Obtener la ciudadanía australiana es un acto voluntario y constituye un privilegio que otorga todas las ventajas y exige las mismas responsabilidades que poseen quienes nacieron en Australia. Además, significa la afiliación definitiva a la comunidad australiana, aceptando y compartiendo los valores cívicos de la nación.

Australia permite la doble ciudadanía. Por ejemplo, un ciudadano australiano puede obtener otra nacionalidad a través del matrimonio.

Del mismo modo, un residente permanente en Australia puede obtener la ciudadanía australiana conservando su nacionalidad de origen. Sin embargo, el interesado debe consultar si la doble nacionalidad está permitida en su país de origen o si, por el contrario, perdería su nacionalidad al obtener la australiana.

Los ciudadanos australianos que posean doble nacionalidad, deben utilizar el pasaporte australiano para entrar y salir del país; esta obligación no les impide utilizar otro pasaporte fuera de territorio australiano.

Los extranjeros pueden solicitar la ciudadanía australiana por concesión, si ocurre alguna de las siguientes circunstancias:

  • El demandante es residente permanente de Australia y cumple con todos los requisitos de elegibilidad; entre ellos, el de poseer 4 años de residencia legal en Australia, incluyendo 12 meses de residencia permanente inmediatamente antes de hacer la solicitud de ciudadanía;
  • el solicitante es cónyuge de un ciudadano australiano, o es un niño, hijo de un ciudadano australiano;
  • el demandante es un refugiado que ha entrado en Australia por razones humanitarias;
  • el solicitante es un ciudadano británico o neozelandés y ha vivido en Australia muchos años. También puede tratarse de un beneficiario del Plan de Migración de la Commonwealth;
  • el demandante es un ciudadano nacido en Papúa antes de la independencia en 1975.

Además, existen ciertas figuras legales que favorecen la obtención de la nacionalidad australiana en casos muy específicos:

  • Ciudadanía por descendencia: la que pueden solicitar los ciudadanos que hayan nacido en el extranjero de un padre o madre de nacionalidad australiana.
  • Ciudadanía por adopción: que se otorga a quienes hayan sido adoptados por un ciudadano australiano.
  • Ciudadanía por reanudación: que se concede a quien haya perdido su ciudadanía australiana.

Todos los niños que nazcan en territorio australiano de padres que poseen la residencia permanente son automáticamente de nacionalidad australiana.

De hecho, son ciudadanos australianos de nacimiento todos los ciudadanos que hayan nacido en Australia después del 20 de agosto de 1986 de padres residentes permanentes.

Los ciudadanos que hayan nacido en Australia después del 20 de agosto de 1986 de padres que no son residentes permanentes ni ciudadanos australianos, pueden obtener la ciudadanía australiana de manera automática al cumplir los 10 años de vida.

Solicitar la ciudadanía australiana
Para demandar la ciudadanía australiana por concesión se requiere llenar un formulario de solicitud y presentarlo ante la autoridad junto con los documentos personales exigidos y el pago correspondiente por gastos administrativos.

Además, es condición “sine qua non” residir en territorio australiano al momento de presentar la solicitud y al momento de obtener la aprobación. Quedan exceptuados de este cumplimiento quienes solicitan la ciudadanía por descendencia, por adopción y por reanudación.

El interesado debe determinar el tipo de solicitud de ciudadanía que se adapta a sus circunstancias personales.

Los residentes permanentes deben también cumplir con los requisitos de residencia contenidos en la “Ley de ciudadanía australiana de 2007” (Australian Citizenship Act 2007), los cuales consisten en:

  • Poseer 4 años de residencia legal en Australia (es decir, con una visa permanente o temporal), incluyendo 12 meses como residente permanente inmediatamente antes de hacer la solicitud de la ciudadanía.
  • El solicitante no puede tener más de 12 meses de ausencia en total en los 4 años de residencia legal en Australia, incluyendo no más de 90 días de ausencia durante los 12 meses inmediatamente anteriores a la solicitud de la ciudadanía.

