Claudia Calderón, ingeniera desde Barcelona, España

“Trabajo actualmente en una consultora de software y ejerzo mi profesión”

Profesión: Ingeniera de Sistemas y Telecomunicaciones

Edad: 31 años

Ciudad/ País de origen: Caracas, Venezuela.

Fecha de salida: 23 de enero de 2004

Ciudad/ País de destino: Barcelona, España.

¿Por qué te fuiste de tu país?

Tomé la decisión de irme de Venezuela por la inseguridad, principalmente, y por los problemas económicos, ya que no encontraba empleo. A eso se suman las decepciones e incompatibilidades con el actual gobierno.

¿Qué fue lo más difícil de la decisión?

Lo más difícil, al tomar la decisión de irme, fue dejar a mis padres, hermanas, familia y amigos; pero la más poderosa razón para salir era darle bienestar a mi hijo en un ambiente donde la delincuencia y la inseguridad estuvieran casi en el nivel cero.

¿Por qué seleccionaste el país o ciudad de destino?

Mi esposo y yo seleccionamos Barcelona por cosas fortuitas de la vida. En verdad, no teníamos planeado llegar aquí; pero no tuvimos el apoyo de la persona que, supuestamente, nos lo brindaría y me tocó hacer un par de llamadas a amistades. Gracias a Dios, una de ellas me abrió las puertas de su corazón y nos guió en nuestro deseo de subsistir. El apoyo de esta chica fue incondicional. Igualmente, reconozco que recibí muchas ayudas como inmigrante ilegal que fui durante dos años.

Describe los primeros tiempos

Mi esposo era el único que tenía residencia, ya que él es ciudadano comunitario. Sin embargo, en ese momento no estábamos casados. Así que pasé dos años sin documento, o sea, engrosé la larga lista de inmigrantes. Me adapté rápido, ya que las costumbres de aquí son muy parecidas a las venezolanas. En fin, la necesidad te la creas tú y la verdad es que me he acostumbrado a este estilo de vida y a sus costumbres. Me costó un poco adaptarme al idioma, pues considero que, si estamos en España, deberíamos hablar español o castellano, pero no es así, puesto que vivo en la comunidad de Cataluña y me he visto en la obligación de aprender el catalán. Asimismo, me costó adaptarme a la baja calidad del servicio. Actualmente, aquí se empeñan en mejorarla. También ha sido difícil para mí ver desde otro punto de vista esta región autónoma, que para mí es parte de la nación española. Aun así, la he aceptado y he aprendido el catalán. En cuanto a la comida y todo lo demás, considero que es una cultura parecida a la de nosotros y me ha costado poco adaptarme. Por estar ilegal, me tocó guardar mi título en las maletas y trabajar en todo, desde canguro a empleada de servicio, que son los empleos que se ofrecen a una persona sin documentos.

Describe tu situación actual

Me casé con mi compañero, arreglé mi situación y ahora soy familiar de ciudadano comunitario por ser su cónyuge. Trabajo actualmente en una consultora de software y ejerzo mi profesión, como “analyst testing software”, en esta empresa catalana transnacional. Este año, empezaré a estudiar, en la Universidad Autónoma de Cataluña (UOC), un postgrado en mi área, para especializarme.

¿Te arrepientes de la decisión? ¿Qué harías distinto si pudieras repetir la experiencia?

No me arrepiento de la decisión que tomé, nunca me arrepentí y creo que no me arrepentiré. Me gustaría que la familia que dejé disfrutara de lo que es vivir aquí, a pesar de que pasé muchas dificultades por no tener legalidad o residencia. Si pudiera repetir la experiencia, me vendría legal. De modo que recomiendo que emigren con documentos, que opten por una beca de estudios o por un visado, porque venirse ilegal es difícil y creo que en cualquier país lo es.

¿Piensas volver a tu país?

¿Volver?… Sí, volveré de visita. La cuestión es que ya mi familia ha crecido: antes éramos tres; ahora somos cuatro. Me siento estable aquí, hay porvenir, seguridad, cosa que no veo en Venezuela. Adoro a Venezuela porque la calidez humana que hay allá no existe aquí. Sin embargo, definitivamente me lo he planteado y NO, no regresaría a vivir, solo a pasear y visitar.

Testimonio publicado al 17 de septiembre de 2008

 

¿Quieres enviar tu testimonial?
Sigue las siguientes instrucciones, aquí>>