Adiós, Venezuela: reportaje del “World Policy Institute”

Resumen del artículo de Christopher Reeve – World Policy Institute. El crimen violento, el malestar económico, la pérdida de la esperanza, y la emigración son temas recurrentes de conversación en Venezuela. Las estadísticas sobre el deseo de emigrar y las percepciones del estado sobre los asuntos de Venezuela provienen de las encuestas.

Adiós, Venezuela

Foto cortesía de Christopher Reeve.
Foto cortesía de Christopher Reeve.

Para MeQuieroIr.com la clase media y alta venezolana ha aprendido a emigrar. Ya es algo normal y cotidiano en Venezuela. Anualmente, destinos como Australia o Canadá, reciben miles de solicitudes de visas de residencia de venezolanos.

Todo venezolano tiene un amigo o familiar viviendo en el exterior.

CARACAS, Venezuela- “Esta es la primera vez que me siento como una emigrante”, dice Evelyn, que llama a sí misma un “espíritu libre”, y cuyo nombre ha sido cambiado por temor a represalias. Ella ya ha dejado Venezuela dos veces antes.

Ahora está esperando en el apartamento de su hermana a ser convocada por su última entrevista en la Embajada de Estados Unidos en Caracas para recibir una visa de inmigrante y dejar su tierra natal por tercera y probablemente última vez. “Antes, me escapé”, dice la consultora de 62 años sobre sus anteriores adioses. “Ahora soy una emigrante.”

Están cantando en la habitación contigua. En el otro lado de una puerta cerrada, un grupo de jóvenes en sus 20 años de edad rompen a cantar. “Para que nunca se vaya”, repiten, uniéndose a Marc Anthony.

En la canción, llamada “Flor pálida”, el cantante Marc Anthony cuenta la historia de una flor que se encuentra en malas condiciones. Él promete cuidarla para que esté con él para siempre. Las chicas están participando en una fiesta de despedida para dos amigos de toda la vida que se están mudando a Ecuador. Las jóvenes cantan, ríen y recuerdan los buenos tiempos, sin llorar. Es lo que se acostumbra en estas fiestas de despedida.

Venezuela se suma a otras naciones con sus ciudadanos al extranjero

Por primera vez en su historia, Venezuela se suma a otras naciones de América Latina, donde las condiciones políticas, económicas y sociales empujan a sus ciudadanos al extranjero. Hace dieciséis años, Hugo Chávez llegó a la presidencia de Venezuela y puso al país en una trayectoria sumida en la controversia.

La agenda socialista de Chávez ayudó a reducir la mortalidad infantil, pero el aumento de la violencia en realidad redujo la esperanza de vida de la gente. Los controles de precios se introdujeron para hacer accesibles a los ciudadanos más vulnerables del país los productos de primera necesidad, como la leche y Harina Pan, la marca de harina de maíz más popular de Venezuela, que se utiliza para hacer arepas.

Sin embargo, los controles de precios han llevado a una escasez generalizada, un floreciente mercado negro de bienes de difícil acceso, como papel higiénico, champú y pañales, y en los supermercados, el saqueo, la lucha, y las colas que abarcan cuadras enteras. Las expropiaciones han disminuido la eficiencia y la productividad. Tres tipos legales de cambio y uno ilegal alimentan el comercio especulativo y el juego del sistema monetario.

Dependiendo de la tasa de cambio que se aplique, un almuerzo básico puede costar más de $ 100 y un vuelo nacional menos de $ 7. El caos que es la economía de Venezuela se encuentra actualmente en un círculo vicioso que se alimenta de la falta de confianza.

La “canasta de alimentos”

La “canasta de alimentos”, una herramienta que se utiliza para determinar cuánto necesita la familia promedio venezolana para gastar en la cantidad mínima de alimentos por mes, se encuentra actualmente en más de 78 mil bolívares (o $ 12,284).

El salario mínimo es de poco menos de 7.500 bolívares ($ 1181). Los hogares venezolanos necesitan más de 10 salarios mínimos para poder pagar la ingesta nutricional inicial. Los venezolanos pueden pasar varias semanas tratando de encontrar la leche y el arroz sin éxito.

