España devuelve parcialmente acceso a la salud a los sin papeles

Los extranjeros indocumentados en España tienen un acceso limitado a la salud.
Los extranjeros indocumentados en España tienen un acceso limitado a la salud pública gratuita.

• Los extranjeros indocumentados podrán nuevamente recibir atención médica en los servicios ambulatorios, y no únicamente en las urgencias, como sucede ahora.

• La Tarjeta Sanitaria seguirá siendo negada a los inmigrantes irregulares.

Los extranjeros que se encuentran en condición irregular en España (que no posean una visa o un permiso de residencia) podrán volver a gozar de la asistencia sanitaria primaria en el Sistema Nacional de Salud (SNS), la cual les fue negada por decreto en 2012.

Según las palabras del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, en la actualidad, “la atención primaria a los extranjeros sin papeles se hace por la vía de los servicios de urgencias, pero parece más sensato y razonable que se realice a través de los ambulatorios, para evitar el colapso de las urgencias”.

En efecto, a través de la puesta en vigor, en septiembre de 2012, del el Real Decreto-Ley del 24 de abril de 2012, todos los inmigrantes en situación irregular en España quedaron excluidos del sistema de salud nacional. Únicamente se les permitía acceder a los servicios de urgencias (por enfermedad grave o en caso de accidente), recibir asistencia de parto y post-parto y atención médica para los menores de edad.

La premisa fundamental del decreto estableció que para recibir la Tarjeta Sanitaria (que otorga acceso pleno a los servicios públicos de salud), no bastaba con estar empadronado, sino que se exigía la residencia fiscal.

De esa manera, un importante número de extranjeros (algunos organismos no gubernamentales han estimado la cifra entre 800 mil y 1 millón de irregulares) quedó sin acceso pleno al sistema de salud público de España.

Ahora, el gobierno español ha rectificado parcialmente la medida al anunciar que los inmigrantes irregulares volverán a tener derecho a la atención primaria en los ambulatorios y no únicamente en las urgencias, como venía sucediendo.

Sin embargo, la modificación del decreto excluye la posibilidad de recuperar la Tarjeta Sanitaria que concedería acceso a otros beneficios del sistema de salud español, como el suministro gratuito de los exámenes de diagnósticos y de la atención médica especializada y el financiamiento parcial de los medicamentos.

“Se trata de una regulación que sea útil y que sirva para todos los territorios de España”, aseguró el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, haciendo referencia al empeño de su despacho por normalizar a escala nacional una situación que de hecho se venía presentando en varias Comunidades Autónomas, como País Vasco, Andalucía, Asturias y Cataluña, donde se siguió garantizando a los irregulares o sin papeles el principio de la universalidad de la salud pública, aún después de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley del 24 de abril de 2012.

Dudas sobre los familiares de los reagrupados
Lo que no queda claro tras la modificación parcial del RDL del 24 de abril de 2012 es cómo queda la situación de atención médica de los padres de inmigrantes reagrupados, quienes perdieron el derecho a la obtención de la Seguridad Social como consecuencia de la aplicación legal del decreto.

En efecto, los familiares ascendentes (padres y abuelos) de extranjeros que pidieron la residencia por reagrupación familiar y la obtuvieron después de la aprobación del decreto quedaron sin el derecho a recibir asistencia sanitaria con cargo al Sistema Nacional de Salud.

El anuncio del presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy, no especifica qué pasará con este grupo de afectados, en su mayoría, padres de inmigrantes extranjeros que regularizaron su situación y después trajeron a España a sus familias.

Puede leerse más sobre el tema en el artículo: España niega asistencia sanitaria gratuita a residentes reagrupados

Las voces críticas
Algunas ONG y organizaciones pro derechos humanos consideran insuficiente la modificación parcial del Real Decreto de Ley del 24 de abril de 2012, anunciada por el gobierno español.

Para la organización Médicos del Mundo “la medida no significa, en ningún caso, la restitución del modelo universal de nuestro sistema sanitario” y agregan que “la decisión incompleta, solo demuestra que retirar el derecho a la asistencia sanitaria a las personas en situación irregular fue un error con consecuencias graves para la salud pública, sin fundamento, que no ha aportado a la sostenibilidad que pretendía y sí ha provocado sufrimiento, confusión y exclusión”.

Otra ONG, Medicus Mundi, con el respaldo de unas sesenta organizaciones sociales, ratifica su petición de la derogación del RDL 16/2012 y, además, exigen la elaboración de una nueva Ley de Sanidad que “garantice el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud”.

El gobierno de España, por su parte, asegura que la asistencia sanitaria en España para las personas en situación irregular es “una de las más completas de Europa”, pues los extranjeros indocumentados reciben asistencia sanitaria en casos de emergencias, se brinda atención médica a los menores de edad en igual situación que los españoles, y se atienden médicamente los casos de embarazo, parto y post-parto.

“Es cierto que no reciben la Tarjeta Sanitaria, dice Rajoy, porque sería otorgarles un derecho que no existe en ningún otro país de Europa”.

Más sobre la asistencia sanitaria en España en la sección Salud y otros servicios públicos.

Publicado el 7 de abril de 2015