareas de mantenimiento que el inquilino debe asumir.

• Cualquier otra restricción, como si está prohibido fumar o tener mascotas.

En Canadá, los arrendadores pueden exigir cartas de recomendación (cartas en las que los arrendadores anteriores recomiendan al interesado como buen inquilino); o preguntar dónde trabaja el candidato o cuánto gana. También pueden efectuar una verificación del crédito de la persona o pedir pruebas de que se cuenta con suficientes recursos para pagar el alquiler. Algunos propietarios exigen el pago por adelantado del primer año de alquiler. Las condiciones de la negociación pueden variar dependiendo del perfil del inmigrante.

Sin embargo, los arrendadores no pueden hacer preguntas personales como cuál es la religión o la procedencia étnica del solicitante. Existen leyes que penalizan el que se discrimine una solicitud de alquiler (o compra) por consideraciones de raza, nacionalidad, religión, sexo, edad o incapacidad física. Por lo tanto, se cuenta con el derecho de escoger cualquier tipo de vivienda, en cualquier zona.

La principal obligación del inquilino es pagar la renta en la fecha acordada en el contrato de alquiler. Si se produce un retraso de más de tres semanas, el propietario puede obtener la anulación del contrato y solicitar el desalojo de la vivienda, en cualquier período del año.

Además, los inquilinos deben garantizar el buen mantenimiento del inmueble y de entregarlo en las mismas condiciones en que lo alquiló.

El precio del alquiler de una vivienda varía de una región a otra y del lugar de la ciudad que se escoja para vivir. Las ciudades más costosas son Vancouver y Toronto.

Es importante decidir y planificar cuánto se puede pagar mensualmente por vivienda, así como tamaño, número de cuartos y comodidades que se necesita tener.

Un precio referencial promedio de alquiler de un apartamento de una sola habitación oscila entre CAD$ 500 y 700 mensuales. Los precios de alquiler de un apartamento de 2 a 3 habitaciones oscilan entre CAD$ 800 y 1.500. El alquiler de una casa puede estar en el orden de los CAD$ 1.500 o 2.500, dependiendo del tamaño y la ubicación.

Tanto los apartamentos como otras formas de vivienda son anunciados en páginas web especializadas en el sector inmobiliario, y también en la sección de clasificados de los periódicos. Cuando el aviso se refiere a “apartamento amoblado” significa que contiene al menos cama, mesa, sillas, lámparas y cocina. Los apartamentos amoblados son más costosos.

Casi todos los apartamentos en Canadá vienen equipados con aparatos y muebles básicos, que incluyen cocina con horno, nevera, lavaplatos y repisas de la cocina. Mientras más costoso es el apartamento, más artefactos domésticos tendrá. Además, todos tienen agua corriente (incluso es potable y se puede beber), drenajes, electricidad y calefacción (de gas o electricidad).

Comprar una vivienda en Canadá
La compra de una casa o apartamento es un proceso que requiere precauciones y el conocimiento del mercado inmobiliario. Por esta razón muchos inmigrantes prefieren utilizar los servicios de compañías inmobiliarias o corredores de inmuebles que les ofrezcan la asesoría personalizada y el acompañamiento adecuado en cada etapa del proceso.

Algunos propietarios venden directamente, pero la mayoría realizan la operación mediante un agente inmobiliario.

Antes de empezar a buscar un lugar donde vivir, es necesario informarse bien sobre el mercado inmobiliario en la ciudad donde se desee vivir. Vale la pena investigar cuáles son las últimas tendencias de precios de la ciudad o del vecindario. También, deben verificarse las tasas de interés vigentes.

El futuro propietario debe determinar cuánto puede pagar realmente y cuál es su real capacidad de endeudamiento, en caso de necesitar un préstamo o hipoteca.

Cuando se está interesado en una propiedad, se suele hacer una “oferta de compra al propietario”. Se sugiere que se haga condicionada a la obtención de un préstamo hipotecario y a la inspección del inmueble y del edificio por parte de un especialista. Si el vendedor acepta la oferta, se debe continuar con el proceso de manera formal. La operación de compra-venta se llevará a cabo mediante escritura firmada ante un notario.

Es importante contar con el equipo adecuado de profesionales. Es probable que se tenga que contratar a un tasador y a un inspector de viviendas para determinar el valor del lugar elegido y tener una mejor idea de las condiciones en las que se encuentra. También será, seguramente, necesario un abogado (o notario en Quebec), quien se ocuparía de proteger los intereses del futuro propietario.

A la hora de negociar el crédito de la hipoteca, contará en gran medida el historial crediticio que el inmigrante haya podido construir en su tiempo de permanencia en Canadá.

Existen entidades bancarias que ofrecen servicios hipotecarios especiales para recién llegados. Conviene visitar la sección Moneda y bancos, donde hay más información sobre este tema.

Ver la sección:

Consejos prácticos para buscar vivienda>>