Lilia González, ingeniera venezolana desde Mississauga, Canadá

“Un grupo de venezolanos me ayudó muchísimo en la búsqueda de vivienda. Eso marcó una gran diferencia”.

Profesión: Ingeniera electricista

Edad: 49 años

Ciudad/ País de origen: Maracaibo, Venezuela.

Fecha de salida: 3 de agosto de 2006

Ciudad/ País de destino: Mississauga, Canadá.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Como una de las tantas personas despedidas de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) durante el paro nacional, me vi en situaciones difíciles para encontrar un trabajo en mi país. Esto me obligó a buscar empleo en el exterior, a través de los diferentes links de buscadores de talentos en Internet.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

En realidad, para mí no fue una decisión difícil. Tenía una oferta de trabajo en una compañía canadiense, la cual se encargó de tramitar mis papeles de inmigración a Canadá.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Una vez que decidí buscar trabajo en el exterior, me incliné hacia Canadá, ya que una hermana vive aquí desde hace más de dos años. Ella me aseguró que este país era especial. Yo no escogí la ciudad de residencia, ya que el empleo que me ofrecieron era aquí, en Mississauga.

Describe los primeros tiempos

Al principio, fue un poco difícil acostumbrarme al trato de las personas. Los maracuchos nos caracterizamos por ser muy afectuosos, y aquí no se acostumbran las demostraciones de afecto. Otro aspecto que me preocupaba mucho era el conseguir donde vivir. No conocía a alguien que me pudiera aconsejar en este asunto. Sin embargo, un grupo de venezolanos, que forman el “Dionis Team de Royal Lepage”, me ayudó muchísimo en la búsqueda de vivienda. Eso marcó una gran diferencia, ya que me explicaron en español todo el proceso por seguir y me introdujeron a la sociedad latina de la ciudad.

Describe tu situación actual

En la actualidad, sigo trabajando en la compañía que inicialmente me empleó. Ya mi familia y yo tenemos más de un año establecidas y nuestra adaptación ha sido muy buena. Poseemos casa propia, mis hijas van al colegio y mi esposo está tomando varios cursos de capacitación.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Hasta ahora, no me arrepiento de haber tomado la decisión de emigrar. En el presente, mi familia y yo nos sentimos felices y seguros en esta gran ciudad que nos acogió. ¡No cambiaría nada de la experiencia vivida!

¿Cómo ha sido su experiencia con la empresa Royal Lepage? ¿Recomendaría sus servicios?

Al llegar, conocimos un venezolano, vendedor de automóviles, que nos recomendó sin titubear al grupo de Dionis Padrón (Dionis Team). Este equipo de Royal Lepage nos dio todo su apoyo para hallar una vivienda que, primeramente, fue rentada. Es difícil hacer estas gestiones en un país extraño. Se necesita experiencia y capacidad de negociación. Un año después, el grupo de Dionis nos ayudó a encontrar nuestra casa propia en los mejores términos. Me siento muy agradecida de haber conocido a Dionis Padrón y a su equipo de trabajo, ya que nos brindaron no solo los servicios inmobiliarios, sino también una gran amistad, que aún conservamos. Honestamente, les digo que estos venezolanos marcan una gran diferencia acá en Canadá. De modo que no duden en contactarlos.

Testimonio publicado al 30 de enero de 2008.

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>