El agua embotellada es más difícil de conseguir que las gaseosas, y las secciones de carne en los supermercados están vacías. La comida es sólo el comienzo. Para adquirir productos como los repuestos de los vehículos, productos para mascotas y los medicamentos se necesita tiempo, dinero, y, conexiones.

Realidad enmascarada

Hace cuatro años, el hijo de Evelyn, Nelson, cuyo nombre también ha sido cambiado a petición, se encontraba en su carro frente a su edificio de residencia en Caracas, una noche. Dos hombres armados se acercaron, rodeándolo a ambos lados del vehículo, apuntaron sus armas contra él, y tomaron el carro y el teléfono celular de Nelson.

Nelson dio a los hombres el menos caro de los tres teléfonos que poseía, el cual guardaba para una tal ocasión, una estrategia popular en Venezuela, un país con la segunda tasa de homicidios más alta del mundo.

En Caracas, la tasa de homicidios se calcula en 116 por cada 100.000 habitantes, convirtiéndose así en la segunda ciudad más violenta del mundo, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, una organización de la sociedad civil mexicana. Las ciudades venezolanas de Valencia, Ciudad Guayana y Barquisimeto también forman parte de la lista.

Considerar seriamente dejar Venezuela

Nelson, ahora de 32 años, se siente agradecido porque sabe que los venezolanos son asesinados por menos. El robo a mano armada fue el comienzo de un período en el que Nelson comenzó a considerar seriamente dejar Venezuela, un país cada vez más peligroso, polarizado, y extraño para muchos de sus ciudadanos.

Semanas después del robo del auto, un hombre en una motocicleta intentó robar Nelson, quien escapó corriendo en un centro comercial. Para Nelson, Venezuela había pasado el punto en el que la formulación de estrategias para mantenerse a salvo consume la mente.

Recuerda que un socio de la empresa de construcción había sido secuestrado, al igual que la hija de otra pareja. El peligro estaba demasiado cerca. Amigos y colegas ya estaban abandonando el país. “Fue entonces cuando me dije: ¿sabes qué? este país se fue al infierno”, dice. Con un mes de anticipación avisó a su jefe de su partida.

El robo del carro que experimentó su hijo también fue el punto de inflexión para Evelyn. Ella sabe que fácilmente podría haber sido asesinado. Décadas atrás, Evelyn tuvo dificultades para quedar embarazada, y una vez que Nelson fue concebido, experimentó un embarazo de alto riesgo.

La ciudadanía estadounidense era el boleto de Nelson fuera de Venezuela

Ella no iba a perder a su único hijo en el “salvaje oeste” que Venezuela se había convertido. Nelson nació en Miami. Sobre el deseo de su madre para tener a su hijo único en los Estados Unidos, Nelson dice: “Le doy las gracias cada vez que puedo, porque con esa decisión abrió muchas posibilidades para mi futuro.” La ciudadanía estadounidense era el boleto de Nelson fuera de Venezuela.

Nelson abandonó el país para Miami. Evelyn salió de la capital de Maracaibo, a unas ocho horas y media de Caracas, cerca de la frontera con Colombia. Es allí, en la segunda ciudad de Venezuela, con su paisaje llano, edificios de baja altura, y una sensación distintiva de Caribe, que Evelyn espera su salida del país.

El crimen violento, el malestar económico, la pérdida de la esperanza, y la emigración son temas recurrentes de conversación en Venezuela. Las estadísticas sobre el deseo de emigrar y las percepciones del estado sobre los asuntos de Venezuela provienen de las encuestas.

El gobierno no analiza los datos duros sobre los patrones de emigración. Si lo hace, las conclusiones no se hacen públicas. La organización mexicana que ubica a Caracas como la segunda ciudad más violenta del mundo dice que los datos de Venezuela son difíciles de conseguir, y señaló que los “líderes, en vez de transparencia y responsabilidad, prefieren ocultar la realidad o hacer propaganda, a menudo basada en mentiras”.

Las dos primeras veces que Evelyn dejó Venezuela, ella estaba feliz, pero no ahora. Ella deja familiares en el país y será difícil para ellos calificar para una visa de Estados Unidos. “Ahora que estoy diciendo adiós a Venezuela, se siente muy diferente”, dice Evelyn.

