Ramón Rojas, gerente desde Chicago, Estados Unidos

fotoeeuu_peq“Conseguí la gerencia de una planta donde he trabajado por más de nueve años”

Profesión: Gerente de Planta

Edad: 35 años

Ciudad/ País de origen: Oaxaca, México.

Fecha de salida: marzo de 1991

Ciudad/ País de destino: Chicago, Estados Unidos.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Por la falta de recursos económicos para continuar estudiando.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Entre los pros, señalo que hubo familiares y un par de amigos que me ofrecieron trabajo, soy soltero, joven y con el deseo de conocer otros lugares. En cuanto a los contras, reconozco que era la primera vez que dejaba la casa de mis padres, que entraba ilegalmente a este país y no sabía inglés.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Porque tenía amigos y familiares en este país.

Describe los primeros tiempos

No fueron tan difíciles como para otras personas que yo he conocido. Llegué a un suburbio de Chicago donde hay una gran población hispana y conseguí un trabajo en un lugar donde había personas que hablaban español.

Describe tu situación actual

Hasta 2006, las cosas lucían muy bien para mí, ya que conseguí la posición de gerente de una planta de manufactura donde he trabajado por más de nueve años. Sin embargo, en los últimos dos años, las medidas contra los indocumentados, que se han hecho más severas, me han forzado a buscar una oportunidad en otro país, ya que no quiero regresar a mi nación de origen.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento de haber venido a Estados Unidos. Creo que lo único que cambiaría es no haberle puesto mucho más empeño a encontrar alguna manera de arreglar mi situación aquí, cuando parecía haber menos negatividad en el asunto de la migración en este país.

¿Piensas volver a tu país?

No regresaría permanentemente. Tal vez vuelva cuando mis hijos sean mayores y yo tenga más libertad para tratar de cambiar algunas cosas en mi país, envolviéndome políticamente. Ahora siento que es muy peligroso.

Testimonio publicado al 17 de septiembre de 2008

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>