El mercado de trabajo en España está signado por un modelo productivo con un peso muy fuerte del sector servicios (absorbe alrededor del 75% del empleo), con un sector industrial pequeño (que genera cerca del 15% del empleo), en comparación los países vecinos de la euro zona, y unas áreas de construcción (5%) y agricultura (5%), también pequeñas.

También caracterizan el mercado de trabajo las regulaciones de la economía, lo cual  retarda la generación de empleo, y, por otra parte, el nivel educativo medio de la población en promedio, que genera una alta demanda de empleados con nivel universitario.

La generación de puestos de trabajo en España ha estado dominado por los sectores de: Servicios, Industria, Construcción y Agricultura.
La generación de puestos de trabajo en España ha estado dominado por los sectores de: Servicios, Industria, Construcción y Agricultura.

El desempleo en España
El desempleo es uno de los principales aspectos negativos que tiene la economía española.

Aunque la recuperación de la actividad económica española es un hecho, tras el prolongado período de recesión que se produjo entre 2008 y 2013, como consecuencia de la crisis financiera global, la creación de empleo en España mejora a un ritmo moderado.

A continuación puede apreciarse el descenso del paro en España en los últimos cuatro años:

  • Tasa promedio de paro 2013: 26%
  • Tasa promedio de paro 2014: 23,6%
  • Tasa promedio de paro 2015: 20,9%
  • Tasa promedio de paro 2016: 19%
  • Tasa promedio de paro 2017: 16,7%

Debe resaltarse que 2016 marcó un hito, pues por primera vez en siete años el desempleo en España no superó la barrera del 20%. Esto quiere decir desde 2016 en España se cuentan menos de cuatro millones de parados (Cálculos de Eurostat).

Destaca también que en mayo de 2017, España lideró la reducción del desempleo en la zona euro en términos interanuales.

Al cierre del tercer trimestre de 2017, la tasa española de desempleo se ubicó en 16,5%, con lo cual, se establece una clara tendencia a la baja del número de desempleados. La tasa de paro promedio del año 2017 se estableció en 16,7%

Sin embargo, a pesar de este positivo balance, España sigue siendo el segundo país con mayor porcentaje de paro de la Unión Europea, por detrás de Grecia (20%, en 2017).

De hecho, España se ubica casi diez puntos porcentuales por encima de la tasa de paro promedio de la Eurozona, la cual se calcula en 10%

Además, el empleo que se crea en España es, en su mayoría, temporal.

EN general, los pronósticos de varios analistas coinciden en desatacar la confianza que existe en que a medida que el aparato productivo español mejore, mayores puestos de trabajo se abrirán en el país. De hecho, se espera que en 2018 la tasa de desempleo en España se sitúe por debajo del 15%

Para algunos analistas, para que España supere el fantasma del paro debe seguir creando empleo a un ritmo anual de unos 500.000 nuevos puestos de trabajo, al menos por los próximos cuatro años.

Desempleo juvenil
En cuanto al paro entre los menores de 25 años, las cifras son poco halagadoras. España se mantiene como el segundo país con más jóvenes desempleados (40%) de la Unión Europea, también por debajo de Grecia (46%), y muy por encima de la media del 18% de la zona euro y del 16% del conjunto de la Unión Europea.

Según cálculos del sindicato Unión General de Trabajadores, cuatro de cada diez profesionales menores de 25 años no tiene trabajo en España y más de la mitad de los contratos que firman tiene una duración inferior a seis meses.

¿Quiénes son los desempleados en España?
El paro en España impacta principalmente a jóvenes que buscan su primer trabajo, a empleados que desean cambiar de ocupación, a trabajadores que tratan de reinsertarse en el mercado laboral tras un período de retiro y a desocupados de larga duración.

A este cálculo deben sumarse los extranjeros que llegan al país con la esperanza de explorar oportunidades laborales y profesionales ventajosas para su autodesarrollo y crecimiento.

