PanamáPanamá es uno de los países más seguros de Centro América. En consecuencia, en la mayoría de sus urbes y poblados se se respira un aire de seguridad y tranquilidad.

La tasa anual de homicidios se estima en 18% (18 homicidios por cada 100 mil habitantes), según cifras del Sistema Nacional de Estadísticas Criminales de esta nación, avaladas por el Banco Mundial.

Es una de las tasas más bajas de la región. De hecho, solo la supera el país limítrofe de Costa Rica, con 8.8% de criminalidad anual.

En el cuadro inserto debajo puede compararse el índice panameño, antes referido, con el de algunos otros países (cifras de “Homicide Monitor”):

PaísTasa anual de criminalidad
Honduras85,5%
Venezuela53,7%
El Salvador35,9%
Colombia33,8%
Jamaica40,6%
República Dominicana23,4%
Brasil26,7%

En Panamá es posible caminar con tranquilidad por las calles, pasear de noche, utilizar el transporte público, lucir prendas y hasta tener un carro de lujo, sin que ello implique un riesgo de seguridad inminente.

Desde luego, siempre hay riesgos en ciertas partes de la ciudad y no deben descuidarse las medidas mínimas de protección que se han de respetar en cualquier país de América Latina.

Existen analistas que afirman el incremento de delitos específicos, como la presencia de pandillas en varias áreas de la ciudad de Panamá. Igualmente, se evidencian otras manifestaciones de violencia, como el maltrato doméstico y de género.

Nuevas modalidades de robo, como los delitos electrónicos (clonación de tarjetas de crédito), también han aumentado y, para algunos, el fenómeno está relacionado con la inmigración ilegal.

Al llegar a Panamá por primera vez, una recomendación fundamental consiste en evitar los sitios de mayor peligrosidad. En la ciudad de Panamá, es el conocido San Miguelito. En tanto que, a escala nacional, son la ciudad de Colón y las regiones de la provincia de Darién, limítrofes con Colombia, donde se han desarrollado conflictos con guerrillas y narcoparamilitares.

Cómo pedir ayuda y presentar una denuncia
En Panamá el teléfono de emergencias es el 911, para contactar a los bomberos, policía y servicios médicos en el ámbito nacional, es decir, desde cualquier ubicación.

Si se es víctima de un robo u otro tipo de agresión y se desea presentar una denuncia, se puede acudir a la Dirección de Investigación Judicial o al Centro de Recepción de Denuncias de la Policía Nacional, ambos situados en la zona de Ancón, en la ciudad de Panamá.

Los principales teléfonos de interés para este tipo de incidentes son estos:

  • Centro de Recepción de Denuncias, abierto a las 24 horas. Teléfono: 262.6979, 262.8277 ó 266.60.77.
  • Policía Nacional: 104
  • Bomberos: 103
  • Policía Nacional de Turismo. Teléfono 226.4021 ó 270.2467
  • Sistema Nacional Protección Civil (SINAPROC). Teléfono 3160 080 ó 335 (24 horas).

Situaciones de violencia
Como se ha comentado, Panamá no es una sociedad exenta de crimen ni de hechos delictivos. En sus urbes más pobladas pueden presentarse circunstancias de orden público que pondrían en riesgo la seguridad personal de los ciudadanos. Por esta causa, se aconseja al extranjero recién llegado seguir en las mismas normas básicas de seguridad que observaba en su país de procedencia.

Algunos consejos sencillos sobre seguridad personal que deben tomarse en cuenta son:

• Portar pequeñas cantidades de dinero en efectivo y utilizar los servicios de transferencias electrónicas para comprar o retirar dinero con la tarjeta bancaria.

• Tener una actitud vigilante al usar un cajero automático: evitar que otras personas vean el número de identificación personal (PIN) y guardar el dinero rápidamente.

• Utilizar la tarjeta de crédito en negocios seguros. Controlar estrictamente las transacciones efectuadas, para detectar de inmediato cualquier irregularidad (clonación de tarjeta).

• Llevar el bolso de mano o maletín bien cerrado para impedir la acción de los carteristas.

• Abstenerse de andar solo de noche. Es mejor ir en grupo o simplemente preferir las calles transitadas. Al menos hasta que se esté familiarizado con la vecindad de residencia.

• Transportar a desconocidos en el carro es una práctica desaconsejada. No deben ofrecerse estos favores ni aceptarlos de parte de extraños.

• Al caminar por la vía pública, evitar el uso de audífonos que pueden aislar a la persona de lo que pasa a su alrededor.

• Cruzar la calle siempre en el paso peatonal. Evitar saltarse las normas básicas del buen tránsito de los peatones, puesto que en Panamá los conductores no ceden el paso fácilmente.

• Ser prudente al hacer excursiones al aire libre. Ciertas demarcaciones turísticas, específicamente playas, son comarcas indígenas que se rigen por sus propias leyes para el mantenimiento del orden público. Al respecto, debe evitarse cualquier conducta que altere la tranquilidad u ofenda a las autoridades indígenas locales.

• Informarse bien antes de visitar áreas poco pobladas, y, en los primeros tiempos de permanencia, tal vez sea recomendables las excursiones organizadas y los viajes en grupo.

En el foro de discusión ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Panamá?, hispanoparlantes de diversos orígenes hacen preguntas, comparten opiniones y relatan experiencias sobre el proceso de emigración hacia este país centroamericano.