La ciudadanía estadounidense, o americana, como muchos prefieren llamarla, se adquiere, normalmente, al nacer.

Cuando se nace en el territorio de Estados Unidos, se es automáticamente estadounidense, de acuerdo con la llamada enmienda 14 de la Constitución de ese país. Incluso si los padres del recién nacido son extranjeros y no residentes e, incluso, si no poseen un estatus legal en Estados Unidos.

Además, el hijo nacido en el extranjero de padre o madre estadounidense también puede ser ciudadano americano por nacimiento automáticamente, a pesar de nacer fuera de Estado Unidos, cumpliendo para ello algunos requisitos.

Los extranjeros que residen legalmente en Estados Unidos también pueden adquirir la ciudadanía estadounidense. El proceso se conoce como naturalización y confiere al inmigrante los mismos derechos que los ciudadanos por nacimiento.

La naturalización es un acto voluntario y un derecho de los residentes permanentes de Estados Unidos.

Conlleva la aceptación de los valores de la sociedad estadounidense y permite demostrar lealtad y compromiso personal con Estados Unidos, sus leyes y su pueblo.

Significa, además, la adopción definitiva de Estados Unidos como un nuevo hogar.

Nacionalizarse es también el paso final del largo proceso de solicitud y obtención del estatus de inmigrante en Estados Unidos, cuyo paso más difícil lo constituye la obtención de la residencia permanente o Green Card.

La nacionalidad estadounidense implica deberes y derechos.

Los ciudadanos obtienen el derecho a:

– Votar en las elecciones federales, estatales y locales;

– Obtener un pasaporte estadounidense.

– Solicitar plena ayuda consular a los representantes diplomáticos estadounidenses cuando se está en el extranjero.

– Traer a familiares a residir de manera permanente en Estados Unidos;

– Ser elegible para ocupar cargos en el gobierno federal.

– Presentar la candidatura para cargos electorales federales, estatales y locales.

– Ser juzgado pública y expeditamente por un jurado imparcial del Estado.

– Gozar de la libertad de expresión y de religión.

– Ser elegible para obtener subvenciones, becas y préstamos federales.

Además, la ciudadanía estadounidense permite conceder la nacionalidad a los hijos nacidos en el extranjero. En la mayoría de los casos, el hijo nacido en el extranjero de padre o madre estadounidense adquirirá automáticamente la ciudadanía de ese país.

Otro derecho consiste en conservar la ciudadanía de origen, pues Estados Unidos permite la doble ciudadanía. Sin embargo, el interesado debe consultar si la doble nacionalidad está permitida en su país de origen o si, por el contrario, perdería su nacionalidad al obtener la estadounidense.

La ciudadanía estadounidense comporta también responsabilidades, tales como:

– Obedecer y cumplir cabalmente las leyes del país (locales, estatales y federales).

– Apoyar y defender la Constitución de Estados Unidos.

– Perseguir los ideales de la Constitución, que incluyen “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”

– Votar en elecciones federales, estatales y locales

– Pagar la renta, los impuestos federales, locales y estatales de manera honesta y siempre a tiempo.

– Permanecer informado sobre las cuestiones que afectan a la comunidad y participar activamente en las actividades comunitarias.

– Defender el país cuando se presente la necesidad.

– Servir como miembro de un jurado, si se es requerido.

Solicitar la ciudadanía americana
Para solicitar la nacionalidad americana se requiere cumplir las siguientes exigencias:

• Tener 18 años cumplidos, comprobado con una partida o certificado de nacimiento.

• Tener residencia continua en Estados Unidos, como residente permanente legal (portador de una “Green Card” vigente), durante los 5 años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud.

• Haber estado físicamente presente en Estados Unidos durante al menos 30 meses de los 5 años inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud.

• Haber residido en un mismo estado o distrito válido para el Servicio de Ciudadanía e Inmigración, por lo menos 3 meses antes de solicitar la ciudadanía.

• Demostrar que se tiene un buen carácter y moralidad, que se respeta la ley y se tiene adherencia a los principios de la Constitución de Estados Unidos. Es vital no tener antecedentes penales o haber sido detenido por problemas de alcoholismo, droga o cualquier tipo de violencia.

• Residir continuamente en los Estados Unidos desde la fecha de la solicitud de la naturalización hasta la fecha de la obtención de la ciudadanía.

• Conocer los principios cívicos y las instituciones de la nación.

• Aprobar el Examen de Ciudadanía de Estados Unidos.

• Tener una disposición favorable hacia Estados Unidos.

• Demostrar la capacidad de leer, escribir y hablar en inglés, durante una entrevista personal.

También pueden naturalizarse los cónyuges de un ciudadano estadounidense. Se requiere que el interesado haya residido permanente en Estados Unidos durante 3 años.

