"Donde mi esposa e hija viven felices, yo vivo feliz, y ese lugar es Norteamérica"

Profesión: Médico.

Edad: 38 años

Ciudad/ País de origen: Mérida, Venezuela

Fecha de salida: Noviembre, 1995.

Ciudad/ País de destino: Texas, Estados Unidos.

¿Por qué te fuiste de tu país?

En 1993, comenzando un postgrado en Oncología Médica, supe que la Sociedad Americana de Cáncer tenía un programa de entrenamiento en oncología clínica para médicos extranjeros y que Venezuela era el país designado para 1995. Mis planes, entonces, eran ot

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

El hecho de comenzar una nueva vida como hombre casado fue mi mayor dificultad. La decisión de irme no fue difícil tomarla.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Mi destino fue la ciudad de Madison, Wisconsin. Cuando viajé a Estados Unidos en 1994 para entrevistas, Madison me gustó porque me recordó el clima universitario de Mérida. Irónicamente, Madison me había rechazado inicialmente, así como 50% de los centros que participaban en ese programa de la Sociedad Americana de Cáncer. El otro 50% simplemente no respondió a mi solicitud. Tardé en darme cuenta de que si eres desconocido y extranjero, las apuestas están en tu contra. Mientras trabajaba como médico de planta en una clínica de Caracas conocí a un oncólogo que tenía a un colega amigo como profesor en Madison. Una llamada telefónica bastó para resolver lo que yo no había podido hacer en 8 meses de cartas. La dura realidad es que en Estados Unidos las recomendaciones personales son fundamentales en la selección de candidatos, al menos en las Ciencias de la Salud. Aparte de esta ayuda fortuita, no hubo ningún otro tipo de apoyo o ayudas. Tampoco conocía a nadie con una experiencia parecida a la mía.

Describe los primeros tiempos

No tuve problemas con el lugar o las costumbres. Yo sabía inglés, pero no era un inglés americano y no estaba preparado para usarlo en situaciones cotidianas. Por ejemplo, tenía particular dificultad para entender a ciertos grupos de personas, y tenía que pedir que repitieran 1 o más veces hasta entenderles. Aún hoy me sucede, 6 años después de llegar a Estados Unidos.

Describe tu situación actual

Mi esposa decidió hacer su postgrado en Estados Unidos. Para hacerlo y ganar tiempo, hice una transferencia de programa, es decir, comencé un postgrado regular para poder mantener nuestra situacón legal. No fue fácil, despues de dos especialidades en Venezuela, ser "el último de la fila" y ascender escalones de nuevo. Elegí la disciplina de Neurología porque me gustan las neurociencias. Mi intención era conectar mi formación de oncólogo clínico con neurología y la decisión fue obvia: entrenarme por dos años en Neuro-Oncología en el MD Anderson (Houston, Texas). Este es mi actual trabajo y creo que lo será hasta el final.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No, no me arrepiento. Imposible. Por un lado, si hubiera llegado a Estados Unidos antes, no hubiera conocido a mi esposa. De permanecer en Venezuela, hubiera sido un conformista. Lo único que lamento es haber perdido mi condición de profesor universitario. Me gusta enseñar y mi ideal era retribuirle a la Universidad lo que ella generosamente me había dado. Desafortunadamente tuve que renunciar al cargo docente que ocupaba. Estaba de permiso no remunerado.

¿Piensas volver a tu país?

Si puedo, lo haré de visita. Para trabajar, sólo si las circunstancias asi lo imponen. Donde mi esposa e hija viven felices, yo vivo feliz, y ese lugar es Norteamérica, con todos los más y menos que tiene.

Testimonio publicado al 04 de diciembre de 2001

Comentarios

¿Deseas agregar un comentario?
Para agregar tu comentario, debes estar registrado e iniciar sesión>>



¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>