Pedro Páramo, ingeniero desde Arabia Saudita

fotomaleta_peq“Me adapté fácilmente porque existen aquí muchos expatriados de todas partes del mundo”.

Profesión: Ingeniero

Edad: 50 años

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: enero del 2006

Ciudad/ País de destino: Arabia Saudita.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Decidí irme de Venezuela por el deterioro generalizado de la calidad de vida, el continuo hostigamiento por parte del régimen y la desesperanza sobre el futuro y viabilidad del país.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

La duda sobre si me encontraba profesionalmente calificado para enfrentar los retos de un nuevo empleo, en un ambiente totalmente distinto y a una edad sénior.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Por la búsqueda, sustancialmente, de mayores ingresos libres de impuestos.

Describe los primeros tiempos

Me adapté fácilmente porque, a pesar de tratarse de un país con costumbres radicales, existen aquí muchos expatriados de todas partes del mundo. Esto me permitió interactuar con gente de diversas culturas, lo cual es interesantísimo. En verdad, mi esposa y yo nos adaptamos con rapidez.

Describe tu situación actual

El primer año fue extremadamente difícil en el empleo, pues no conocía la empresa, sus instalaciones, sus procedimientos y cultura laboral. El área de trabajo era también nueva para mí y eso me costó muchísimo. Dediqué largas noches y fines de semana para aprender y cumplir con las metas. A partir del segundo año, todo fue mejor y mejor.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Estoy convencido de que fue la mejor decisión de mi vida y que debí haberla tomado antes. Mientras en Venezuela veía pasar los años inútilmente, en Arabia he progresado profesionalmente en niveles nunca pensados. Desde el punto de vista económico, cada año equivale a siete en Venezuela. Los ingresos anuales oscilan entre $100.000 y $ 200.000, libres de impuestos. Las vacaciones son de 42 días y puedes viajar a cualquier parte del mundo. Los niños y jóvenes tienen oportunidades de estudiar en colegios internacionales prestigiosos y se desarrollan en un ambiente multicultural.

¿Piensas volver a tu país?

No deseo volver. Sin querer que me tilden de pesimista, veo un futuro muy negro para Venezuela. En efecto, varias generaciones pasarán antes de que vuelva a ser una nación. ¿Deseas que tus hijos experimenten esas calamidades?

Testimonio publicado al 23 de abril de 2009

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>