Viajar en tiempos de Coronavirus

Muchas personas tienen que viajar o regresar a sus países a pesar de las restricciones generadas por el COVID-19.

La pandemia del COVID-19, el nombre con el que se conoce a la enfermedad producida por el Coronavirus, es una realidad mundial. Millones de personas han sido recluidas en sus hogares, con instrucciones de permanecer allí, salvo excepciones indispensables.

Cuidados al viajar en tiempos de COVID-19

Pero otras deben viajar. Si este es tu caso, estas informaciones te ayudarán a comprender la crisis y tomar precauciones.

En todo el mundo se están tomando medidas de emergencia (que se actualizan prácticamente con el paso de las horas) para tratar de proteger el territorio y disminuir la velocidad con la que se propaga la enfermedad. La razón es simple: esta es una situación inédita y no existe un protocolo probado sobre lo que se debe hacer.

Cierre de fronteras

Al momento de redactar estas líneas, estos países están restringiendo (de manera total o parcial) el acceso a su territorio:

  • En Norte-América: Estados Unidos, Canadá.
  • En Centro y Sur-América: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela.
  • En Europa: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Croacia, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Italia, Latvia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia del Norte, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, Rusia, Serbia, Suiza, Turquía y Ucrania.
  • En África: Ghana, Kenia, Marruecos, Namibia, Sudáfrica.
  • En Medio-Oriente: Arabia Saudita, Israel, Jordania, Líbano.
  • En Asia: Birmania, Camboya, China, Corea del Sur, Filipinas, Hong Kong, India, Japón, Malasia, Nepal, Singapur, Sri Lanka, Taiwán, Tailandia, Vietnam.
  • En Oceanía: Australia y Nueva Zelanda.

En algunos casos, las limitaciones de acceso se aplican a ciertos países (los que se relacionan con zonas de mayor contagio), como en el caso de Estados Unidos, por ejemplo, y en otros las restricciones son totales o casi totales, como en el caso de Canadá, que sólo está permitiendo acceso a sus ciudadanos, residentes permanentes y “por ahora”, a ciudadanos estadounidenses.

Llama la atención la actitud de algunos países que no han tomado ninguna medida de limitación de acceso, como es el caso de Reino Unido y México, por mencionar dos.

Publicidad


 

En todos los casos, el cierre de las fronteras es temporal, aunque los periodos previstos para la reapertura varían.

Definitivamente, no son los mejores tiempos para planear un viaje.

Pero mi viaje es inevitable

Evidentemente, ante esta situación, la primera recomendación lógica es evitar cualquier viaje indispensable, sobre todo si se está en los grupos de alto riesgo (personas de la tercera edad o personas con condiciones respiratorias o inmunodeprimidas).

Pero la realidad es que vivimos en un mundo globalizado y muchas personas tienen que viajar, incluso para regresar a sus países de residencia. Si es este el caso, las recomendaciones son:

  • Evitar en la medida de lo posible las aglomeraciones o las áreas con muchas personas.
  • Evitar contacto con personas enfermas, sobre todo si éstas tienen síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar.
  • Informarse sobre las condiciones del lugar que se visita y las normas de salud en vigencia.
  • Lavarse regularmente las manos, con agua y jabón, durante al menos 20 segundos.
  • Desinfectar con gel antibacterial, únicamente si no se tienen a mano agua y jabón.
  • Conviene tener una botella pequeña de este gel a mano durante todo el trayecto y usarlo repetidas veces.
  • Toser y estornudar en el codo o en una servilleta desechable. En el segundo caso, botarla inmediatamente y lavarse las manos lo antes posible.
  • Monitorear su estado de salud: si experimenta algún síntoma o malestar, aislarse y buscar atención médica y obedecer las instrucciones disponibles en el país de origen, sobre todo si existe un protocolo de cuarentena para los viajeros.
  • Al regresar de cualquier viaje al extranjero, se exhorta a quedarse en casa y evitar contacto con otras personas, por al menos 14 días, aunque no se presente ningún síntoma del virus.
  • Asimismo, se recomienda evitar a toda costa abordar cruceros o barcos.

¿Cuándo usar una máscara?

Conviene saber también que existe poca evidencia de que el uso de una máscara facial evite el contagio. Estas solo deben ser utilizadas por las personas enfermas o que sospechan estarlo, cuando deben ser trasladadas de un lugar a otro (para ir al hospital o a hacerse la prueba, por ejemplo), para evitar contagiar a los demás.

¿Qué pasa si la aerolínea cancela mi vuelo?

En estos días, las cancelaciones de vuelos serán la norma. Para quienes no han viajado, la aerolínea debe ofrecer un reembolso o la posibilidad de reservar en otro vuelo con el mismo destino o en otra fecha.

Para quienes buscan volver a su país de residencia, la aerolínea tiene el deber de traerlos de regreso si han cancelado su vuelo, bien sea que esto implique transferir al viajero a otra aerolínea o enviarlo de regreso en otro medio de transporte.

Cualquier gasto de alojamiento que se genere como consecuencia de esas cancelaciones, debe ser asumido por la aerolínea que ha cancelado el vuelo de regreso.

Sin embargo, si la aerolínea hace un reembolso por el costo del boleto, a partir de allí es responsabilidad del viajero cómo volverá a casa.

El distanciamiento social ayudará disminuir la curva de crecimiento de la enfermedad, al mismo tiempo de evitar el colapso del sistema hospitalario.

Cuarentena, aislamiento y distanciamiento social

Lo primero que hay que saber es la diferencia entre cuarentena, aislamiento y distanciamiento social.

La cuarentena está dirigida a las personas que no presentan ningún síntoma, pero han estado en contacto con la enfermedad. Esta norma se utiliza para aislar a estas personas del resto y evitar que las puedan contaminar sin ser conscientes.

Aunque el aislamiento opera de la misma manera, (separándose del resto) es el procedimiento que se sigue con personas enfermas, para evitar que propaguen la enfermedad.

Quarantine Act

Ambas medidas pueden ser aplicadas por un gobierno, en casos extraordinarios. Estados Unidos, por ejemplo, “recomienda” la cuarentena; mientras que Canadá tiene una legislación especial para estos casos, el Quarantine Act.

El distanciamiento social consiste en evitar reuniones y mantener al menos dos metros de distancia entre las personas que se encuentran en un mismo sitio.

En el caso particular de los viajeros, la recomendación general es que entren en una cuarentena voluntaria de catorce días, para verificar si aparece algún síntoma parecido a los del resfriado común.

Esta medida de tiempo está basada en lo que los investigadores saben hasta ahora del período de incubación de la enfermedad.

El objetivo es controlar lo máximo posible el contagio y disminuir la curva de crecimiento de la enfermedad, al mismo tiempo de evitar el colapso del sistema hospitalario en cada país.

Las precauciones incluyen incrementar la higiene de todo lo que tenga contacto con el viajero, evitar visitas y distanciar su contacto con otros miembros de la familia o personas que compartan la vivienda.

De ser posible, se recomienda que la persona limite sus actividades a su habitación y que utilice un baño aparte, si está disponible.

Se desaconseja cualquier salida, a menos que sea para visitas médicas; el uso de transporte común o espacios públicos, taxis o autos compartidos.

Recuerda esta es una situación en plena evolución, sin precedentes, que está afectando a todos los países. Con la colaboración y participación colectiva a través de acciones individuales, será posible controlar la propagación.

Con información de: The New York Times, Gobierno de Canadá, BBC, Vox.com, The Washington Post.

Otros temas de interés

Publicado el 17 de marzo de 2020.

 

Publicidad