Publicidad


 

Real Policía Montada de Canadá
Canadá se caracteriza por ser una sociedad pacífica y carente de violencia endémica. La doble estrategia política del Estado canadiense de inversión social y gasto en seguridad ciudadana y orden público han dado réditos tangibles.

Seguridad personal en Canadá – Vivir en Canadá

Los índices de violencia, homicidios y delitos en general son muy bajos y disminuyen constantemente desde 1990.

De hecho, según cifras de Estadísticas Canadá, la tasa de criminalidad («crime rate»), que mide el volumen general de la delincuencia, alcanzó en 2013 y 2015 su punto más bajo desde 1969.

El cálculo histórico del índice de criminalidad en Canadá puede apreciarse en el siguiente cuadro (Cifras de Estadística Canadá):

Año Incidentes por cada 100 mil habitantes Descenso con respecto a 1969
2013 5.195 30%
2014 5.354 26%
2015 5.198 29%

De esa información se deduce que los crímenes en Canadá mantienen una tendencia de largo plazo a la baja, para ubicarse entre los índices de delitos y hechos violentos más bajos del planeta.

Índice de gravedad de la delincuencia de Canadá

Crime Severity Index CSI

El índice de gravedad de la delincuencia («Crime Severity Index», CSI), que mide la severidad del delito, también se reduce constantemente (en 2015 fue 31% menor que 10 años antes), especialmente en categorías importantes: el intento de asesinato, los asaltos graves, las agresiones sexuales, los robos domiciliarios y los hurtos de vehículos.

De acuerdo con los reportes de la policía, en Canadá 4 de cada 5 delitos son de naturaleza no-violenta.

Canadá entre los diez países más seguros del mundo

Gracias a los índices de baja criminalidad y homicidios, y a otros como acceso a las armas controlado, bajos niveles de terrorismo y confianza en los cuerpos policiales, Canadá es considerado como el octavo país más seguro del mundo, según la edición 2016 del Índice de Paz Global, conocido como GPI por sus siglas en inglés, “Global Peace Index 2016”.

El GPI se valora como la principal medida anual de paz mundial y seguridad internacional y es elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, organización internacional de investigación sin ánimo de lucro, en colaboración con la Unidad de Inteligencia de la prestigiosa publicación “The Economist”, y con la guía de un equipo internacional de académicos y expertos en temas relacionados con la paz y la seguridad.

El índice clasifica a unos 160 países que cubren el 99% de la población mundial y utiliza en la medición 23 indicadores cualitativos y cuantitativos.

De acuerdo a esta clasificación, Canadá forma parte del «top 10» de los países más seguros y pacíficos del mundo por debajo de Islandia, Dinamarca, Austria, Nueva Zelanda, Portugal, República Checa y Suiza.

En el mismo ranking Australia ocupa el puesto 15 y de Estados Unidos el puesto 103.

La institución policial en Canadá

Los canadienses se enorgullecen del ambiente seguro en el que habitan y, particularmente, de los bajos índices de violencia de su sociedad, donde los organismos de orden público cumplen tareas más preventivas que represivas.

La institución encargada de mantener la paz y el orden en la calles es la policía, que también cumple la tarea de arrestar y llevar ante los tribunales a las personas sospechosas de haber cometido algún delito. Los oficiales de policía, pueden también prestar testimonio en un juicio en un tribunal.

Publicidad


 

La Real Policía Montada de Canadá (“Royal Canadian Mounted Police” o “Gendarmerie Royale du Canada”) es la institución policial más importante del país y constituye un ícono de la nación canadiense.

Tiene su origen en 1873, cuando fue constituida la “North West Mounted Police”, como una organización de seguridad para la región oeste de la nación canadiense.

La Real Policía Montada de Canadá

A principios del siglo XX, la policía había alcanzado tal reputación internacional por su contribución al desarrollo seguro de los territorios del oeste de Canadá que, en 1904, el rey Eduardo VII de Inglaterra le concedió el título de “real”, pasando así a convertirse en la “Royal North West Mounted Police” o Real Policía Montada del Noroeste.

La organización policial continuó sus hazañas y sus miembros alcanzaron el estatus de héroes, convirtiéndose en parte de la leyenda del oeste canadiense. La Real Policía Montada del Noroeste era una fuente permanente de aventuras que inspiraban historias de la literatura y del cine.

El prestigio de este órgano de seguridad inspiró al gobierno para crear una sola fuerza policial federal extendida a todo el país para mantener la ley y el orden.

En febrero de 1920, la Real Policía Montada del Noroeste absorbió la “Dominion Police”, que había sido creada en 1868 para servir en la región este del país.

La sede de la Real Policía Montada se traslado desde Regina a Ottawa y la fuerza se convirtió en responsable de la aplicación de las leyes federales desde el Atlántico hasta el Pacífico. En consonancia con su nuevo papel, en 1920, pasó a llamarse “Royal Canadian Mounted Police“ o Real Policía Montada de Canadá.

En la actualidad, la Real Policía Montada de Canadá provee servicio para el conjunto de Canadá como nación y suple requerimientos específicos de orden público en 8 de las 10 provincias del país. Las provincias de Ontario y Quebec cuentan con sus propios órganos policiales provinciales.

En total, Canadá cuenta con más de 300 servicios de policía que dependen de los distintos niveles de gobierno: federal, provincial o territorial y municipal. Además, las ciudades y los pueblos pueden organizar sus propios cuerpos policiales.

En algunas ocasiones, se establecen acuerdos entre ciudades vecinas para organizar una policía común. Algunas instituciones públicas pueden también tener sus propios servicios de orden público, tal como los sistemas urbanos de transporte, que cuentan con su propio personal de seguridad.

