Victoria, el llamado el “Estado Jardín” y “El lugar para estar”, implantó como eslogan “Paz y Prosperidad”. Se halla en el extremo suroeste de Australia, con su franja costera frente a la isla de Tasmania y Australia Meridional por el Oeste. Abarca una superficie total de 228.105 km2. Sin incluir Tasmania, es el más pequeño de los estados australianos (sexta posición por su extensión).

Melbourne, la capital cosmopolita del estado, la segunda ciudad más importante de Australia y la segunda más poblada. También, una importante capital cultural por su permanente programación artística, musical, gastronómica, cinematográfica, deportiva y popular. Otras ciudades importantes son Casey, Greater Geelong, Monash, Brimbank y Boroondara.

Para junio de 2015, la población fue de 5.94 millones de personas (25% del país); en tanto los habitantes de su capital ascendieron a 4.44 millones (75% del estado). Es el segundo estado australiano más poblado, después de Queensland; de más rápido crecimiento poblacional y de gran diversidad. En efecto, es el segundo en cuanto al número de inmigrantes acogidos, pero apenas el 0,7% corresponde a grupos autóctonos. Los victorianos provienen de unas doscientas naciones, hablan más de doscientos treinta idiomas y dialectos y profesan alrededor de ciento treinta religiones. Del 25,4% de nacidos en el exterior, el 0,9% se vincula con países americanos. Con una larga tradición migratoria, ha acogido numerosos inmigrantes, en especial profesionales, técnicos y comerciantes, y un número significativo de refugiados. Por la escasez de mano de obra calificada, se presentan buenas oportunidades en Victoria para los emigrantes calificados.

La economía se basa en la minería del oro y del carbón, así como en las extracciones de petróleo. En Melbourne predominan las manufacturas y en el resto de la entidad, la agricultura y la ganadería, particularmente la ovina.

Se observan variaciones climáticas de una a otra región, dados sus cuatro tipos de clima: oceánico (en la mayor parte de su territorio), seguido del semiárido, subtropical húmedo y mediterráneo. Las cuatro estaciones se presentan bien diferenciadas. En general, aquí hay más frío y humedad que en el resto del país, excepto Tasmania.

Se caracteriza por una singular fauna y flora. Hay viñedos, naturaleza virgen, llanuras áridas y desérticas, playas hermosas y solitarias, parques nacionales, bosques, lagos y montanas, aparte de pintorescas poblaciones rurales.

Con una elevada conciencia por la conservación de la herencia cultural, indígena e histórica, ofrece numerosas atracciones culturales y naturales e innumerables lugares de interés: espacios públicos, museos modernos, sitios históricos, edificios de valor arquitectónico, parques, senderos y rutas, jardines, áreas de vida silvestre.

Su folclore se identifica con lo rural, desértico, deshabitado (bush) y el realce de las regiones inhóspitas del interior, con un enorme respeto por los que viven y trabajan en ellas (outback).

Posee cinco parques dentro de la grandes Reservas y Parques Nacionales de los Alpes Australianos, un antiguo centro de inmigrantes (Bonegilla) y dos patrimonios culturales mundiales: el Palacio Real de Exposiciones y los Jardines Carlston.

Se practican en esta región, entre otros deportes, el esquí, el surf, el alpinismo o la escalada.

Datos significativos adicionales
Melbourne fue la capital de Australia mientras se construía Canberra.

Melbourne es famosa por el Open de Tenis de Australia, los magníficos arreglos florales del Melbourne Internacional Flower and Garden Show y la Copa Melbourne.

La flor emblemática de Victoria es el Brezo Común; y el animal emblemático, la Zarigüeya de Leadbeater.