Valdemar Delfino, publicista desde Los Ángeles, EE.UU.

valdemar_delfino“Dejar abierta la posibilidad del regreso”

Profesión: Publicista

Edad: 32 años

Ciudad/ País de origen: Valencia, Venezuela.

Fecha de salida: Abril, 1996.

Ciudad/ País de destino: Los Ángeles, California. EE.UU.

¿Por qué te fuiste de tu país?

La necesidad de independencia económica fue la motivación inicial. La alta tasa de desempleo en el país para la época (1996) imposibilitaba percibir ingresos para mantener un estándar de vida promedio además de vislumbrarse una inminente recesión en mi área.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

1.- Desconocimiento del mercado laboral real. 2.- Apegos afectivos y culturales

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

La experiencia adquirida en Venezuela en el área de post-producción audiovisual, específicamente en locución y doblaje de voces en español, orientó la selección de Los Ángeles como destino debido a que es en esta ciudad de Estados Unidos donde más se ha desarrollado este oficio. Ello abría la posibilidad de entrar en ese mercado laboral en particular para luego incursionar en el ámbito de los medios de comunicación en español, área con muchas potencialidades.

Describe los primeros tiempos

La pluralidad de una ciudad como Los Ángeles hizo más fácil la transición al nuevo entorno. El conocimiento de la nueva cultura ha sido un proceso paulatino que se ha visto favorecido por el dominio previo del idioma. Esta tarea, casi interminable, se ha complementado con el aprendizaje de nuevas expresiones idiomáticas y modismos. La adaptación a la idiosincrasia local ha estado influenciada por términos dicotómicos como “politically correct” y “doble moral standards” lo que ha abierto un abanico de posibilidades de exposición a diferentes formas de actuar y de pensar.

Describe tu situación actual

Han sido varias las experiencias en trabajos a destajo o “part-time” que son los del tipo que predomina en Estados Unidos: empleado en un cine, profesor de español, guía turístico en un estudio de cine y parque de atracciones, redactor publicitario, además de la ocupación de mayor consistencia, talento de voces. Durante cinco años este ha sido el pretendido eslabón para alcanzar trabajos de mayor responsabilidad y mejor remuneración. El resultado, si bien mediato, parece positivo. Amén de haber establecido relaciones y conexiones en el ámbito de la comunicación, luego de un arduo período de auto-introducción y demostración de habilidades y capacidades en un mercado extremadamente áspero y competitivo (productoras, agencias de talento y de publicidad) me desempeñé a tiempo completo como asistente de control de calidad en una empresa de post-producción audiovisual con un paquete de beneficios (salario, seguro médico, vacaciones) relativamente ventajoso. Actualmente trabajo a destajo en el área.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

A pesar de que la incertidumbre estuvo muy presente, sobre todo el primer año, (tiempo de prueba promedio) el tiempo ha reforzado la vigencia de la decisión. De ser necesario repetiría básicamente las mismas estrategias de acción, manteniendo siempre la perseverancia y la flexibilidad ante el cambio como valores-guía. Tendría, no obstante, mayor cuidado con la selección de “compañeros de cuarto” o “room-mates” quienes pueden hacer el proceso de adaptación más fácil o difícil, dependiendo de a quién se haya elegido para compartir vivienda. Recomendaría evitar esta situación.

¿Piensas volver a tu país?

Una respuesta afirmativa a esta pregunta luce hoy extemporánea ya que habiendo superado la etapa de introducción a una nueva cultura y mercado laboral y habiendo iniciado, por ende, la fase de desarrollo, no pareciera éste el momento de pensar en regresar al país, particularmente con la crítica situación -en todos los órdenes- por la cual atraviesa. Ya que es innegable que la formación de nuestra generación no se hizo sino en Venezuela, una respuesta positiva a esta pregunta se daría cuando las condiciones de vida en el país sean más favorables. Es mi intención, sin embargo, dejar siempre abierta la posibilidad del regreso.

Testimonio publicado al 13 de julio de 2001

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>