Un policía canadiense está entre los funcionarios públicos mejor pagados. Después de los Estados Unidos, Canadá es el país que más gasta en seguridad ciudadana por habitante, esto asegura, entre otros beneficios, un funcionario policial bien equipado y entrenado.

El trabajo policial comporta enormes riesgos, pero estadísticamente la muerte de policías canadienses es mínima.

Se calcula que más del 16% de la fuerza policial está conformada por mujeres.

En Canadá el teléfono para emergencias es el 911

También se puede marcar el 0. Al contestar, debe pedirse por la policía (police), en caso de tener una emergencia. En todos los teléfonos públicos, la llamada de emergencia es gratuita.

De modo general, las relaciones de la comunidad con los cuerpos policiales son armoniosas y sanas en Canadá.

Los ciudadanos suelen colaborar con la policía en sus investigaciones y, además, mantienen un actitud vigilante en sus propias comunidades, por lo que suelen denunciar cualquier situación que consideren sospechosa y con frecuencia piden ayuda a la policía.

Cuando un oficial de policía detiene e interroga a un ciudadano, conviene guardar la calma y cooperar. Es importante expresarse lo más claramente posible ante el oficial de policía y mirarlo directamente a los ojos.

Se debe estar presto a mostrar los documentos de identidad. Generalmente, los oficiales mantienen una conducta recta y tratan a los ciudadanos con respeto. Una conducta inapropiada por parte de un funcionario policial, puede y debe ser denunciada por el ciudadano.

Cuando una persona es detenida tiene derecho a saber por qué, a solicitar los servicios de un abogado y de un intérprete, si lo requiere. En Canadá, toda persona es inocente hasta que se pruebe lo contrario.

En materia de seguridad nacional, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, en Estados Unidos, el gobierno federal concentró una parte importante de su presupuesto en términos de inteligencia y fortalecimiento de los instrumentos policiales antiterroristas.

En tal sentido, existen importantes mecanismos de cooperación con el país vecino para preservar la seguridad en el conjunto de la sociedad norteamericana.

Situaciones de violencia en Canadá

En los centros urbanos más grandes y poblados del país (Toronto, Montreal, Vancouver y Calgary) pueden presentarse situaciones de orden público que pondrían en riesgo la seguridad personal de los ciudadanos, por lo que es una buena práctica para el extranjero recién llegado aplicar las mismas normas básicas de seguridad que observaba en su país de origen.

Un consejo básico es escoger con cuidado la comunidad donde se establecerá residencia, aprender a diferenciar las áreas consideradas peligrosas y evitarlas.

Consejos de seguridad personal para Canadá

Otros consejos sencillos sobre seguridad personal que deben tomarse en cuenta son:

No llevar grandes cantidades de dinero encima

Conviene utilizar los servicios de transferencias electrónicas que permiten comprar o retirar dinero con la tarjeta bancaria.

Tener una actitud vigilante al usar un cajero automático

No permitir que otras personas vean el número de identificación personal (PIN) y guardar el dinero rápidamente.

Llevar el bolso de mano o maletín bien cerrado para evitar la acción de los carteristas

Cuando hay grandes concentraciones humanas (las ciudades canadienses son famosas por sus festivales de calle), las personas se distraen y ocurren este tipo de incidentes.

Puede ocurrir en Canadá que cuando alguien ha perdido su monedero, días después lo reciba por correo con todos sus documentos personales, pero sin el dinero y las tarjetas bancarias. Un modus operandi muy típico de los carteristas es robar el dinero y lo que se considere de valor y luego tirar el portamonedas.

Sucede entonces que cualquier ciudadano que encuentre el artículo lo coloca en un buzón de correo con los documentos, y el servicio postal, que es público, se encarga de enviar el paquete gratuitamente al propietario.

Permanecer vigilante ante la presencia de personas sospechosas, pero guardar la calma

En Canadá se calcula que existen cerca de 300 mil personas que deambulan por las calles (“homless” o “itinerants”), especialmente en las grandes ciudades de Toronto, Montreal y Vancouver. La mayoría son inofensivas y suelen pedir dinero o comida a los transeúntes.

Conviene reaccionar con naturalidad y calma ante la proximidad de una persona en situación de calle, pues generalmente no son violentas y sólo piden un poco de ayuda. Sin embargo, bajo los efectos de drogas o alcohol el comportamiento puede ser imprevisible, por lo que la recomendación es siempre permanecer alerta.

Evitar andar de noche solo

Es mejor ir en grupo o simplemente evitar las calles poco transitadas. Al menos hasta que se esté familiarizado con la zona de residencia.

Transportar a desconocidos en el carro es una práctica desaconsejada

No deben ofrecerse estos favores ni aceptarlos de parte de extraños.

No caminar por la vía pública usando audífonos que pueden aislar a la persona de lo que pasa a su alrededor.

No responder preguntas personales realizadas en encuestas telefónicas

Son cada vez más comunes los delitos telefónicos. Personas que fingen ser empleados bancarios o de empresas de seguros o de asistencia financiera, pretenden obtener datos personales de sus víctimas para realizar estafas electrónicas.

A veces, las llamadas fraudulentas se realizan en español. En Canadá, por razones de seguridad, ningún banco pedirá por teléfono la clave de acceso a las cuentas u otros datos confidenciales, pues ya están en posesión de toda la información sobre sus clientes.

En Canadá, un delito grave es la violencia doméstica o familiar y la violencia de género. Maltratar a una mujer es penado severamente por las leyes.

Existen servicios comunitarios y líneas telefónicas gratuitas que prestan asistencia a las víctimas de violencia en el hogar. Cada provincia o territorio es responsable de estos servicios.

Visita el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Canadá?

 

Publicidad