Leo, técnico en computación, desde Estados Unidos

fotoeeuu_peq“Fácil no es, pero la luz esta allá, al final del túnel”.

Profesión: Técnico en Computación.

Edad: 30 años.

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: Diciembre de 1999.

Ciudad/ País de destino: Estados Unidos.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Me fui de Venezuela en búsqueda de un progreso integral que abarcara lo económico, social, cultural y profesional. Además, de la necesidad de conocer nuevos mundos, de ampliar mis márgenes de pensamiento.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Simplemente tomar la decisión. “Montarse en el avión” es lo mas difícil.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Vine a Estados Unidos porque es, supuestamente, el destino más práctico y funcional para emigrar. Vine solo, sin conocer nada ni a nadie y sin visa de trabajo, solo sabía que se hablaba inglés (cosa que, irónicamente, no era cierta en la ciudad a la que llegué: Miami). Me fui de Venezuela solo con $1.250 y un saco de sueños y esperanzas, nunca lo olvidaré.

Describe los primeros tiempos

Sólo los primeros 15 días fueron de vida normal, el resto fue un cúmulo de sacrificios que incluyeron dejar mi reloj empeñado varias veces en gasolineras para poder llegar a casa; esconderme del señor que me rentaba la habitación por no poder pagarle a tiempo; trabajar en sitios que parecían campos de concentración nazi; recibir poca paga en los trabajos (por parte de hispanos, claro); pero jamás me invadió la idea de volver. No suelo retroceder en mis cosas. Esto duró casi un año, vivía en Miami; seguí ganando muy poco, pero ya tenía trabajo estable, luego, las cosas cambiaron… y no fue por suerte.

Describe tu situación actual

Desde marzo de 2001 vivo en Atlanta, hice el cambio de ciudad y me tocó empezar de nuevo, pero ya conocía el sistema y me relacioné con los anglosajones (“gringos”) directamente, perdí ese miedo que nos imprimen en Miami los mismos latinos. Descubrí un nuevo mundo y entendí que algunos hispanos sólo te meten miedo para que te mantengas distante del progreso y así te puedan explotar ellos mismos. Trabajé en la construcción en esta ciudad, pero en unos 6 meses mi vida cambió: solicité un empleo y simplemente me lo dieron, de allí cambié a otro mejor y luego a otro.

Actualmente vivo en un apartamento casi de lujo, me casé con una joven hispana, tenemos un hijo, tengo un carro del 2001, tengo ahorros, trabajo en una empresa estable, aprendí inglés, estudié computación y estoy muy próximo a comenzar mi propio negocio. Los estoy esperando. ¿Quién dijo miedo?

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Honestamente, no me arrepiento y tampoco cambiaría nada. Todo, absolutamente todo, fue parte de la escala de progreso y experiencia necesarios para estar como estoy y ser lo que soy. Nadie me dijo que sería fácil y aquí lo experimenté. Fácil no es, pero la luz esta allá, al final del túnel.

¿Piensas volver a tu país?

No me iría. Lo he pensado, pero cuando pongo pies en tierra me rió de esas ideas.

Testimonio publicado al 17 de julio de 2002

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>