Jesús Castro, ingeniero, desde Cálgary, Canadá

Jesús Castro

«Actualmente trabajo en mi profesión y estoy terminando mi acreditación como ingeniero».

Profesión: Ingeniero electricista
Edad: 35 años
Ciudad/ País de origen: Venezuela
Fecha de salida: 22 de julio de 2010
Ciudad/ País de destino: Cálgary, Canadá

Testimonial de migración Jesús Castro, ingeniero, desde Cálgary, Canadá

¿Por qué te fuiste de Venezuela?

Salimos de Venezuela por la inseguridad. Mi esposa y yo teníamos excelentes trabajos y vivíamos bien; pero se hizo insoportable la constante zozobra de salir a la calle sin saber si algo iría a pasar.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Lo más difícil fue dejar a la familia, el trabajo, una reputación como profesional, lo adquirido. En fin, una posición cómoda. Los pros, especialmente mejores condiciones de vida y educativas para mis hijos. Eso no tiene precio.

¿Por qué seleccionaste Cálgary como ciudad de destino?

Seleccionamos Canadá por su sistema social, en el que los derechos son respetados, los servicios funcionan y la justicia trabaja; así como por la relativa facilidad de su proceso migratorio.

Publicidad


 

Escogimos Cálgary porque aquí están las empresas petroleras y hay mucho trabajo para ingenieros. Además, no tiene los problemas de las ciudades más grandes (tráfico, delincuencia, etc.).

Describe los primeros tiempos

Los primeros días siempre son chéveres: conociendo, paseando… Luego entra la conciencia de la necesidad de moverse con la acreditación profesional y encontrar un empleo. En esta ciudad hay mucho trabajo. Por eso, nunca me sentí amenazado o desesperado.

Sabía que era cuestión de tiempo. También ayuda mucho el conseguir un trabajo de supervivencia mientras tanto, para mejorar el idioma y conocer los aspectos de una organización.

Describe tu situación actual

Actualmente trabajo en mi profesión con el ingreso que merezco. No he terminado el proceso de acreditación como ingeniero profesional. Sin embargo, estoy apenas a dos pasos de lograrlo. De nuevo, es únicamente cuestión de tiempo.

Algo que se aprende aquí es que todo toma su tiempo, pero ocurre con toda seguridad. Mi esposa e hijos estudian y ya están muy adaptados. Después de un año en Canadá, es mucho lo que hemos vivido y queremos seguir viviéndolo.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

Ni por un segundo me arrepiento. Mi familia y yo somos felices. No cambiaría nada. El tiempo de Dios es perfecto.

¿Piensas volver a Venezuela?

Siempre volveré a Venezuela porque mis padres y familiares están allá, aunque solo de visita. Pienso echar raíces en este bello país, que no deja de brindarme oportunidades a mí y a los míos.

Testimonio publicado al 30 de septiembre de 2011

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>


Publicidad