Al momento de solicitar la ciudadanía australiana, los principales documentos que serán exigidos son:

  • Formulario de solicitud de ciudadanía. Los inmigrantes con residencia permanente, en edades entre 18 y 60 años, y sus hijos menores de 16 años, generalmente, deben llenar uno de los dos siguientes tipos de formularios: Formulario 1300t y Formulario 1290.
  • Documentos de identidad personal: pasaporte vigente o cualquier otro documento que contenga una foto, la firma, la dirección de habitación actual, la fecha de nacimiento y el nombre civil del solicitante.
  • Declaración de identidad: llenada y completada por un ciudadano australiano que proporciona todos sus datos de identidad y de contacto y que da fe de conocer al interesado durante al menos más de 1 año y no posee con él ningún vínculo familiar ni por matrimonio.
  • Fotografía vigente del interesado (no más de 6 meses), escrita al reverso con la frase “ This is a true photograph of ”, seguida del nombre y la firma del solicitante.
  • Certificado penal de buena conducta expedido por un organismo australiano. También se solicitará un certificado penal de buena conducta expedido por un organismo de cada país en el cual el solicitante haya residido.
  • Prueba de pago de los gastos administrativos. Los costos varían de acuerdo con el tipo de solicitud realizada, pero pueden estar en el orden de los 300 dólares australianos o más, por persona.

Generalmente, los menores de 16 años pueden ser incluidos en la solicitud de sus padres. Sin embargo, en algunas circunstancias podrían contar con su propia solicitud individual.

El tiempo para la aprobación de la ciudadanía varía dependiendo del tipo de solicitud.

Test o examen de ciudadanía
Desde el 1 de octubre de 2007, el gobierno australiano estableció la obligatoriedad de presentar un examen de conocimiento sobre cultura australiana para poder obtener la ciudadanía.

Para poder ser llamado a presentar el examen, el ciudadano extranjero debe haber presentado primero la solicitud de ciudadanía.

Los únicos ciudadanos que quedan exentos de presentar el examen son:

  • Personas menores de 18 años y mayores de 60 años;
  • personas que padecen una importante pérdida de la visión, la audición o el habla;
  • pacientes con una incapacidad física o mental permanente, que les impide entender la naturaleza de su solicitud. Debe presentarse evidencia médica especializada del caso;
  • ciudadanos nacidos en Australia, pero que perdieron la nacionalidad;
  • ciudadanos nacidos en Papúa antes del 16 de septiembre de 1975.

El examen debe ser presentado en inglés, únicamente, y consiste en 20 preguntas de selección múltiple que miden conocimientos sobre historia y geografía australianas, sistema de gobierno, símbolos patrios, y derechos y deberes de los ciudadanos australianos.

Se requiere pasar el 75% del examen, lo que quiere decir que es necesario contestar correctamente 15 preguntas para aprobar el test. La evaluación dura 45 minutos.

Existe también una prueba asistida que puede ser presentada por personas que padezcan algún tipo de deterioro cognitivo, temporal o permanente.

Toda la información pertinente para pasar el examen está contenida en el material didáctico preparado por el gobierno australiano denominado “Ciudadanía australiana: nuestro vínculo común” (Australian Citizenship: Our Common Bond).

Se trata de un documento que versa sobre Australia y su pueblo, los principios democráticos de esa nación, los derechos y libertades, y el gobierno y la ley en Australia.

El material es ofrecido gratuitamente por el Ministerio de Inmigración y Ciudadanía, en formato de libro y de DVD y constituye el único recurso recomendado por el gobierno australiano para prepararse para la prueba de ciudadanía.

La prueba puede ser presentada varias veces. Sin embargo, la mayoría de las personas pasan el test en el primer o segundo intento. Si el ciudadano tiene más de tres intentos fallidos, puede demandar ayuda adicional para pasar el examen. En tal caso, podrá recibir un curso preparatorio especial denominado “Course-Based Test”, el cual es proporcionado por la autoridad australiana que administra las evaluaciones.

La ceremonia de otorgamiento
Cuando la nacionalidad es aprobada, el candidato recibe una invitación para asistir a una ceremonia de otorgamiento, en la cual el nuevo ciudadano australiano realiza un juramento de cumplimiento cívico.

Un momento importante de la ceremonia lo constituye la “promesa de ciudadanía australiana” (“Australian Citizenship Pledge”), la cual representa un público reconocimiento de las responsabilidades y privilegios de ser un nacional de Australia y un compromiso de aceptación de los principios democráticos y de las leyes de Australia.

La “promesa de ciudadanía australiana” debe ser pronunciada por el nuevo ciudadano bajo juramento. Hay dos versiones, una que menciona a Dios, y otra que omite la mención:

Promesa de ciudadanía australiana versión 1:
From this time forward, under God,
I pledge my loyalty to Australia and its people,
whose democratic beliefs I share,
whose rights and liberties I respect, and
whose laws I will uphold and obey.

Promesa de ciudadanía australiana versión 2:
From this time forward
I pledge my loyalty to Australia and its people,
whose democratic beliefs I share,
whose rights and liberties I respect, and
whose laws I will uphold and obey.

Conviene visitar el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Australia? para conocer las experiencias de otros que ya eligieron Australia como destino de emigración.