Canadá: cambios que vienen en las políticas de solicitud de asilo

El objetivo de estos cambios es buscar que el sistema sea justo para todo el mundo.

Más rigidez para quienes crucen irregularmente la frontera y eliminación de la lista de “países seguros”. A raíz de un aumento en los cruces irregulares hacia territorio canadiense por parte de solicitantes de asilo, el gobierno adelanta una reforma en las políticas de asilo, que fue introducida como parte de una “omnibus budget bill” a principios de abril de 2019.

Cambios en las políticas de solicitud de asilo en Canadá

La reforma prohibiría a personas que tienen solicitudes de asilo abiertas en otros países, hacer una petición similar en Canadá y regularía también las entradas al país a través de puntos no autorizados, impidiendo a las personas que ingresen al país por esta vía tener acceso a una audiencia completa por parte un tribunal independiente y conduciéndolos a un proceso acelerado por parte de un oficial de inmigración, según han señalado algunas voces críticas.

Desde principios de 2017 más de 41.000 solicitantes de asilo han entrado a Canadá de manera irregular, a través de puntos no oficiales de cruce fronterizo.

Asimismo, la cantidad de solicitudes de asilo en los últimos años ha superado con creces la cifra que el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau ampliara a 25.000 para 2015 (El anterior primer ministro Stephen Harper ofrecía 10.000). En 2017, hubo 50.o00 solicitudes y en 2018 llegaron a 55.000.

Trudeau ha enfrentado numerosas críticas, tanto de representantes de los partidos de oposición, como de organizaciones defensoras de los derechos de los refugiados que alegan que este endurecimiento de la línea representa un claro contraste con la apertura expresada por Trudeau en 2015, a su llegada al gobierno y que pone en peligro a muchos solicitantes de refugio en situación vulnerable.

Sistema sea justo para todo el mundo

Su respuesta ha sido firme: “toda persona que entra a Canadá, sea de manera legal o ilegal, debe pasar por nuestro sistema inmigratorio y recibir el tratamiento de nuestro sistema de asilo” (…) “es lo que los canadienses esperan”.

Según Trudeau, el objetivo de estos cambios es buscar que el sistema sea justo para todo el mundo.

Actualmente el proceso para todo solicitante de asilo comprende una revisión exhaustiva de cada caso y toda persona que ingresa la país de manera irregular, es detenida y puesta bajo custodia de la RCMP (Real Policía Montada de Canadá, por sus siglas en inglés) hasta completar el chequeo completo.

Para ver cómo funciona el proceso completo, puede consultar el diagrama en esta página de Inmigración Canadá (en inglés).

Eliminación de la lista de “países seguros”

Por otra parte, el ministro de inmigración canadiense Ahmed Hussen anunció la eliminación de una política aprobada durante la gestión del Primer Ministro conservador Stephen Harper, en la que se establecía que las personas provenientes de 42 países considerados “seguros” (Estados Unidos, y la mayor parte de las naciones europeas entre ellos) eran puestas en un proceso acelerado en el que, entre otras medidas, se les impedía acceder a permisos de trabajo y se limitaba su acceso a los servicios de salud a los que tienen derecho los refugiados.

La premisa era que los ciudadanos de esos 42 países eran menos proclives a ser víctimas genuinas de persecución.

En una declaración oficial, el ministro expresó que la lista “no solo falló en mejorar nuestro sistema de solicitud de asilo, sino que comprometía el principio de que toda persona debe ser tratada igualmente, independientemente del país de donde provenga”.

Para más información, consulte la sección Refugiados y asilados en Canadá >>

 

Publicado el 2 de julio de 2019.