“Me duele”. En 2013, Nelson comenzó el proceso de solicitar la residencia de su madre ante el Departamento de Seguridad Nacional de los EE.UU. Por una cuota de $420, los ciudadanos de Estados Unidos de al menos 21 años de edad pueden hacer lo mismo con sus padres extranjeros. No se conceden todas las peticiones.

Desde el comienzo de 2015 hasta finales de octubre, a 2.348 venezolanos se les concedió visas de inmigrante. El número de venezolanos que recibieron visas de no inmigrante a los EE.UU. durante el mismo período fue de 237.924. Muchos dentro de esta categoría, una vez que se encuentran en los EE.UU., se quedan en el país. El Departamento de Estado de Estados Unidos, que otorga las visas, no proporciona datos sobre las solicitudes totales para cada categoría.

Libres y justas

Las elecciones parlamentarias están previstas para principios de diciembre, y, en caso de que se realicen elecciones libres y justas y sus resultados sean respetados, el partido socialista gobernante parece a punto de comenzar su declive en Venezuela.

Pero incluso si el Parlamento se encuentra súbitamente dominado por los partidos de oposición, superar los males económicos y sociales que enfrenta el país todos los días va a tomar tiempo. Tal vez es, precisamente, ese duro camino por delante el que alimenta el continuo interés en salir del país.

Esther Bermúdez es directora del popular sitio web MeQuieroIr.com, que funciona como una guía informativa para los futuros emigrantes venezolanos. Incluso hay información para viajar con mascotas.

Bermúdez dice que el tráfico a su sitio se ha mantenido estable a lo largo de 2015, con 180.000 páginas vistas al día, o más de 5.5 millones al mes.

“Podemos afirmar que la clase media y alta venezolana ha aprendido a emigrar. Ya es algo normal y cotidiano en Venezuela. Creemos que es una tendencia irreversible. No éramos un país tradicionalmente migratorio, pero ya existen redes y comunidades de venezolanos en todas partes del mundo. Todos los años, destinos como Australia o Canadá, reciben miles de solicitudes de visas de residencia de venezolanos. Todo venezolano tiene un amigo o familiar viviendo en el exterior”.

Aunque Venezuela, por lo menos en los últimos tiempos, siempre ha tenido problemas sociales como la delincuencia y la pobreza, el país fue un destino atractivo para los inmigrantes de toda América Latina, el Caribe, y más allá. Caracas se convirtió en el hogar de portugueses, alemanes, libaneses, chinos, rumanos, peruanos e inmigrantes brasileños, entre otros.

Ya no es “la gallinita de los huevos de oro”

El cambio de Venezuela de un país que atrae a personas ajenas a uno que repele a sus ciudadanos no pasa inadvertido. Mientras que el país ya no es “la gallinita de los huevos de oro” de la región, Venezuela está aún por detrás de otros países latinoamericanos que tienen mayor porcentaje de sus ciudadanos en el extranjero.

México y Colombia, los países con altos niveles de violencia como Venezuela, tienen un 10 por ciento de su población en el extranjero. Y en comparación con Venezuela, ambos países tienen un mayor porcentaje de su población recibiendo visas de inmigrante de los Estados Unidos, el principal destino de los emigrantes.

Incluso hay casos más extremos. Actualmente hay 4,9 millones de puertorriqueños fuera de Puerto Rico, un estado libre asociado de Estados Unidos, en comparación con los 3,5 millones en la isla. Sin necesidad de visas estadounidenses, los puertorriqueños se están mudando a la Florida en masa.
Por ahora, muchos venezolanos se contentan con dejar atrás la Revolución Bolivariana al emigrar a lugares como Panamá y Colombia.

Nelson, en Miami, acaba de recibir aviso de que la solicitud de visa de inmigrante de su madre fue aprobada. Una vez en los EE.UU., intentará conseguir su Green Card, para quedarse de manera permanente. “Estoy feliz”, dice.

Ver la versión integral del texto original en inglés de World Policy Institute aquí>>

 

Publicado el 11 de diciembre de 2015