El castellano es la lengua oficial de España, conocida como español desde la Edad Media. La Real Academia de la Lengua prefirió llamarla castellano hasta 1925, año en el que su Diccionario adoptó el nombre de español.

En España el idioma representa un activo económico. La defensa y la promoción del español, en el marco de la riqueza lingüística del país, es necesaria para el respaldo de numerosas industrias.

El turismo lingüístico, por ejemplo, representa una industria que sobrepasa los 500 millones de euros anuales. España es el primer destino mundial para el aprendizaje del español. Se calcula que anualmente más de 200 mil estudiantes de español llegan a España.

En el plano comercial, España ha calculado que compartir el español aumenta el comercio bilateral en cerca de un 290% (mientras que compartir el inglés, por ejemplo, representa un 240%).

El español se habla en cinco continentes y es la lengua oficial de 19 países, además de España y Guinea Ecuatorial.

Diversidad lingüística en España
El hecho de tener una lengua oficial no descarta la posibilidad de hablar otras lenguas en el territorio español; todo lo contrario, la Constitución reconoce el derecho de las Comunidades Autónomas de usar sus propias lenguas.

En este sentido, las lenguas oficialmente reconocidas por los Estatutos de las Comunidades Autónomas son: euskera o lengua vasca, que se emplea en el País Vasco y Navarra; el gallego en Galicia; y el catalán, en Cataluña, Islas Baleares y la Comunidad Valenciana, donde, según el Diccionario de la Real Academia, la variedad del catalán recibe el nombre de valenciano.

Desde 1979, el euskera es la lengua oficial, junto con el español, en el País Vasco y en la Comunidad Foral de Navarra. El llamado “euskera batua” (euskera unificado) agrupa a los seis dialectos del euskera. Diversas instituciones han sido creadas para recuperar la competencia y el uso del idioma y fomentar su enseñanza.

El gallego es un idioma oficial en Galicia , desde 1978, junto con el español. Su apogeo ocurrió en el siglo XIX, cuando el Rexurdimento (resurgimiento) literario y los movimientos de defensa de la singularidad lingüística devuelven el gallego al mundo cultural. La Real Academia Gallega, creada en 1905, representa la cara institucional del proceso de consolidación de esta lengua regional. Su aprendizaje es estimulado en la Comunidad Autónoma de Galicia.

El catalán vivió un período de florecimiento o “Renaixenca” en el siglo XIX. En 1907 se creó el Institut d’Estudis Catalans (Instituto de Estudios Catalanes) que estableció en 1913 las Normes ortográfiques (normas ortográficas) y editó el diccionario, en 1917, y la gramática, en 1918. Las enseñanza del catalán es activamente promovida en Cataluña, donde se puede leer en los paneles públicos y escuchar frecuentemente en las calles. Es, además, la lengua oficial de la educación en Cataluña, aunque se ha dictaminado que es posible solicitar una educación bilingüe catalán-español.

El valenciano vivió, a finales del siglo XIX, su “Renaixenca” o recuperación en la literatura. En 1932 se firmaron las normas ortográficas que durante cuarenta años fueron seguidas por los literatos valencianos. En 1998, las Cortes Valencianas aprobaron la creación de la Academia Valenciana de la Lengua. El aprendizaje del valenciano es promovido en el seno de la Comunidad Valenciana.

Hay otras lenguas menos conocidas que se hablan en España: el bable, en Asturias y el gascón, en Cataluña. También se habla portugués, en Castilla y León, y en Extremadura.

Conviene visitar el foro ¿Cómo es la vida de un inmigrante en España? para conocer las experiencias de otros que ya eligieron ese país como destino de emigración.