Para solicitar la ciudadanía el interesado debe llenar una petición, conocida como Formulario N-400, Solicitud para Naturalización, y enviarla al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, junto con los documentos personales exigidos y el pago correspondiente por gastos administrativos.

Además, es condición necesaria residir continuamente en Estados Unidos desde la fecha de la solicitud de ciudadanía hasta la fecha de la obtención de la naturalización.

Test o examen de ciudadanía
Todos los solicitantes de la ciudadanía estadounidense deben presentar un examen de conocimiento sobre el país y sobre el idioma inglés para poder obtener la ciudadanía.

Este examen se realiza durante una entrevista personal con un funcionario del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés).

Para poder ser llamado a presentar la entrevista de naturalización, el ciudadano extranjero debe haber presentado primero la solicitud de ciudadanía americana.

El examen consiste en una prueba de cien preguntas de civismo, historia y sistema de gobierno de Estados Unidos.

Se presenta de forma oral ante el funcionario del USCIS, quien formula diez preguntas al solicitante, escogidas al azar, de la lista de cien. El examen se aprueba si se responden correctamente al menos seis preguntas.

Durante el examen con el funcionario de inmigración, se miden también las habilidades idiomáticas del solicitante en inglés, su capacidad para entender preguntas y sus competencias para comunicar ideas.

La prueba de inglés tiene tres componentes: lectura, escritura y expresión oral. Al candidato se le presenta una oración escrita en inglés que deberá leer correctamente. Luego se le leerá una oración en inglés que el solicitante deberá escribir correctamente.

Además, el funcionario indaga sobre aspectos personales del solicitante, específicamente sobre los datos proporcionados en su solicitud (Formulario N-400).

El solicitante tendrá dos oportunidades de pasar el examen para las partes de inglés o educación cívica. De no contestar satisfactoriamente alguna pregunta en su entrevista inicial, se le volverá a examinar en la misma porción del examen que haya reprobado (inglés o educación cívica), transcurridos entre 60 y 90 días después de la fecha de la entrevista inicial.

Más información oficial sobre el examen, incluyendo material didáctico para prepararse, en el sitio web oficial del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

La ceremonia de naturalización
Si el solicitante reúne todas las condiciones para convertirse en ciudadano americano, será convocado para la ceremonia de naturalización, a través de una notificación (Formulario N-445) enviada por correo por parte del Servicio de Ciudadanía e Inmigración, indicando la fecha y la hora del acto.

Conviene llegar temprano a la ceremonia y vestir apropiadamente, es decir, con un atuendo formal.

El momento más importante de la ceremonia lo constituye el juramento de lealtad, llamado en inglés “Oath of Allegiance”, el cual representa un público reconocimiento de las responsabilidades y privilegios de ser un nacional de Estados Unidos y un compromiso de aceptación de los principios democráticos, de las leyes y de los valores de la sociedad estadounidense.

Juramento de ciudadanía estadounidense en inglés:

“I hereby declare, on oath, that I absolutely and entirely renounce and abjure all allegiance and fidelity to any foreign prince, potentate, state or sovereignty, of whom or which I have heretofore been a subject or citizen; that I will support and defend the Constitution and laws of the United States of America against all enemies, foreign and domestic; that I will bear true faith and allegiance to the same; that I will bear arms on behalf of the United States when required by the law; that I will perform noncombatant service in the armed forces of the United States when required by the law; that I will perform work of national importance under civilian direction when required by the law; and that I take this obligation freely without any mental reservation or purpose of evasion; so help me God.”

Traducción al español del juramento de ciudadanía estadounidense:

“Por la presente declaro, bajo juramento, que absoluta y enteramente renuncio y abjuro toda lealtad y fidelidad a cualquier principado, potentado, estado o soberanía extranjeros, de quien o del cual haya sido sujeto o ciudadano; que apoyaré y defenderé la Constitución y las leyes de los Estados Unidos de América contra todo enemigo, extranjero y doméstico; que me haré cargo de la verdadera fe y lealtad a la misma; que voy a portar las armas en nombre de los Estados Unidos cuando lo exija la ley; que realizaré el servicio como no combatiente en las fuerzas armadas de los Estados Unidos cuando lo exija la ley; que haré trabajo de importancia nacional bajo dirección civil cuando sea requerido por la ley; y que asumo esta obligación libremente, sin ninguna reserva mental ni intención de evasión; que Dios me ayude.”

En la parte final de la ceremonia, se entrega a cada nuevo ciudadano un Certificado de Naturalización, también conocido como Formulario N-550. Es el reconocimiento oficial de que se es un ciudadano americano.

Con este documento, el nuevo ciudadano puede solicitar una nueva tarjeta del Seguro Social y un pasaporte de Estados Unidos.

Puede ser útil leer la Descripción general de Estados Unidos para mejor comprender las leyes, la historia, la geografía y, en general, cómo es la vida en ese país.