España aumentará la inmigración legal

Una cuota de 250 mil inmigrantes al año debería ser alcanzada.

El gobierno español está planteando un incremento de la inmigración legal de 250 mil personas por año, hasta el año 2050, para el sostenimiento de la economía.

España planea aumentar la inmigración legal de cara a la recuperación económica

Aunque no haya ningún anuncio concreto, son buenas noticias. Sobre todo, después de mucha incertidumbre para tantas personas cuyos planes y procesos de inmigración legal quedaron frenados durante más de un año por la pandemia.

Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, ha dicho que España debe convertirse, de aquí a 30 años, en una potencia económica y social de primer nivel. Y que para alcanzarlo, deberá aumentar el número de inmigrantes legales que reciba cada año de aquí a 2050.

Inmigración y recuperación económica

El anuncio se hizo en la presentación de España 2050, un estudio elaborado por más de 100 investigadores universitarios, que contiene estrategias a largo plazo que plantea la recuperación del país, a través de un “diálogo nacional, abierto a todos” y con la mirada puesta en 50 objetivos para las próximas tres décadas, entre los que se plantea un incremento en la inmigración legal con una media de al menos 191 mil personas cada año.

El plan, cuyo anuncio coincide con la crisis migratoria en Ceuta (que ha visto llegar la cifra récord de más de 8 mil migrantes irregulares, entre ellos 1.500 menores, en apenas un par de días del mes de mayo de 2021) se enfoca en la recepción de inmigrantes legales y la capacitación de talento de origen extranjero para apuntalar el desarrollo de la economía.

La idea es paliar la caída de la población en edad productiva que está registrando España. El país prevé que para 2050, una de cada tres personas tendrá 65 años o más y que por cada persona en esa franja de edad habrá solo 1,7 personas en edad de trabajar.

Publicidad


 

Las necesidades de la población en España

El factor determinante del crecimiento de la población en España durante la última década ha sido la inmigración. Durante 2019, España sumó más de 392 mil nuevos habitantes.

Durante los últimos 11 años previos a la pandemia, el país ibérico registró un saldo migratorio positivo de 451.391 personas, que viene a compensar el saldo vegetativo negativo de la población, que registra más muertes que nacimientos.

Las principales nacionalidades de los inmigrantes que llegan a España son la colombiana, la marroquí y la venezolana.

Las proyecciones poblacionales prevén que España alcanzará 49 millones de habitantes de aquí a los próximos 14 años.

La regularización de los migrantes irregulares: una necesidad pendiente

Otro aspecto que resulta importante considerar dentro de esta realidad es el hecho de que en España existe una gran cantidad de personas que han llegado de manera ilegal, pero que forman parte de la fuerza económica, aunque de manera informal.

Se estima, por ejemplo, que un 40% de las trabajadoras del hogar en ese país opera dentro de la economía sumergida.

Asimismo, se ha denunciado que existe una especie de mercado del trueque, que ofrece a muchas de esas personas irregulares “cama y comida” a cambio de un trabajo que debería ser remunerado, como por ejemplo, el cuidado de ancianos.

También se ha discutido el papel que estas personas indocumentadas han cumplido durante la pandemia, de manera similar a como ha sucedido en otros países, como Estados Unidos.

Toda esta situación pone de manifiesto la necesidad de una revisión profunda de las políticas de extranjería en España, donde se estima que la población de extranjeros irregulares ronda el medio millón.

Artículos relacionados:

Más información en nuestra sección:

Publicado el 6 de junio de 2021.

 

Publicidad