Características del mercado de trabajo en España
Bajo estas premisas señaladas podemos hablar de un mercado laboral español retador y con aún grandes desafíos sociales que enfrentar.

Adicionalmente, en España, la realidad laboral está signada por tres fenómenos de creciente importancia: las empresas de trabajo temporal (ETT’s), el teletrabajo y el mercado en negro.

La oferta laboral de las empresas de trabajo temporal es de poca estabilidad, por su alta capacidad de rotación y su naturaleza perecedera, sin embargo, la colocación en este tipo de empresas es mucho más rápida, pues los criterios de selección suelen ser más flexibles.

El teletrabajo es una opción laboral que gana cada día más adeptos. Se trata de una modalidad de empleo que consiste en utilizar las tecnologías de la información para independizar al trabajador del lugar físico tradicional para desarrollar sus funciones.

Actualmente, se calcula que el 27% de las empresas españolas promueve el trabajo desde casa. En Europa la media es del 35%. Se calcula que unos 7,5% de los españoles practica el teletrabajo. Al 57% de los españoles, sin embargo, les gustaría que su empresa les ofreciera esa opción.

Para los extranjeros el teletrabajo puede significar una opción válida y segura de iniciarse en el competitivo mercado laboral español. Las empresas españolas dedicadas a las tecnologías de la información y la comunicación son las que más teletrabajadores tienen.

El trabajo en negro, también llamado “trabajo sumergido”, es uno de los grandes problemas de la economía española, pues supone un fraude a la nación porque libera al empleador y al empleado de cargas impositivas correspondientes a la seguridad social, a la jubilación y al salario del empleado.

Cuando un trabajador es empleado “en negro” no se establecen registros o se ingresan datos falsos sobre la fecha de la contratación y sobre la remuneración. Esta realidad, a la que muchos inmigrantes y nacionales se ven expuestos, tiene un impacto en el mercado de trabajo, pues hace que los empresarios, en vez de mejorar las condiciones de trabajo, recurran a bajar los salarios de sus empleados para poder competir con las empresas que de manera fraudulenta contratan a trabajadores “en negro”.

Creación de empleos y estímulos al emprendedor
El desempleo en España ha llevado a algunos líderes europeos a expresar su preocupación y a habilitar instrumentos de apoyo financiero por parte de la Unión Europea, entre ellos 900 millones de euros para impulsar el empleo juvenil.

Por su parte, el gobierno español ha promovido, desde el año 2013, un plan de estímulo económico y apoyo al emprendedor, que incluye un paquete de recortes de gastos y un aumento progresivo del impuesto sobre la renta y del impuesto al valor añadido, como parte de las medidas necesarias para reducir el déficit público. Asimismo, se han implementado estímulos para el desarrollo de las pequeñas y medianas industrias y se han buscado mecanismos para llevar a más jóvenes desempleados hacia la población activa.

También el gobierno español ha implementado medidas estructurales como la profunda revisión del sistema laboral, con el objetivo de fomentar la creación de empleo y promover la productividad para mejorar la competitividad de las empresas españolas. La mayoría de estas medidas han sido resumidas en el Programa de Estabilidad del gobierno español, cuya fase 2016-2019 se encuentra en plena ejecución.

Áreas que ofrecen oportunidades de trabajo en España
El progreso en la generación de puestos de trabajo en España ha estado dominado por cuatro sectores económicos:

  • Servicios (turismo, educación, salud, comercio).
  • Industria (tecnología).
  • Construcción.
  • Agricultura.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), los sectores que lideraron en 2016 la creación de empleo en España son: el turismo, la restauración, la educación, la agricultura, la ganadería, la construcción, la informática, el comercio al mayor, el área de la salud, la fabricación de productos metálicos, el transporte terrestre, el comercio al detal, las ventas de vehículos, la industria farmacéutica, los servicios de alojamiento turístico, las agencias de viaje, la industria de la madera y los servicios de jardinería.

Ver también:

Ayuda para buscar trabajo en España>>