Presidente Trump mantiene restricción de política de “pies secos, pies mojados”

pies secos, pies mojados

El presidente Trump mantendrá la derogación de la enmienda “pies secos, pies mojados” de la Ley de Ajuste Cubano, a pesar de que anunció la reversión parcial del deshielo de relaciones con Cuba que inició Obama en 2014.

Trump mantiene restricción de pies secos, pies mojados

  • Explicamos qué se deja y qué cambia en materia de migración y viajes a la isla.

El presidente Trump mantendrá la derogación de la enmienda de la Ley de Ajuste Cubano, popularmente conocida como “pies secos, pies mojados”, que permitía a los cubanos que entraran al país, tanto legal como ilegalmente, obtener la residencia permanente un año después de su llegada a Estados Unidos.

Esta política migratoria, que posibilitó la entrada a Estados Unidos de miles de cubanos desde 1995, fue derogada en enero de este año por el entonces presidente Barack Obama, como parte del histórico deshielo de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que los mandatarios de ambos países anunciaron en diciembre de 2014.

Tras la eliminación de la enmienda, los nacionales cubanos que tratan de entrar a los Estados Unidos de manera ilegal y que no califiquen para el programa de ayuda humanitaria son expulsados de conformidad con la ley de Estados Unidos.

Ley de Ajuste Cubano

El presidente Donald Trump decidió mantener la derogación de la enmienda “pies secos, pies mojados” de la Ley de Ajuste Cubano, a pesar de que anunció la reversión parcial de la histórica apertura que inició Obama con el gobierno de Cuba, hace casi tres años.

“Estoy cancelando el acuerdo completamente unilateral de la última administración con Cuba”, declaró el presidente Trump ante numerosos representantes de la comunidad de disidentes cubanos radicados en Estados Unidos.

En el marco de estos cambios, Trump limitará los viajes a la isla, prohibirá el flujo comercial con la isla y tratará de impedir que los dólares estadounidenses se utilicen para financiar al régimen militar castrista.

“Los gobiernos anteriores aliviaron las restricciones de viaje y comercio y eso no ayuda al pueblo cubano, solamente enriquece al régimen cubano”, dijo el presidente.

Asimismo, aseguró que “no queremos que Estados Unidos apoye un monopolio militar que explota y abusa de los ciudadanos de Cuba”.

Trump prometió que las sanciones estadounidenses no serían levantadas hasta que Cuba libere a los presos políticos y celebre elecciones libres.

Qué cambia y qué queda en materia de migración y viajes a la isla

Dentro del nuevo enfoque de relaciones comerciales con Cuba, el presidente Trump mantendrá algunos de los cambios que en materia de migración y viajes inició el ex-presidente Obama.

Trump hizo los anuncios ante una nutrida delegación de ciudadanos cubano-americanos.
Trump hizo los anuncios ante una nutrida delegación de ciudadanos cubano-americanos.

Además de sostener la derogación de la política de “pies secos, pies mojados”, el presidente Trump continuará algunas otras medidas importantes de la anterior política de relaciones con Cuba.

  • Las remesas, por ejemplo, se mantienen. Los ciudadanos cubano-americanos podrán seguir enviado dinero a sus familiares en la isla.
  • Los vuelos comerciales también seguirán operando, con rutas directas entre Estados Unidos a la isla y también se permitirá el tráfico de cruceros.

Límites a los viajes a la isla de cuba

Sin embargo, Trump pondrá límites a los viajes a la isla, que se dispararon tras el acuerdo Obama-Castro, llegando incluso a crearse doce modalidades de viajes, que incluían visitas familiares, viajes académicos, proyectos humanitarios y actividades culturales.

Se calcula que en los cinco primeros meses de 2017 el turismo a la isla se disparó el 75%. Unos doscientos ochenta y cinco mil ciudadanos estadounidenses viajaron a Cuba en ese período, el mismo número de viajeros que se registró en todo el año 2016.

Prohibida la modalidad de viaje denominada “persona a persona”

En tal sentido, Trump exigirá un mayor control sobre los tipos y motivos de los viajes. Quedará prohibida la modalidad de viaje denominada “persona a persona”, que permite desplazarse a Cuba fuera de grupos organizados alegando fines académicos. Los viajes educativos ahora sólo serán posibles en grupos organizados.

Sin embargo, los viajes por motivos familiares de ciudadanos cubano-americanos seguirán permitiéndose.

Bajo el nuevo enfoque de Trump los viajeros estadounidenses que visiten Cuba serán sometidos a exigencias más estrictas: deberán presentar documentos que prueben las razones del viaje y muestren el itinerario. Además, los turistas estarán sujetos a inspecciones por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Las medidas de Trump entrarán en vigor dentro de 90 días, después de que se discutan los detalles legales de las nuevas regulaciones.

En la nueva política de Trump se advierte que cualquier mejora adicional en la relación de Estados Unidos con Cuba dependerá totalmente de la voluntad del gobierno cubano de mejorar la vida del pueblo cubano, incluyendo la promoción del estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y el fomento de las libertades políticas y económicas.

Publicado el 16 de junio de 2017