La extensa geografía australiana es mayoritariamente desértica, con clima semiárido. De hecho, Australia es uno de los países más secos del mundo. El 40% de su territorio está constituido por médanos y las tierras semiáridas que se conocen comúnmente como el “Outback” o despoblado, que constituye un paisaje característico del país y es a la vez motivo de orgullo para los australianos.

Sin embargo, Australia es un país tan grande que goza de muchas condiciones climáticas: desde el calor del desierto hasta las bajas temperaturas nevadas de las montañas; desde las abundantes lluvias hasta la ausencia total de precipitaciones.

Incluso hay zonas del país donde se pueden identificar hasta seis estaciones climáticas. Tal es el caso del Territorio del Norte, donde los lugareños hablan de la temporada de lluvias (enero y febrero); el final de las lluvias (de marzo a mediados de abril); el inicio del período seco (desde mediados de abril hasta mayo); la temporada fría y seca (desde junio hasta agosto); el tiempo húmedo sin lluvias (septiembre y octubre); y el tiempo húmedo con las primeras lluvias (noviembre y diciembre).

Variaciones climáticas
El variado clima australiano puede describirse de la siguiente manera:

El norte de Australia (incluyendo el centro y el norte del Territorio del Norte y Queensland y el norte de Australia Occidental) es de clima tropical, caracterizado por altas temperaturas, alta humedad y estaciones de sequía y lluvia. La temporada de lluvias va de diciembre a marzo y es muy caliente y húmeda, con temperaturas de hasta 50 grados Celsius. La temporada seca dura entre mayo y octubre y se caracteriza por cielos más claros y una temperatura promedio de alrededor de 20 grados Celsius.

El centro del país está constituido por el Outback. Se trata de una amplia extensión que incluye el centro y el sur de Australia Occidental, la parte sur del Territorio del Norte, la mayor parte de Australia del Sur, las regiones del extremo oeste de Queensland y Nueva Gales del Sur, y la parte noroccidental de Victoria. Esta región es seca y desértica, con altas temperaturas durante el día y frío intenso en la noche (puede llegar hasta 0 grado), y muy poca lluvia.

El sur, donde se sitúan los mayores centros urbanos del país como Brisbane, Sídney, Canberra, Melbourne, Adelaida y Perth, se caracteriza por un clima templado.

Específicamente las regiones templadas del país son la Costa Suroriental, incluyendo Tasmania, la mayor parte de Victoria y Nueva Gales del Sur, el sur de Queensland y de Australia del Sur y el extremo sudoeste de Australia Occidental.

El clima templado en Australia es muy variable durante todo el año, con una temperatura media de alrededor de 30 grados centígrados en el verano y de 15 grados centígrados en el invierno. El verano es caliente y seco, mientras que el invierno es fresco, húmedo y ventoso. De hecho se trata de un invierno muy leve y mucho más suave que los inviernos en Norteamérica o Europa.

La nieve es rara en las zonas templadas de Australia. Sin embargo, a lo largo de la gran cordillera divisoria, que atraviesa Nueva Gales del Sur y Victoria, suele haber precipitaciones de nieve en las cimas de las montañas, que no son muy altas. De hecho, en esta región se pueden encontrar algunas estaciones de esquí.

En la zona temperada, se pueden apreciar las cuatro estaciones climáticas, que son opuestas a las de Europa y Norteamérica, debido a la ubicación geográfica de Australia en el hemisferio sur del planeta:

• Verano: de diciembre a febrero.

• Otoño: de marzo a mayo.

• Invierno: de junio a agosto.

• Primavera: de septiembre a noviembre.

Sequía, incendios y ciclones
Una de las características del clima australiano es la sequía. Largas temporadas sin precipitaciones hacen que el agua constituya un recurso muy valioso y cuidado. La sequía pone en riesgo la agricultura y aumenta los riesgos de tormentas de polvo.

En las épocas de sequía se establecen restricciones sobre la cantidad de agua que la gente puede usar, incluyendo a los agricultores. En las zonas urbanas, las restricciones limitan la cantidad de agua que se puede emplear para el consumo personal (el aseo, la cocina, el mantenimiento de jardines, etc.)

Los incendios forestales, también característicos del clima australiano, son habituales durante los veranos y la sequía. Convivir con los incendios forestales es parte de la forma de vida australiana. Muchos australianos toman cursos especiales para aprender a combatir el fuego y así estar preparados para sumarse a los numerosos grupos de voluntarios que ayudan a los bomberos profesionales en los momentos de crisis. Además, los métodos preventivos de incendios son enseñados en las escuelas australianas.

Los ciclones, también característicos del clima australiano, son un fenómeno meteorológico tropical. Por lo general ocurren entre noviembre y abril y en su mayoría tienen lugar en el norte del país.

Cerca de 6 ciclones ocurren en Australia cada año. La fuerza devastadora de estos causa graves daños materiales y también muertes.

Para consultar el clima en Australia:
Web: www.bom.gov.au/

En el foro de discusión ¿Cómo es la vida de un inmigrante en Australia? hispanoparlantes de diversos países comparten preguntas, opiniones y experiencias sobre el procesos de emigración a Australia.