Publicidad


 

La provincia canadiense de Manitoba se yergue con su eslogan de “Gloriosa y libre”. Su nombre, derivado de una voz nativa, significa “Istmo del espíritu”. Se conoce, asimismo, como la “Gema de las praderas”, “Lago de las praderas”, “La provincia de la piedra angular” y “La provincia de la estampilla postal”. Su página web oficial la presenta como un “lugar de diversidad cultural con una sociedad sustentadora – de gente muy amistosa-, cuidado de la salud y educación de calidad, bajos costos y un alto estándar de vida”.

Es la más oriental de las provincias de las praderas canadienses. Se encuentra en el centro longitudinal de Canadá, aunque se considera parte de la región occidental del país. Limita al Norte con Nunavut y la bahía de Hudson; al Sur, con dos estados norteamericanos: Dakota del Norte y Minnesota; al Este, con Ontario; y al Oeste, con Saskatchewan. Cubre un área total de 649.950 km2, lo que la convierte en la octava provincia nacional por su tamaño.

Winnipeg es la capital y la ciudad de mayor población de Manitoba. En ella habita cerca del 60% de los pobladores de esta provincia. Igualmente, es la octava urbe de Canadá y la más importante del centro del país. Su Exchange District, incluye la más célebre intersección de calles de toda la nación. Además, se ubica entre las ciudades más frías del mundo. Tomó su nombre del lago Winnipeg, inserto en su territorio y el décimo entre los mayores lagos de agua dulce del mundo. Esta capital muestra un extraordinario encanto natural y un elevado nivel de diversidad étnica, hasta el punto de alojar más de cuarenta y tres diferentes nacionalidades. Otras ciudades destacadas, por el número de habitantes, son Brandon, Steinbach, Portage La Prairie, Thompson, Winkler, Selkirk y Dauphin.

Pese a que sus regiones del sur se hallan deshabitadas, la población de Manitoba, en el 2011, llegó a 1.208.268 personas (quinto puesto en el país), según Estadísticas Canadá. Después de los canadienses, los grupos étnicos con mayor presencia en esta región son ingleses, alemanes, escoceses, ucranianos, irlandeses, franceses, nativoamericanos, polacos y métis. Existe, también, en su capital, una gran comunidad francófona (45.000 residentes) y es el centro de cultura ucraniana por excelencia. Significativas cantidades de inmigrantes han establecido comunidades culturales aquí. De ahí que no sorprende que, aparte del inglés, otros idiomas comunes de la provincia sean alemán, japonés, mandarín, español, portugués y ojibwa.

Más sobre la forma de ser de los canadienses y su modo de vida en ¿Cómo son los canadienses?

 

 

Publicidad