Juan Sintierra, ingeniero, desde el Oriente Medio

fotomaleta_peq“El trabajo ha sido un verdadero reto y he aprendido mucho”.

Profesión: Ingeniero

Edad: 50 años

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: 2006

Ciudad/ País de destino: Oriente Medio.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Me cansé de vivir en un país sin ley ni moral. Me cansé del marginalismo físico y mental, del desorden, de la suciedad, de la falta de conciencia de parte de la población.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Temor a fallar en un nuevo entorno, totalmente diferente; dudas en cuanto a la capacidad profesional para llenar las expectativas del futuro empleador; y abandonar un relativo buen empleo en Caracas por algo desconocido.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Elegí el Oriente Medio, como pude haber terminado en Kazajstán, Libia, Rusia, Congo, Tailandia. En realidad, no me importaba el lugar sino el dinero. A mi edad, el plan era lograr el máximo ahorro en un plazo de diez años. Igualmente, me hubiera ido a Iraq, pues, si se trata de peligro, qué país más peligroso que Venezuela, donde hay más muertos que en una guerra.

Describe los primeros tiempos

Fue duro, debo reconocerlo. Además, pasé por períodos de mucha ansiedad, principalmente porque tuve que arrancar de cero en un nuevo país, nueva empresa, nuevas instalaciones, sin conocer absolutamente nada. Sin embargo, por aquí encontramos tantos expatriados de todas partes, que no te sientes tan extranjero. Hay muchos latinos, también, lo que fue de mucha ayuda en esos primeros meses.

Describe tu situación actual

Después de cuatro años, nado como pez en el agua. He progresado en la empresa y, a fuerza de trabajo, me he creado un prestigio sólido. Me siento más cómodo en términos generales y he descubierto mi vena de ciudadano del mundo. El trabajo ha sido un verdadero reto y he aprendido mucho.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento en lo absoluto. Por el contrario, pienso que debí haber tomado la decisión de salir de Venezuela una década antes. Para profesionales que deseen aventurarse por el Oriente Medio, hay dos opciones, dependiendo del tipo de empresa. En unos casos, puedes emigrar con toda la familia (la mejor elección) y tus hijos tendrán oportunidades de estudiar en colegios internacionales, con niños y jóvenes de todo el mundo. En verdad, una experiencia enriquecedora y única. Otras compañías solo te dan la posibilidad de venir solo (soltero) y viajar por quince días a tu país, cada cuatro meses. Esta vía es ideal para divorciados y separados o séniores, con hijos ya mayores e independientes.

¿Piensas volver a tu país?

No en las circunstancias políticas y sociales actuales. Me duele haber perdido mi país a manos de unos forajidos; pero no estoy dispuesto a quemar estos años dorados en una nación destruida, que ya no puede llamarse patria. No dejo de recordar a mi gente buena todos los días y sufrir por ella. No obstante, la Venezuela querida de mi infancia y juventud desapareció y no creo que vuelva. Cada vez se parece más a los países subdesarrollados de África. A los que sienten remordimiento porque están traicionando a la patria, les recuerdo que somos ciudadanos del mundo, no de un pedazo de tierra donde nacimos por cosas del destino. Lo que sí duele es dejar atrás a la gente buena que conocimos y con la que convivimos por tanto tiempo. En resumen, preocúpate por mantener el contacto estrecho con tus amistades, porque playas, calles, montes y praderas hay en todo el planeta.

Testimonio publicado al 12 de febrero de 2010

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>