Publicidad


 

Yukón (en inglés Yukon; en francés Territoire du Yukon). Tomó su nombre del río Yukón, que significa “gran río” en gwich’in. Carece de eslogan oficial. Sin embargo, existe uno turístico: “Más grande que la vida”. Es llamado “La tierra del sol de medianoche”, un apelativo que comparte con Alaska. Es el más occidental y el más pequeño de los tres territorios de Canadá. La página oficial de turismo presenta al Yukón como una “tierra de superlativos”, pues es el más alto, el más salvaje, el más húmedo, el más extremo y el más antiguo.

Se encuentra entre el estado norteamericano de Alaska, por el Oeste; Columbia Británica, por el Sur; y los Territorios del Noroeste, por el Este. Escasamente poblado, con paisajes donde se destacan sus lagos de hielo derretido y las montañas de nieve perpetua. Famoso por la fiebre del oro de Klondike, un acontecimiento histórico de 1897 y de enorme importancia para la región. Oficialmente bilingüe: inglés y francés. No obstante, el gobierno del Yukón reconoce la importancia de las lenguas aborígenes de su territorio.

Tiene una superficie total de 482.443 km2, la cual lo sitúa en la novena posición entre las provincias y territorios del país. Asimismo, posee una línea costera de 430 Km2 a lo largo del mar Beaufort.

La capital es Whitehorse, “la ciudad de la rusticidad, de la vida en contacto con la naturaleza” y la más grande del Yukón, con 27.071 habitantes, 76% de la población total del Yukón para junio 2012, según la Oficina de Estadísticas de Yukón. También el centro de las actividades claves del Norte. A la par, urbana y rural, pero también cosmopolita, con una comunidad francófona entusiasta y gente de Europa, Asia y del resto del mundo que decidieron establecerse en ella. Otras comunidades importantes son Dawson City (el pueblo histórico y la segundo más grande del territorio), el montañoso Haines Junction, la comunidad de artistas Keno City Burwash, Landing, Destruction Bay, Mayo y Old Crown.

En junio de 2012, registró una población de 35.503 habitantes (decimosegundo en la clasificación nacional). Al comparar este dato poblacional con el área del territorio, se descubre una tierra muy grande con una población demasiado pequeña, donde el número de animales supera al de la gente. Un quinto de los yukonianos es de origen aborigen y pertenece a una de las catorce primeras naciones de Yukón, en las cuales se hablan ocho lenguas diferentes.

En cuanto a la inmigración, la Oficina de Estadística de Yukón reportó que más de 3.005 inmigrantes llegaron a este territorio en el 2006. Equivalían al 1% de la población total para ese año, menos del 3% de ellos no sabía inglés y el 75% vivía en Whitehorse, la capital. De los mayores de 18 años, los europeos – británicos y franceses – formaban el grupo mayoritario (57%), seguidos de los asiáticos (26%) y norteamericanos (20%). En realidad, los inmigrantes recibidos en Yukón, como en los otros dos territorios, representan el 0,1% de la población total de inmigrantes en Canadá. Por eso, el 10% de inmigrantes en este territorio lo convierte en el sexto de la nación por inmigración, como un porcentaje de la población total. Respecto de la migración interna, de salida y de entrada, se produce, mayormente, desde Columbia Británica y Alberta y hacia ellas.

Más sobre la forma de ser de los canadienses y su modo de vida en ¿Cómo son los canadienses?

 

 

Publicidad