España niega asistencia sanitaria gratuita a residentes reagrupados

La reforma sanitaria en España enfrente duras críticas.
La reforma sanitaria en España enfrenta duras críticas.

Los padres de inmigrantes nacionalizados que han obtenido la residencia permanente mediante la reagrupación familiar, han perdido el derecho a la obtención de la Seguridad Social en España.

La medida es la consecuencia de la aplicación legal del Real Decreto de Ley del 24 de abril de 2012, mediante el cual se excluyó a los inmigrantes sin papeles de la asistencia sanitaria.

Las disposiciones finales de la norma modificaron varios decretos reales, por lo que se fueron realizando ajustes jurídicos para la aplicación de todos los artículos modificados.

La consecuencia ha sido que los familiares ascendentes (padres y abuelos) de extranjeros que pidieron la residencia por reagrupación familiar y la obtuvieron después de la aprobación del decreto han quedado sin el derecho a recibir asistencia sanitaria con cargo al Sistema Nacional de Salud.

Los afectados son, en su mayoría, los padres de inmigrantes extranjeros que regularizaron su situación y después trajeron a España a sus familias.

Si el familiar obtuvo la residencia permanente por reagrupación familiar después de la fecha del decreto real, 24 de abril de 2012, entra en una especie de paradoja jurídica según la cual es un inmigrante legal en España sin acceso al sistema público de salud, que en teoría se garantiza a todo ciudadano español y a todo residente legal.

Voces de protestas
Desde el mismo momento de la aprobación del decreto, en abril de 2012, que en principio buscaba sacar del sistema a los inmigrantes irregulares o sin papeles, numerosos grupos activistas denunciaron su aplicación considerándolo como una violación del derecho básico a la salud protegido por la constitución española.

Para muchos analistas el decreto establecía un sistema sanitario en el que los ciudadanos y residentes españoles dejaban de ser pacientes para ser personas aseguradas.

El gobierno español, por su parte defendía la modificación a la ley como una medida para evitar “el turismo médico”, según el cual ciudadanos extranjeros viajaban a España con el único interés de obtener los cuidados sanitarios gratuitos que el gobierno español concedía a todos los extranjeros sin importar su condición legal en el país.

Al dramático impacto sobre la salud de millones de residentes sin papeles en España como consecuencia de la aplicación del decreto, se suma ahora la desprotección sanitaria de residentes reagrupados.

Una de las voces de protesta es la de la organización Médicos del Mundo, que a través de llamamientos en prensa y campañas sociales busca obtener el apoyo de la ciudadanía para luchar contra los recortes en materia de salud que están perjudicando principalmente a los ciudadanos más afectados por la recesión económica.

De acuerdo con cifras publicadas en la prensa española, se calcula que cada día 2.300 personas pierden su tarjeta sanitaria debido a los recortes y la reforma sanitaria.

Pensionistas, inmigrantes, familias de bajos ingresos serían algunos de los grupos más afectados por la reforma sanitaria emprendida en 2012.

“Te puede pasar a ti” es el lema elegido por Médicos del Mundo para sensibilizar a los ciudadanos españoles sobre una situación de indefensión de la que “nadie puede sentirse ajeno, porque cada vez son más los colectivos marginados por el sistema sanitario”.

Mientras crecen las críticas a las reformas sanitarias en España, numerosos residentes legales reagrupados han decidido llevar a tribunales sus casos específicos y algunos tribunales han decidido a favor de los denunciantes.

Médicos del Mundo asegura que está prestando asistencia, en diferentes comunidades autónomas, a padres reagrupados a los que se les niega la atención sanitaria gratuita.

Para conocer más sobre la asistencia sanitaria en España, conviene leer la sección Salud y otros servicios públicos.

Publicado del 23 de febrero de 2014