Estados Unidos necesita más inmigrantes

El crecimiento de la población estadounidense en la última década fue de apenas 7.1%.

La población estadounidense no está creciendo con la velocidad que ese país requiere para poder mantener su desarrollo económico. A esta realidad, se suman las consecuencias de la pandemia, que todavía están por verse. La solución a este problema es la misma que han aplicado otros países durante décadas: la inmigración.

Lo que Estados Unidos necesita son más inmigrantes

El censo más reciente, que se llevó a cabo en 2020, dejó claro que la población de Estados Unidos no está creciendo con la rapidez que necesita. Y la solución es la más evidente: lo que el país requiere son inmigrantes.

Es una realidad de la que países como Australia, Nueva Zelanda y Canadá se hicieron conscientes hace décadas y que les ha permitido a estos y otros países establecer políticas de inmigración organizadas y eficientes para atender sus necesidades.

La población en un país desarrollado determina sus capacidades de crecimiento.

En Estados Unidos el crecimiento de la población en la última década fue de apenas 7.1% (el censo de 2020 marca 331.5 millones de personas como población total), el más bajo desde la década de los 30 y el segundo más bajo desde la fundación del país.

Y según las proyecciones, esta tendencia podría mantenerse de aquí a las próximas décadas, dejando a Estados Unidos con un crecimiento de apenas 78 millones de personas para el año 2060.

Publicidad


 

Eso sin contar que la población actual envejece y que de aquí a apenas 10 años uno de cada cinco residentes estadounidenses estará alcanzando su edad de retiro, así como las consecuencias que dejará la pandemia en cuanto a muertes y discapacidades.

Aunque el gobierno de Joe Biden está aplicando una serie de medidas para animar a las familias a tener más hijos, no son suficientes para contrarrestar la situación. Lo que Estados Unidos necesita, coinciden los analistas, son más inmigrantes.

La inmigración como solución poblacional

En los últimos años, la inmigración ha representado para Estados Unidos el primer factor de crecimiento poblacional. Una realidad que contrasta fuertemente con la forma en la que el país ha manejado sus políticas respecto a la recepción de inmigrantes durante los años recientes.

La edad promedio de un inmigrante que llega a Estados Unidos a establecerse es de 31 años, más de siete años menor que la media estadounidense, lo que significa que esas personas pueden fácilmente ayudar a reponer la mano de obra que envejece.

Muchos inmigrantes son emprendedores o se emplean en áreas esenciales como salud, transporte y alimentación (como ha quedado más que demostrado durante la pandemia).

Asimismo, los inmigrantes tienden a establecerse en zonas que han ido perdiendo población durante los años recientes. Muchas de estas áreas, de hecho, no han quedado despobladas gracias al flujo de inmigrantes, que han llegado a sustituir a sus antiguos habitantes. Esto incluye áreas metropolitanas en grandes ciudades como Nueva York, Chicago, Detroit y Filadelfia.

Otro rasgo importante de los inmigrantes en Estados Unidos es su capacidad de adaptación.

Los inmigrantes en Estados Unidos tienen una tasa de empleo mayor que la de los nativos y sus hijos tienden a tener mejor nivel educativo que los niños nacidos en el país.

Perspectivas para una solución a corto plazo

Según señalan algunos expertos, para Estados Unidos recibir más inmigrantes no implica necesariamente hacer grandes reformas en su sistema de inmigración actual, sino más bien aumentar los cupos en los programas y visas existentes.

Aunque no existe una cifra clara sobre cuántos inmigrantes debería recibir el país para superar sus problemas poblacionales y prevenir un déficit demográfico, algunos expertos señalan que se debería aumentar la recepción de inmigrantes en más de un tercio con respecto a la actual, que es de un millón de inmigrantes al año.

Lo que sí se hace imperativo es abrir la conversación sobre la necesidad de la inmigración para el progreso del país, un diálogo que durante los últimos años se ha visto afectado por la polarización política y la mala propaganda que recibió el tema migratorio durante la gestión pasada.

Artículo relacionado:

Más información en nuestra sección:

Publicado el 30 de mayo de 2021.

 

Publicidad