Karen Reyes, ingeniera, desde Melbourne, Australia

“Estar en Australia es lo mejor que me ha pasado: un título de maestría, una visa de residencia y un trabajo excepcional”.

Profesión: Ingeniera electrónica

Edad: 25 años

Ciudad/ País de origen: Colombia

Fecha de salida: 28 de abril de 2009

Ciudad/ País de destino: Melbourne, Australia

¿Por qué te fuiste de tu país?

Inicialmente salí de Colombia para perfeccionar mi inglés y estudiar una maestría en el exterior. El campo de las Telecomunicaciones en Colombia y en el mundo se maneja totalmente en inglés y, aunque tenía un nivel intermedio, este idioma era un requisito fundamental para ser más competitiva.

Así mismo, la educación en inglés se estructura de una forma muy diferente a la que se imparte en países de América Latina como Colombia. Entonces, para ser exitosa en un programa como el que escogí, era necesario aprender a estudiar en inglés.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Lo más difícil de la decisión, sin lugar a duda, fue dejar a la familia y el hogar. En mi caso particular, vine por un determinado periodo de tiempo; pero la estadía y las ganas de quedarse van aumentando por todas las ventajas migratorias que presenta Australia. Por lo tanto, tratar de balancear entre lo positivo de cada país contra lo que te ofrece el otro es complicado. Igualmente, tomar decisiones resulta arduo cuando existen presiones de tiempo, dinero y muchas opciones en medio.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Australia siempre me causó curiosidad y las facilidades que da, en cuanto a trámites de visa y permiso de trabajo para estudiantes, la convierten en una gran opción. Además, el costo de vida es bastante razonable, comparado con el alto nivel de calidad de vida que te brinda.

Describe los primeros tiempos

Llegué a Australia en el 2009 (todavía en tiempo de recesión). Sin embargo, al mes conseguí un trabajo que me permitía cubrir mis gastos y ahorrar. El idioma no fue tan difícil porque ya tenía un buen nivel, aunque adaptarse a la diferencia de acentos de los australianos lleva un poco de tiempo y práctica. Desde mi llegada he vivido en Melbourne, una urbe espectacular, muy pacífica y segura, sede de la Fórmula 1 y el Australian Open. La única desventaja se reduce a que todavía no me acostumbro al clima. Se dice que en Melbourne puedes tener las cuatro estaciones en un mismo día, ¡y es verdad! Su ubicación, al sur de Australia, la hace una ciudad demasiado fría durante todo el año, excepto en verano.

Describe tu situación actual

Acabo de terminar mi máster en gerencia de la ingeniería (Engineering Management) en la Universidad de Melbourne. Trabajo en la mejor empresa de telecomunicaciones australiana y ya llevo un año de residencia, lo cual representa grandes ventajas, como viajar a algunos países sin necesidad de visa, pagar la matrícula de la universidad con tarifas locales y seguro médico, entre otras.

¿Cómo ha sido tu experiencia con la asesoría de Mi Visa Australia? ¿Recomendarías sus servicios?

A Julio Quintero, de Mi Visa Australia, lo conocí por coincidencia en Colombia, durante una conferencia, en mi universidad, sobre migración a Australia, hace un poco más de cuatro años. Una vez en este país, lo busqué para que me asesorara y evaluara mis posibilidades para acceder a la residencia australiana. Desde el principio, mi asesor mostró mucho empeño y dedicación y no solo analizó mi situación sino que me presentó varias posibilidades para lograr la residencia. Al cumplir con todos los requisitos, me ayudó durante el proceso completo de la solicitud. Por fortuna, mi visa tardó tres meses en ser aprobada. Después de esa gestión, siempre ha estado dispuesto a responder mis inquietudes en referencia a mi visa o algún tema legal de migración. En fin, Julio es una persona muy profesional y lo recomiendo ciento por ciento.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento. Estar en Australia es lo mejor que me ha pasado. He conseguido mucho más de lo que alguna vez pensé que podría alcanzar en apenas dos años. Tengo un título de maestría, una visa de residencia y un trabajo excepcional. El ambiente de tranquilidad y paz que se vive en esta nación no se compara con nada y la adaptación al cambio se facilita cuando existen tantas cosas positivas al alcance de cualquier ser humano.

Testimonio publicado al 30 de septiembre de 2011

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>